Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Efes retrata a un Madrid errático

Los de Laso pierden en Estambul su segundo partido seguido en la Euroliga y acaban zarandeados en el tramo final tras anotar solo siete canastas de dos

Larkin supera la marca de Campazzo
Larkin supera la marca de Campazzo Euroleague
Euroliga Fase Regular

Finalizado

Otro Madrid a contrapié y otro partido cuesta arriba. De Kaunas a Estambul, el conjunto de Laso replicó las dinámicas erráticas mostradas la semana pasada ante el Zalgiris y encadenó ante el Efes su segunda derrota consecutiva en la Euroliga. Con 16 pérdidas de balón y un calamitoso 7 de 30 en tiros de dos (23%), los blancos caminaron desdibujados y acabaron zarandeados ante un rival de caché final four que, sin la mejor versión de Micic y con un Larkin discreto, encontró a Simon y Dunston como martillos. Apenas Rudy y Mickey salvaron el tipo en un Madrid desconocido por chato e inestable. Sin la energía de Campazzo ni la intimidación de Tavares (a 0 por segundo encuentro seguido), el borrón madridista dejó sensaciones preocupantes y una anotación pírrica: los mismos 60 puntos que el curso pasado en la pista del Buducnost en otro apagón generalizado como el de Estambul.

EFES, 76; R. MADRID, 60

Efes: Micic (12), Larkin (9), Simon (17), Peters (0) y Dunston (17) —cinco inicial—; Beaubois (6), Balbay (0), Singleton (13), Pleiss (0), Anderson (2), Gecim (-) y Sanli (-).

Real Madrid: Campazzo (5), Rudy (9), Taylor (0), Randolph (6) y Tavares (0) —cinco inicial—; Llull (14), Causeur (0), Laprovittola (0), Deck (10), Carroll (6), Mickey (10) y Garuba (-).

Árbitros: Lamonica, Jovcic y Nedovic. Sin eliminados.

Sinan Erdem Dome de Estabul: 15.167 espectadores.

Comenzó el Madrid con un 3 de 4 en triples, dos de Randolph y uno de Rudy, y con una defensa aplicada, de manos rápidas e intensidad gremial, que forzó el 0 de 3 de los turcos desde el perímetro. Al contrario que en Kaunas, la iniciativa tras el salto inicial se la ganaron a pulso los madridistas (0-9, m. 3). Pero todo fue un gran espejismo. La firmeza y la puntería no tuvieron continuidad y la lucidez devino en un caos de los blancos en Estambul. Entre Larkin y el exazulgrana Singleton rebajaron pronto la efervescencia visitante y, con la aparición de Micic, el Efes marcó territorio con un contundente parcial de 13-2 en apenas cuatro minutos. Para entonces, seis pérdidas de balón retrataban el apagón blanco.

El cortocircuito del Madrid se cerró con un 0 de 8 en tiros de dos y un 15-11 en el marcador en el primer cuarto. No paró ahí la penitencia. Beaubois revitalizó el ataque turco y la renta del Efes continuó creciendo ante un equipo atribulado y desenfocado (22-13). Entre el minuto 3 y el 13, los de Laso tan solo fueron capaces de anotar cuatro tiros libres, dos de Campazzo y otros dos de Deck. Un triple de Carroll, a tabla, cortó la desastrosa estadística madridista, que ya iba por las 11 pérdidas y el 0 de 10 en tiros de dos. A pesar de todo, los locales no habían sido capaces de hacer leña y a los blancos les bastó con cinco puntos consecutivos de Llull y la primera canasta de Mickey para reengancharse al partido (23-23, m. 17).

Tuvo la virtud el Madrid de contener a Micic incluso cuando más arreciaba la tormenta y, sin la lucidez de su metrónomo y artillero, el Efes no tuvo impulso para amortizar los desastrosos minutos de su rival. Una vertiginosa acción de Deck, de costa a costa, permitió a los blancos cerrar una desconcertante primera mitad con dos puntos de ventaja en el marcador (29-31, m. 20). Con 13 pérdidas y tan solo tres canastas de dos en su estadística, el conjunto de Laso tuvo la entereza de agarrarse a su ligero dominio reboteador y a su 50% de acierto en triples (6 de 12) para salir airoso de un irreverente bloqueo. La aportación vital de Deck y Rudy permitió el volver a empezar de los blancos. No lo aprovecharon porque, antes de terminar de encontrarse, acabaron más perdidos que nunca.

El propio Rudy sacó la tercera personal de Micic al comienzo de la reanudación, pero Ataman aguantó el pulso, no le sentó, y su jugador franquicia se lo agradeció protagonizando otro estirón en el marcador (44-36, m. 25). Con Mickey y Deck como pareja de interiores, con la tensión defensiva de Taylor y con el segundo triple de Rudy, el Madrid atajó sobre la marcha otra crisis. Pero Campazzo no encontró ni el pulso ni el tacto y los blancos no lograron controlar las operaciones. Entre el minuto 27 y el 37, el parcial fue de 28-10 (del 46-45 al 74-55). Simon y Llull rivalizaron entre unas sístoles y diástoles de las que salió victorioso el Efes, lanzado en la recta de meta del partido.

Laso reclutó a Laprovittola y Carroll para el plan de emergencia pero, para entonces, Simon había descosido un poco más el marcador (61-50, m. 32). Minutos más tarde, Tavares se sumó a la misión pero el destemple del caboverdiano fue la metáfora perfecta de un Madrid a contrapié en un desenlace cuesta arriba. El irreflexivo intento de remontada de los blancos, a base de triples forzados y sistemas incompletos acabó, como efecto rebote, en un zarandeo del Efes que creció hasta los 19 puntos de castigo. Finalmente, la diferencia se quedó en 16 (76-60). La cuesta descendente en el estado de forma los mundialistas comienza a penalizar a un equipo que en Kaunas y Estambul ha confirmado que en esta Euroliga hace mucho frío fuera de casa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información