Rosell: “Ficharía a Neymar con un contrato por resultados y comportamiento”

El expresidente, que estuvo 21 meses en la cárcel, asegura que no se presentará a las elecciones de 2021

Neymar y Sandro Rosell, en 2013, cuando el brasileño fichó por el Barcelona.
Neymar y Sandro Rosell, en 2013, cuando el brasileño fichó por el Barcelona.Europa Press

Sandro Rosell fue la llave del fichaje de Neymar por el Barcelona en 2013. El entonces presidente del club azulgrana ideó una ingeniería económica para que el paulista aterrizara en el Camp Nou a cambio 57,1 millones de euros. “Costó eso y punto”, afirmó en 2014 Rosell. Sin embargo, días más tarde renunció a la presidencia. Tomó su testigo Josep Maria Bartomeu y el coste de Neymar aumentó, según las cuentas del club: 86, 2. Hoy, Rosell, Bartomeu, el Barcelona, el padre de Neymar y el entonces presidente del Santos (equipo al que pertenecía una parte de los derechos del actual jugador del PSG) todavía están en procesos por un delito de estafa y otro de corrupción entre particulares por simular un precio diferente del fichaje. Pero Rosell no vacila, volvería fichar a Neymar. “Sí. Desde un punto deportivo, sin duda. Pero con un contrato variable a resultados deportivos y a resultados sociales y de comportamiento. Por escrito”, asegura el expresidente en una entrevista a Mundo Deportivo.

Y justifica su voluntad en el conocido deseo de Lionel Messi de reencontrarse con su amigo. “Leo, que es el mejor jugador de la historia del futbol y muy listo, quiere a los otros mejores jugadores del mundo a su lado para ganarlo todo”, explica Rosell, artífice también de la llegada de Ronaldinho al Barcelona en 2003. “Para mí y no soy objetivo, Ronaldinho fue igual de bueno o mejor que Messi durante un par de temporadas”, entiende. Sus buenos contactos en Brasil (trabajó para Nike en Sudamérica) le permitieron primero fichar a Ronaldinho y después a Neymar para el Barcelona.

En 2017, fue acusado de encabezar una compleja red de sociedades que supuestamente permitió a Ricardo Terra Teixeira, presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol entre 1989 y 2012, embolsarse 19,9 millones de euros en comisiones ilegales por los contratos de derechos televisivos de 24 encuentros amistosos de la Canarinha. Y por este acuerdo de patrocinio firmado en 2011 por Nike con la federación brasileña, Rosell estuvo acusado de percibir, como intermediario a su terminación, 12 millones de euros. Después de 21 meses en prisión, la Audiencia Nacional lo absolvió.

“Si no hubiera sido presidente del Barça no hubiera ido a la cárcel. De eso no tengo la menor duda. Ni tampoco creo que nadie me hubiera investigado empresarialmente, ni espiado, ni hubiera tenido una persecución fiscal tan agresiva que aún sigo teniendo, 72 actuaciones de la Agencia Tributaria desde que salí elegido presidente del Barça. Antes de serlo, cero inspecciones fiscales. ¿Casual?”, cuestionó Rosell. Asegura que no se presentará a las elecciones del Barcelona en 2021 porqué se lo prometió a su madre. Sin embargo, desafía: “Cuando sean las elecciones del Barça y si los socios quieren escucharme, denunciaré abiertamente quién representa intereses mediáticos, económicos y/o políticos para no votarle”, remata Rosell.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Juan I. Irigoyen

Redactor especializado en el FC Barcelona y fútbol sudamericano. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Ha cubierto Mundial de fútbol, Copa América y Champions Femenina. Es licenciado en ADE, MBA en la Universidad Católica Argentina y Máster de Periodismo BCN-NY en la Universitat de Barcelona, en la que es profesor de Periodismo Deportivo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS