Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Triplete de Cristiano y clasificación de Inglaterra y Francia para la Eurocopa

Portugal necesita ganar el domingo a Luxemburgo para lograr un billete europeo obtenido este jueves también por Turquía y la República Checa

Cristiano Ronaldo celebra uno de sus goles a Lituania.
Cristiano Ronaldo celebra uno de sus goles a Lituania. Getty Images

Después de dos partidos de tensión creciente con Maurizio Sarri en la Juventus, Cristiano Ronaldo encontró este jueves un refugio feliz en la selección portuguesa, con la que anotó un triplete en la abultada victoria contra Lituania (6-0), en un encuentro clasificatorio para la Eurocopa 2020. El triunfo permite a Portugal depender de sí misma en la última jornada a domicilio ante Luxemburgo, donde necesita ganar. 

Quienes sí se clasificaron en sus partidos de este jueves fueron las selecciones de Francia, vigente campeona mundial; Inglaterra; Turquía y la República Checa. En el caso de Francia, el billete lo logró antes incluso de arrancar el duelo que le enfrentó en París con Moldavia, gracias al empate sin goles firmado horas antes por Turquía e Islandia.

El resultado permitió al conjunto otomano sellar también su pasaporte para la fase final de la Eurocopa, en un duelo en el que jugó un papel protagonista el delantero Burak Yilmaz. Y eso que el jugador del Besiktas, que estrelló un balón en el larguero en la segunda mitad, no marcó; pero sí evitó la derrota de Turquía, al sacar a los 83 minutos sobre la misma raya de gol un espectacular remate de cabeza de Hordur Magnusson que hubiera impedido la clasificación de la selección turca. La acción tuvo también sus consecuencias en el estadio de Saint-Denis, donde Francia, con los deberes ya hechos, firmó una gris victoria (2-1) sobre Moldavia, un equipo que hasta ahora tan sólo había logrado ganar a Andorra.

Esos antecedentes que no impidieron al conjunto moldavo darse el gusto de verse durante más de veinte minutos por delante en el marcador, tras aprovechar un incomprensible error del barcelonista Lenglet para firmar a los nueve minutos el 0-1 por medio de Vadim Rata. Pero si un fallo permitió a Moldavia adelantarse en el marcador, otro, en este caso del portero Alexei Koselev, que no fue capaz de atajar una falta botada por Antoine Griezmann, permitió a Francia devolver la igualada (1-1) al tanteador con un gol del jugador del Real Madrid Raphael Varane.

Aunque ni así mejoró el juego del equipo francés, que pese a alinear de inicio a una línea ofensiva compuesta por Kylian Mbappé, Antoine Griezmann y Kingsley Koman, con Olivier Giroud como punta de ataque, no logró doblegar al conjunto moldavo hasta los 79 minutos, y de penalti. Fue una pena máxima cometida sobre el lateral izquierdo Lucas Digne, que se encargó de transformar Giroud, que con 39 dianas se situó a tan sólo dos goles de Michel Platini como segundo máximo realizador en la historia de la selección gala. Fue uno de los pocos detalles reseñables de un partido en el que Francia, pese a la victoria, mostró una gris imagen muy parecida a la que los de Didier Deschamps han lucido a lo largo de toda la fase de clasificación.

Festín de una muy joven Inglaterra

Sí brilló, y de qué manera, Inglaterra, que festejó su partido internacional número 1.000 con una contundente goleada (7-0) sobre Moldavia, que permitió a los de Gareth Southgate sellar su billete para la Eurocopa. La apuesta por la juventud del seleccionador inglés, que presentó el once titular con una media de edad más baja en los últimos sesenta años del combinado inglés, no pudo dar mejor resultado. El empuje de jugadores como Jadon Sancho, de 19 años, Mason Mount, de 20, o Marcus Rashford, de 22, desarboló por completo a un combinado balcánico que bastante hizo con evitar una goleada incluso mayor.

Pero de nada sirvió la resistencia del equipo montenegrino ante el apetito insaciable de Harry Kane, que lideró la goleada inglesa con un triplete en los primeros 45 minutos. 

Fueron los mismos goles que firmó el portugués Cristiano Ronaldo ante Lituania, y que suma ya 98 con su selección. Aunque no sirvieron para asegurar la presencia del conjunto luso en la Eurocopa. Los de Fernando Santos necesitaban, además del triunfo, que Serbia no fuese capaz de vencer en casa a Luxemburgo para lograr el billete para la cita continental.

Estos cálculos se encargó de desbaratarlos el delantero el Fulham Alekdsandar Mitrovic, que con sus dos goles en la primera mitad encarriló el triunfo de la selección serbia. Pero ni aún así se libró de sufrimientos el conjunto balcánico, que se impuso finalmente por 3-2, en un choque en el que los locales acabaron pidiendo la hora ante el acoso final del conjunto luxemburgués.

Todo un aviso para Portugal, que visitará el próximo domingo Luxemburgo, donde Cristiano Ronaldo y compañía tendrán que ganar para certificar su presencia en la Eurocopa.

En la cita continental del próximo verano sí estará la República Checa, tras imponerse este jueves por 2-1 a los sorprendente Kosovo, en un duelo en el que los checos estuvieron contra las cuerdas, tras adelantarse los balcánicos en el marcador con un gol de Atdhe Nuhiu a los cinco minutos del segundo tiempo. Un gol al que los locales respondieron en el tramo final con los tantos de Alex Kral y del defensa Ondrej Celustka, que estableció a once minutos para la conclusión el definitivo 2-1 que permitió a la selección checa sellar su pase a la fase final de una Eurocopa a la que no han faltado en ninguna edición desde 1996.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información