Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No se entiende que no utilicen el VAR”

El vestuario del Madrid se muestra molesto por la actuación del juez de vídeo

barcelona - real madrid
Varane y Alba esuchan al árbitro durante el clásico. EFE

Hasta el interior del Camp Nou se coló el olor a plástico quemado de los contenedores que ardieron durante la segunda parte del clásico a lo largo de la Travessera de Les Corts, en los aledaños del estadio del Barcelona. Si durante la primera mitad resultó habitual observar vuelos de varios pájaros de un lado al otro, pasado el tiempo fueron restos de suciedad los que revolotearon alrededor de un ambiente que solo cedió su vocación deportiva por la política durante el lanzamiento de balones amarillos en favor del movimiento independentista que se produjo en el minuto 10 de la segunda parte. Nada de lo que ocurrió en el césped ayudó a que el descontrol que se fue generando en el exterior elevase el tono con alguna excusa futbolística, al menos para los seguidores azulgrana.

No ocurrió lo mismo para los madridistas, aficionados y jugadores, que lamentaron que el árbitro del encuentro, Hernández Hernández, no recurriera al VAR para analizar dos jugadas polémicas dentro del área azulgrana en las que se vio inmerso Varane: una entrada en plancha de Lenglet sobre el muslo del central madridista y un agarrón de Rakitic en un intento de remate del francés.

“Lo hemos visto en el descanso y se ve bastante claro que son dos penaltis, pero diga lo que diga ya no se puede cambiar nada. El VAR está para ayudar y cuando hay duda se puede consultar. Pero no ha sido así, mala suerte. Ya nos tocará que cuando nosotros hagamos un penalti tampoco lo miren, pero son cosas que pasan en el fútbol”, sentenció contundente Sergio Ramos, que con este último clásico ya suma 43 a sus espaldas, uno más que Manolo Sanchís, Francisco Gento, Xavi Hernández y Lionel Messi (42).

Minutos después, su entrenador, Zinedine Zidane, quitó hierro al asunto en sala de prensa. “No se ha hecho [recurrir al VAR] y yo no puedo hacer nada. Es el árbitro el que toma la decisión y no me meto en estas cosas. No vi la jugada y el partido ya está terminado”, afirmó el técnico francés. “Es difícil de entender que una tecnología que está a disposición del equipo arbitral no se utilice en este tipo de jugadas. Es desconcertante”, se lamentó, por su parte, Emilio Butragueño, director de Relaciones Institucionales del Madrid.

A pesar de haber cosechado el segundo empate consecutivo tras el 1-1 de Mestalla, Zizou valoró positivamente el comportamiento de su equipo, aunque en ambos encuentros adoleció de una falta de pegada que le impidió agarrar los tres puntos. Algo nada inquietante para el preparador del Madrid. “No estoy preocupado por la falta de gol, esto es el fútbol. Lo más importante es tener ocasiones y juego, y eso lo hemos tenido. El partido dura 90 minutos y no se ha podido marcar, pero podemos estar orgullosos de los jugadores”, analizó. “Creo que es un problema que se ha dado hoy en concreto. Somos un equipo que metemos muchos goles, pero hoy no se ha podido. No estoy contento por los jugadores, por el esfuerzo que hicieron, pero ellos tienen que estar contentos de lo que han hecho”, apuntó, antes de dejar el único lamento de su intervención. “Había opción para ganar con el partido que hicimos. Otras veces no, pero hoy creo que sí. Esto es el fútbol, y no hay que dar más vueltas”, sentenció.

Hasta 28 centros al área

A tenor de su planteamiento táctico, con la entrada de Isco como cuarto centrocampista junto a Casemiro, Valverde y Kroos, Zidane buscó seguir dando vuelo a una línea que compitió por la posesión del balón (52% a 48% para los azulgrana), que estiró las líneas hasta agobiar al Barcelona en su propio campo, y que cerró el partido con 17 remates, cuatro de ellos a portería, dos obra de Casemiro; y 28 centros (10 de Mendy) por solo seis de los azulgrana. Sin embargo, el brasileño, que vio la quinta amarilla y se perderá el encuentro ante el Athletic el domingo, no fue el único que se animó a probar a Ter Stegen. Valverde también lo intentó en dos ocasiones antes de ser sustituido por Modric en el tramo final del encuentro, e incluso Ramos estuvo a punto de marcar cuando Piqué repelió su cabezazo desde la línea de gol.

“El VAR está ahí para ayudar y el árbitro está para hacer lo mejor, pero puede al menos revisar la jugada. Quizá puede preguntar qué tal fue la jugada, si hay contacto. Pero eso ya es pasado”, comentó por su parte Casemiro. “A mí no me gusta, porque el fútbol lo más bonito son las decisiones, los fallos. El VAR debería estar para ayudar. Pero el fútbol son los errores, que la gente hable, las discusiones”, añadió el brasileño.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >