LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Gabriel Paulista: “No quiero que por la presión del dinero muera un amigo o un familiar”

El central brasileño del Valencia pide volver al fútbol solo cuando haya “plenas garantías” y no exista miedo de contagio

Gabriel Paulista, durante un partido con el Valencia.
Gabriel Paulista, durante un partido con el Valencia.Parker / DIARIO AS

Mientras el mundo del fútbol debate en reuniones telemáticas y en despachos sobre una vuelta que parece inminente, faltan testimonios de los profesionales. Desde el vestuario del Valencia se pronunció ayer en redes sociales el central Gabriel Paulista, que levantó la voz y mostró sus reticencias respecto al regreso de los equipos de LaLiga a los entrenamientos. “Los profesionales del fútbol somos gente privilegiada, pero somos personas antes que nada. Tenemos familia, seres queridos y sentimientos”, proclamó el brasileño en su perfil de Instagram.

“Siempre se nos pide ser ejemplo y así debe ser. Muchos niños y jóvenes se fijan en nosotros. Demostremos como ejemplo a la sociedad que valoramos la vida y la salud por encima de todo. Para mí, y estoy seguro que para la gran mayoría de futbolistas, el dinero no lo es todo”.

Paulista expresó su temor a contraer la enfermedad si la vuelta de LaLiga no se produce con las máximas garantías de salud, sin riesgo de contagio, y dejo caer que esta decisión, probablemente, sea precipitada. “Juguemos cuando nadie lo haga con miedo y tengamos plenas garantías de que no hay riesgos. De lo contrario, si no nos dan garantías absolutas tomemos ejemplos de otros países que han tomado medidas más contundentes”. “¡Antes la vida y después el fútbol!”, argumentó el central del Valencia.

Paulista relató sus miedos ante la posibilidad de un contagio que pudiera afectar a sus seres queridos y priorizó la vida antes que salvar el negocio del fútbol. “No quiero que por precipitarnos o tener una presión económica, que podemos entender pero nunca priorizar a cuestiones más fundamentales, pudiera enfermar ni morir ningún familiar, amigo, compañero de trabajo o profesión... En realidad después del terrible tiempo que aún estamos atravesando, ninguna persona debe volver a contagiarse ni a morir por culpa de esta enfermedad”, comentó.

El brasileño tiene bien presente que la plantilla del Valencia fue la más golpeada por el coronavirus después de jugar en grandes focos de contagio como Milán y Vitoria en el mes de marzo. El virus afectó en un 35% del personal que trabaja en el vestuario del primer equipo. El club de Mestalla comunicó esta cifra a mitad de marzo y jugadores como Garay, Gaya y Mangala admitieron en redes sociales que habían dado positivo. Todos los casos fueron asintomáticos. “Amo el deporte del fútbol, amo jugar, amo a mi club y queremos dar siempre felicidad a los aficionados, pero también y por delante de todo amo y respeto la vida de todo ser humano”, esgrimió el defensor brasileño.

Paulista expresó su temor a contraer la enfermedad si la vuelta de LaLiga no se produce con las máximas garantías de salud, sin riesgo de contagio, y dejó caer que esta decisión, probablemente, sea precipitada. “Juguemos cuando nadie lo haga con miedo y tengamos plenas garantías de que no hay riesgos. De lo contrario, si no nos dan garantías absolutas tomemos ejemplos de otros países que han tomado medidas más contundentes”. “¡Antes la vida y después el fútbol!”, argumentó el central del Valencia.

Paulista relató sus miedos ante la posibilidad de un contagio que pudiera afectar a sus seres queridos y priorizó la vida antes que salvar el negocio del fútbol. “No quiero que por precipitarnos o tener una presión económica, que podemos entender pero nunca priorizar a cuestiones más fundamentales, pudiera enfermar ni morir ningún familiar, amigo, compañero de trabajo o profesión... En realidad después del terrible tiempo que aún estamos atravesando, ninguna persona debe volver a contagiarse ni a morir por culpa de esta enfermedad”, comentó.

El brasileño tiene bien presente que la plantilla del Valencia fue la más golpeada por el coronavirus después de jugar en grandes focos de contagio como Milán y Vitoria en el mes de marzo. El virus afectó en un 35% del personal que trabaja en el vestuario del primer equipo. El club de Mestalla comunicó esta cifra a mitad de marzo y jugadores como Garay, Gaya y Mangala admitieron en redes sociales que habían dado positivo. Todos los casos fueron asintomáticos.

“Amo el deporte del fútbol, amo jugar, amo a mi club y queremos dar siempre felicidad a los aficionados, pero también y por delante de todo amo y respeto la vida de todo ser humano”, esgrimió el defensor brasileño.

Más información

Lo más visto en...

Top 50