CHAMPIONS | LIVERPOOL-ATLÉTICO

La resistencia de Adrián

El portero sevillano del Liverpool, titular por la lesión de Alisson, está ahora bajo los grandes focos tras entrenarse en verano en solitario

Adrián, en el partido ante el Chelsea en Stamford Bridge
Adrián, en el partido ante el Chelsea en Stamford BridgeIan Walton / AP

“Bienvenido a Anfield”, le espetó Jürgen Klopp a Adrián San Miguel (Sevilla, 33 años) en su urgente estreno con el Liverpool. Fue ante el Norwich City (4-1), en la primera jornada de la Premier League, apenas minutos después de que el Alisson cayera lesionado recién iniciado el segundo tiempo. Adrián solo llevaba cuatro días bajo la disciplina red y esa primera lesión del portero titular inició una serie de acontecimientos azarosos que habían comenzado con su espera en la localidad sevillana de Pilas, donde hasta principios de agosto, después de terminar su contrato con el West Ham, aguardó, a veces llegando al límite de su paciencia, la llamada del Liverpool. Fueron días calurosos, de entrenamiento en solitario, en las instalaciones de un club de segunda regional que se brindó a acogerle. No sospechaba Adrián por entonces, ni por asomo, el encadenamiento de sucesos que han desembocado en su titularidad contra el Atlético por la baja del portero brasileño, afectado de una lesión de cadera que, al menos, le mantendrá un par de semanas fuera. “Su caso es uno de los ejemplos que no valen solo para el fútbol, también para la vida en general. Todo lo que ha sucedido ha salido bien, pero esa parte del azar también podría haber sido contraria”, dicen en su entorno,

Si la inicial lesión de Alisson le dio para disputar los ocho primeros partidos de la Premier con un pleno de victorias y seis goles encajados, también le valió para jugar la final de la Supercopa de Europa ante el Chelsea, en la que resultó decisivo para conquistar el trofeo tras detener un lanzamiento a Abraham en la tanda de penaltis. “Sí se puede decir que fue como un cuento de hadas, pero también que la suerte viene del trabajo, de la confianza en uno mismo”, relataba Adrián pocos días después en una conversación telefónica con este periódico. “Me gustaría aclarar que no es que estuviera sin equipo. Había ofertas, pero decidí esperar al Liverpool. No es que no tuviera equipos donde jugar”, recuerda. En esa tensa espera, Adrián manejaba ofertas del Leipzig, del Valladolid y del Mallorca. La oferta del club alemán era la que más se acercaba a sus ambiciones porque pretendía un equipo que fuera a disputar la Liga de Campeones. También fue la que más le hizo dudar sobre si esperar o no al Liverpool, que se había interesado en él.

Antes de que finalizara el pasado curso, su agencia de representación, Bahía Internacional, manejaba la información de que el guardameta belga Mignolet podía abandonar el Liverpool para jugar en el Brujas. El contacto con los dirigentes del vigente campeón de Europa fue positivo. Adrián le interesaba a Klopp y los directivos red aseguraron que era su primera opción si se concretaba la marcha de Mignolet. Así fue. “Mereció la pena esperar. Jugar en el equipo que acaba de ganar la Champions y en un club con la historia del Liverpool es increíble. Desde el primer momento Klopp me dijo que confiaba mucho en mí. Yo sabía dónde venía y también que Alisson es el titular, pero era todo un reto que salió bien”, festeja el meta andaluz. “Desde el primer entrenamiento se le vio muy fuerte e integrado, dispuesto a pelear por un puesto”, relataba Klopp después de que se convirtiera en el héroe de la Supercopa.

Tres penaltis seguidos

“Él está acostumbrado a asumir retos. Es un chico que ha pasado ya por muchas situaciones en el fútbol. El reto de defender la portería ante el Atlético no le va a pesar”, dice un empleado de Bahía. Su paso por el West Ham también fue una experiencia que le sirvió para forjarse un nombre en la Premier League y ganarse el colchón de tiempo que le permitió esperar en su tierra a que se concretara su fichaje por el Liverpool. En las seis temporadas que defendió la portería de los hammers, Adrián resistió al fichaje de Joe Hart, por entonces portero titular de Inglaterra. Disputó un total de 150 partidos, dejó la portería cero en 43 y se convirtió en el primer portero de la Premier en detener tres penaltis consecutivos en tres partidos. En la recta final de su etapa en el West Ham, también se negó a renovar a la baja el pasado verano, ya con la idea en la cabeza de apostar por jugar en Anfield. “Es muy buen portero. La nuestra es una posición loca, lo sabemos. Alisson estaba bien asentado, pero un club que va a disputar entre 50 y 60 partidos va a necesitar dos porteros muy fuertes y él lo es”, aseguró recientemente Hart a los medios ingleses.

Su vida en Liverpool es tranquila. Desde allí controla sus inversiones en nuevas tecnologías. Una de ellas, la empresa Footters, se dedica a la retransmisión vía streaming del fútbol de las categorías inferiores. “Hay que estar preparados para cuando el fútbol se acabe. Un amigo me propuso esta inversión y me pareció bien. Me parece interesante todo lo que tiene que ver con las nuevas tecnologías”, cuenta.

Lo más visto en...

Top 50