Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ‘maestros’ del tenis rejuvenecen

Pese a la lentitud en el relevo generacional, por primera vez desde 2009 cuatro tenistas del Masters son menores de 23 años. Medvedev, Berrettini, Zverev y Tsitsipas simbolizan el avance de la nueva hornada

Berrettini devuelve de revés contra Djokovic en el O2 de Londres.
Berrettini devuelve de revés contra Djokovic en el O2 de Londres. Getty

Alrededor de la una del mediodía, cuando los ingleses ya desfilan hacia los restaurantes porque los estómagos aprietan y piden retorciéndose Fish & Chips, Carlos Moyà despeja la incógnita. ¿Está Rafael Nadal en condiciones óptimas de competir al máximo en Londres? “Sí”.

Después de una escalada progresiva de una semana, el campeón de 19 grandes ha ensayado durante la sesión el servicio, por primera vez a pleno rendimiento. Ejecuta la maniobra en tres series diferenciadas y luego consolida el avance en el partidillo contra Roberto Bautista, suplente en el evento. La respuesta ha sido positiva y saca con normalidad, luego esta noche (21.00, #Vamos) estará en disposición de abordar al cien por cien el primer compromiso en el torneo, frente al joven Alexander Zverev. Lo hará Nadal con cautela, porque el pequeño desgarro abdominal que se produjo hace 10 días en París-Bercy así lo exige, pero podrá hacerlo con garantías.

“Ha sido el primer día que ha podido sacar con normalidad”, precisa Moyà después de la prueba definitiva. “Empezamos muy despacio, muy poco a poco, y hemos ido subiendo cada día la carga de intensidad. La progresión ha sido buena. Otra cosa sería que no hubiese podido sacar ayer u hoy, porque entraríamos al partido de mañana [por hoy] con más incógnitas, pero habiendo hecho lo de hoy... Ha aguantado bien, no le ha molestado nada”, certifica el preparador.

Mientras tanto, Nadal se retira con una sonrisa hacia una zona reservada y de allí parte Novak Djokovic hacia el corazón del O2. El serbio liquida en 63 minutos al romano Matteo Berrettini (6-2 y 6-1) y con su 36ª victoria iguala a Boris Becker en el tercer puesto histórico en los Masters. Solo Federer (57) e Ivan Lendl (39) figuran por delante. “Él, Rafa y Roger son los tres mejores de la historia. Aprendí mucho después de haber jugado contra estos dos últimos, así que contra Novak también”, dice con resignación el italiano, una de las gratas sensaciones de esta temporada que cerrará entre los 10 mejores del circuito.

Tiene 23 años y su primera presencia en la cita maestra confirma un giro más en el recurrente debate sobre la evolución en el circuito masculino, donde los veteranos siguen gobernando con firmeza, especialmente en los grandes escenarios. Esta edición del Masters, sin embargo, ofrece un cambio de escenario. Por primera vez desde 2009, cuatro de los participantes son menores de 23 años: Berrettini, Daniil Medvedev (23), Zverev (22) y Stefanos Tsitsipas (21), que esta tarde (15.00, Movistar+ Deportes) se enfrenta al segundo en el partido que abre el grupo de Nadal.

El cuarteto de hace una década

Mientras se demandan nuevos vientos, el torneo ofrece un cartel rejuvenecido que no proponía un póquer de juventud similar desde hace una década. Entonces fueron Juan Martín Del Potro (21), Djokovic (22), Andy Murray (22) y el balear (23) quienes bajaron la media en una cita en la que se batieron con Federer (28), Fernando Verdasco (25), Robin Soderling (25) y Nikolay Davydenko (28).

A partir de ahí, la presencia de jugadores jóvenes ha sido mínima. Por debajo de los 23 años, los dos cursos pasados tan solo asistió Zverev; en 2016 fue Dominic Thiem (23), ahora ya más hecho; en 2015 ninguno, al igual que en 2013, 2012 y 2012; y entre medias, Milos Raonic (23) en 2013 y Djokovic (23) en 2010 fueron las excepciones.

“Estoy orgulloso de estar aquí. ¡Claro que estaba nervioso! Es mi primera vez en un torneo así… Estaba nervioso, pero no en un sentido negativo. Si no sintiera los nervios al saltar a la pista no sería bueno”, expone Berrettini, ganador este año de dos trofeos (Stuttgart y Budapest) y sonoro semifinalista en el US Open de Nueva York. Los jóvenes como él, al parecer, están empezando a dar el paso definitivo hacia una dimensión superior, aprovechando el paso a un lado de la generación de treintañeros a los que empiezan a pesarles las piernas. No a los tres tenores, pero sí a un grupo de tenistas que van enfilando la puerta de salida (Tsonga, Verdasco, Wawrinka, Berdych…) y abriendo paso al empuje de los nuevos talentos.

Djokovic y la experiencia de 2007

“A esa edad, en un sitio como este, todo es nuevo para ti. La presión mental es muy elevada. Nosotros [en referencia a los veteranos] tenemos la experiencia y sabemos cómo manejar emocionalmente este tipo de situaciones”, relativiza Djokovic a sus 32 años; “yo recuerdo que en 2007, cuando jugué por primera vez el Masters [entonces en Shanghái, ante Nadal, David Ferrer y Richard Gasquet en la fase de grupos], perdí los tres partidos...”.

Así se presenta el tenis en este Londres de noviembre. Por primera vez en la historia del torneo hay ocho europeos de ocho países distintos; por primera vez desde 2000 –en aquella ocasión Pete Sampras, Àlex Corretja y Andre Agassi– intervienen tres campeones (Federer, Djokovic y Zverev); y por primera vez desde hace mucho tiempo vuelven a desfilar por él los jóvenes, que poco a poco van alcanzando las cotas altas y ahora trabajan para que no les pueda el vértigo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información