la crisis del coronavirus

La Federación apoya a Athletic y Real en su petición de jugar con público la final de la Copa del Rey

La UEFA reclamó disputarla antes del 3 de agosto para asignar la plaza continental

Aficionados de la Real y el Athletic, con banderas en los balcones hace unos días.
Aficionados de la Real y el Athletic, con banderas en los balcones hace unos días.Luis Tejido / EFE

Entre la Real Sociedad y el Athletic hay unanimidad. En el comunicado que ambos clubes difundieron a mediodía del lunes sólo hay una modificación: en el de los bilbaínos, se nombra a la Real en primer lugar; en el de los donostiarras es el Athletic quien figura por delante. Mera cortesía. En el resto van juntos. Si en Sevilla temían que la final de Copa se alejara de La Cartuja, no será por decisión de los implicados, que quieren jugar ante sus aficiones. Nada de finales a puerta cerrada.

Minutos después de esta nota, la Federación Española (RFEF) sacó un comunicado respaldando la posición de ambos clubes y deseando que la final se pueda disputar cuando “las circunstancias sanitarias y deportivas permitan celebrarla abierta al público y con la presencia de ambas aficiones y de todos aquellos aficionados que deseen asistir”.

Después de un fin de semana de silencio, que sólo rompió el Athletic para manifestar su disconformidad con los criterios de la UEFA a la hora de adjudicar las plazas europeas, los dos clubes clasificados para la final de Copa han acordado solicitar a la RFEF que, “se pueda celebrar con público y de manera oficial, a puerta abierta, en una próxima fecha a determinar de acuerdo entre las tres partes”.

La amenaza de la UEFA de no adjudicar una plaza en la Liga Europa al campeón o subcampeón de España –que ese es el título que se dirime entre Athletic y Real–, si la final no se disputa antes del 3 de agosto, no ha hecho mella en los clubes. Tal vez espoleados por las corrientes de opinión de sus socios y aficionados, que a través de las redes sociales se han manifestado en contra de un duelo a puerta cerrada, han decidido dar un paso más: “El deseo y la voluntad de ambos clubes siempre ha sido, ahora y antes, jugar la final con la presencia de nuestros aficionados y aficionadas. Es lo que más nos gustaría. Una Final de Copa con nuestras aficiones en las gradas”. Además, el Athletic Club y la Real Sociedad quieren, “que la Real Federación Española de Fútbol garantice que la Final de Copa se disputará como competición oficial y tendrá la consideración de título oficial. Para ello, han solicitado a la Secretaría General de la RFEF que la Comisión Delegada de la Asamblea General de la RFEF, cuya próxima reunión se celebrará el viernes 8 de mayo de 2020, tome un acuerdo de modificación de calendario que habilite que la Final de Copa se pueda celebrar como título oficial con el apoyo y el calor de los aficionados y aficionadas de ambos equipos”.

Según asegura el comunicado emitido conjuntamente por los finalistas de Copa, con esta decisión “desean poner en valor uno de los eventos deportivos más prestigiosos y con más tradición que se puede disputar en el fútbol mundial, único en esta edición y hacerlo junto a sus seguidores, seguidoras, abonados, abonadas, socios y socias, la verdadera esencia y la razón de ser de este maravilloso deporte”.

El Athletic y la Real, que disputarían la cuarta final vasca de la historia, aunque las anteriores se jugaron antes del nacimiento del campeonato de Liga, han dejado al margen la polémica con la plaza europea en juego. En caso de que LaLiga se tuviera que suspender y no pudiera reanudarse, la Real tendría una plaza de Champions asegurada, ya que está clasificada en el cuarto lugar. El Athletic, sin embargo, se quedaría fuera (ahora es décimo), ya que la UEFA ha cambiado de criterio, y después de asegurar que serían las federaciones nacionales quienes designarían los puestos de clasificación para Europa, después cambió y decidió que en caso de que la final de Copa no se jugara antes del 3 de agosto, la última plaza de la Liga Europa sería para el séptimo clasificado, el Valencia.

No obstante, el Athletic, después de emitir una nota de protesta ante el cambio de registro de la UEFA, estudia las vías legales para impugnar una decisión que prima a un torneo “privado”, como LaLiga, por encima del campeonato de Copa, organizado por una de las asociaciones que componen el organismo europeo.

El camino que han tomado los dos equipos vascos también lo emprendió, aunque en solitario, el Saint-Étienne en Francia. El equipo francés, que tiene pendiente jugar la final de Copa ante el PSG, no la disputará si no hay público en las gradas. “La Copa es la más bonita de todas, con una gran comunión entre los aficionados. Lo vimos a puerta cerrada en la jornada 12 contra el Nantes, jugar sin público es una catástrofe”, aseguraba su presidente, Roland Romeyer, en L’Équipe. Se negarán a jugar sin su afición.

Lo más visto en...

Top 50