El público como jugador

Sin gente, el partido se desinfla sin remedio, el campeonato se desnaturaliza y la televisión quedará condicionada porque tendrá que hacer malabarismos

¿La bolsa o la vida? Los jugadores quieren ser héroes para convertirse en marcas, los clubes quieren captar aficionados para convertirlos en clientes y la Liga quiere que se jueguen partidos para monetizarlos. Todo, sin que el fútbol se mueva de su lugar. Pero estos días se está poniendo a prueba, porque el parón le está rompiendo las costuras a la economía de los clubes. Si no fuera por esas tensiones, el fútbol volvería la próxima temporada sin riesgos ni mutilaciones, y con la energía loca de siempre. Pero hay que salvar lo salvable y aunque aún no hay certezas, el escenario más prob...

Lo más visto en...

Top 50