TENIS | MASTERS 1000 DE INDIAN WELLS

El coronavirus obliga a cancelar Indian Wells

El primer Masters 1000 del curso se suspende a las puertas de su inicio, mientras se estudian más anulaciones que podrían afectar a la siguiente cita, en Miami. “Esperamos soluciones”, lamenta Nadal

Un empleado limpia la pista central del complejo de Indian Wells.
Un empleado limpia la pista central del complejo de Indian Wells.AL BELLO / AFP

La expansión del coronavirus sigue cebándose con los eventos deportivos y saboteando programas, y este lunes llamó con fuerza a la puerta del tenis. Tampoco se libra el deporte de la raqueta, obligado a modificar el calendario de forma inmediata. Este lunes, la organización del torneo de Indian Wells, primer Masters 1.000 de la temporada en el circuito masculino y primer Premier Mandatory del femenino, anunció su cancelación tras detectar un caso de coronavirus a nivel local. Saltó por los aires la cita, cuando los tenistas ya estaban a punto para competir a lo largo de esta semana. El torneo había fijado de antemano un protocolo para garantizar la salud y la seguridad –los jugadores debían sus propias toallas, los recogepelotas debían usar guantes…–, pero finalmente el evento no se disputará.

“El Departamento de Salud Pública del Condado de Riverside ha declarado una emergencia de salud pública para el Valle de Coachella, después de un caso confirmado de coronavirus (COVID-19) a nivel local. Como resultado, el BNP Paribas Open 2020 no tendrá lugar en este momento debido a las preocupaciones relacionadas con el coronavirus y la seguridad de los participantes y asistentes al evento. Esto sigue las directrices de la guía de los profesionales médicos, los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) y el Estado de California”, indicó la organización a través de un comunicado.

“Pero la salud y la seguridad de la comunidad local, los aficionados, los jugadores, los voluntarios, los patrocinadores, los empleados, los vendedores y todos los involucrados en el evento son de suma importancia. Estamos preparados para celebrar el torneo en otra fecha y exploraremos opciones”, admitió el alemán Tommy Haas, director del primer gran evento deportivo que se suspende en EE UU. “Existe un riesgo demasiado grande. No interesa a los aficionados, jugadores y áreas vecinas que este torneo continúe. Todos tenemos que unirnos para proteger a la comunidad del brote de coronavirus”, advirtió el doctor David Agus, profesor de Medicina e Ingeniería Biomédica de la Universidad del Sur de California.

De esta forma, el tenis se detiene justo cuando iba a arrancar uno de los puntos calientes del curso, en la gira norteamericana sobre cemento. Indian Wells no se jugará por ahora, pero todo hace indicar que la suspensión afectará a otros torneos de envergadura. Por ejemplo al Masters 1000 de Miami, que teóricamente debe comenzar el día 25, y también hay interrogantes en torno al Masters 1000 de Montecarlo (a partir del 12 de abril) y al de Roma (del 10 al 17 e mayo) por su ubicación geográfica. Cabe recordar que Italia es el país que más está sufriendo la expansión del coronavirus.

Los tenistas: de la comprensión al malestar

Ahora, los jerarcas de la ATP y la WTA estudian alternativas para reordenar el calendario anual. En principio barajan trasladar los torneos que se cancelen al último cuatrimestre, puesto que en esas fechas (septiembre y octubre) se debería celebrar una gira asiática (Pekín, Shanghái, Tokio…) que previsiblemente no se jugará, por lo que dicho tramo quedará más desahogado. En este sentido, el circuito y China tienen un serio problema, pues están fijadas las citas femeninas de Zhengzhou, Jiangxi, Guangzhou, Wuhan, Pekín, Tianjin y Zhuhai, todos ellos entre septiembre y octubre. Del mismo modo, entre el 1 y el 8 de noviembre se deberían reunir las ocho mejores en Shenzhen. En el panel de la ATP también aparecen Chengdu, Zhuhai, Pekín, Tokio o Shanghái, igualmente en la franja otoñal.

“Probablemente todos ya han escuchado las noticias. Indian Wells cancelado. Estamos aquí y aún estamos decidiendo qué es lo siguiente. Muy triste por todo lo que está sucediendo en todo el mundo con esta situación. Esperamos pronto soluciones de las autoridades. Manteneos bien y seguros”, lamentaba Rafa Nadal a través de Twitter. El número dos, de 33 años, fue semifinalista el año pasado en Indian Wells y este martes tenía previsto jugar una exhibición benéfica, la Eisenhower Cup, junto a otras figuras como Dominic Thiem, Stefanos Tsitsipas o Stan Wawrinka. Tampoco intervendrá el joven Carlos Alcaraz, la gran esperanza del tenis español de cara al futuro. A sus 16 años había recibido una invitación para debutar, pero no podrá hacerlo y seguramente tampoco en Miami.

“La situación es totalmente comprensible, pero la forma de informarlo deja mucho que desear”, se quejó el argentino Diego Schwartzman, el 13 del mundo. “¿Un día antes de que esto comience? Estamos todas aquí…”, se unió la belga Alison van Uytvanck, 57ª de la WTA. “Lo entendemos y estamos tan decepcionados como los jugadores y los patrocinadores”, expuso el CEO del circuito femenino, el estadounidense Steve Simon, quien aseguró a The New York Times que también se ha barajado la posibilidad de jugar el torneo a puerta cerrada, sin espectadores en las gradas. Según los organizadores, alrededor de medio millón de aficionados iban a desfilar por las instalaciones durante estos días; sin embargo, pesó más la decisión de frenar en seco.

Hasta ahora se han detectado 114 casos de afectados por el coronavirus en California y 539 en Estados Unidos. Indian Wells, que reparte más de 17 millones de dólares en premios (15 de euros) y es uno de los torneos más prestigiosos al margen de los cuatro Grand Slams, había establecido un riguroso protocolo de prevención, con medidas que debían aplicar a rajatabla los profesionales y todo el personal. Se habían establecido 250 puestos de desinfección, los tenistas tenían que llevar sus propias toallas y los recogepelotas, que habitualmente las gestionan y se las facilitan a los jugadores entre puntos y durante los descansos, no podían tocarlas. Asimismo, se había recomendado que la interacción entre los tenistas y los aficionados fuese limitada, en lo relativo a saludos, fotos y la firma de autógrafos.

Más información

Lo más visto en...

Top 50