La crisis del coronavirus

El fútbol ya puede hacer rondos

Los equipos, incluidos los de comunidades en fase cero, se preparan en grupos de hasta 10 jugadores

Griezmann trata de hacerse con la pelota en medio de un rondo del Barça este lunes.
Griezmann trata de hacerse con la pelota en medio de un rondo del Barça este lunes.MIGUEL RUIZ / FC BARCELONA HANDO / EFE

Vuelven los rondos y los partidillos. Y con ellos las indicaciones de los entrenadores y el sonido del gol, aunque sea en un entrenamiento. Este lunes, el fútbol español dio otro paso hacia la nueva normalidad que pretende alcanzar en junio, cuando LaLiga prevé reiniciar la competición. Divididos en grupos de hasta 10 jugadores, los futbolistas de Primera y Segunda dejaron atrás las sesiones individuales y pudieron compartir el balón con sus compañeros por primera vez desde que estalló la pandemia.

“Es el primer día que hemos podido jugar unos contra los otros, que es lo nos gusta. Echaba de menos poder hacer goles”, reconoció el delantero del Atlético João Félix, que se mostró ansioso por volver a competir. “Por nosotros volvíamos ya este fin de semana, pero vamos a esperar y trabajar para empezar bien”, dijo el luso al finalizar el primer entrenamiento grupal tras el parón.

Durante el tiempo que se prolongue la segunda fase de los entrenamientos, los equipos tendrán que mantener los mismos grupos que han trabajado en el primer día, como también harán los clubes de la Premier después de aprobar este lunes por unanimidad el regreso al trabajo. De esta forma, en caso de detectarse un positivo, solo habría que aislar a un máximo de 10 jugadores, permitiendo que el resto pudiera seguir trabajando con normalidad.

A pesar de que llegó a estar en duda por los distintos ritmos de desescalada que atraviesan las regiones españolas, finalmente los 42 equipos profesionales recibieron el permiso para entrenarse en grupo. Según los planes de Sanidad, en la fase cero sólo se permitía el trabajo individual, mientras que en la fase uno ya se puede entrenar grupos reducidos, aunque se ha hecho una excepción con el fútbol.

El Gobierno se movió con rapidez y el sábado introdujo una orden ministerial en el Boletín Oficial del Estado que evitaba que ningún equipo se quedara atrás. Por tanto, los 12 equipos localizados en regiones o ciudades que aún se encuentran en la fase cero de la desescalada (Barcelona, Real Madrid, Atlético, Espanyol, Leganés, Getafe, Valladolid, Rayo, Alcorcón, Fuenlabrada, Mirandés y Numancia) pudieron ejercitarse al mismo ritmo que sus rivales. Todos salvo el Rayo, cuyos jugadores renunciaron a acudir a entrenarse al no aceptar el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) presentado por el club. Tras varias semanas de tensas negociaciones, que ni siquiera se detuvieron a pesar de la aplicación del ERTE a primeros de mayo, la situación acabó por explotar y desembocó en el plante de este lunes.

El que sí volvió a los entrenamientos fue Fali, ausente durante toda la primera semana de trabajo. El central del Cádiz, que había manifestado su negativa a regresar a la actividad por miedo a un contagio, ha acabado rectificando y tras pasar las pruebas de detección del coronavirus se ha incorporado con normalidad al trabajo del conjunto gaditano, líder de la Segunda División.

Mientras, en el Celta regresó Pione Sisto, del que apenas había rastro desde hace dos meses. El atacante danés se fugó a su país cuando se decretó el estado de alarma y hace dos semanas regresó a Vigo. Ayer, el futbolista (25 años) reapareció en la Ciudad Deportiva de A Madroa, pero tendrá que hacer frente a la fuerte multa que le impondrá el club por saltarse la normativa durante el confinamiento.

Una nota discordante en la nueva rutina del fútbol español, que tras presenciar el arranque de la Bundesliga el pasado fin de semana empieza a vislumbrar en un horizonte no muy lejano el fin a este obligado periodo de hibernación.

Más información

Lo más visto en...

Top 50