Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Granada, la sorpresa de LaLiga, un equipo de autor

El grupo de Diego Martínez, segundo en la tabla, logra el mejor inicio liguero de la historia del club gracias a la coherencia de su modesto proyecto

Los jugadores del Granada celebran un gol contra el Leganés.
Los jugadores del Granada celebran un gol contra el Leganés.

“Es un momento para disfrutar”. Así se expresó Diego Martínez, entrenador de un Granada que ya es el segundo de LaLiga y que visitará el próximo sábado el campo del líder, el Madrid, nada más derrotar al Leganés en la última jornada.

Un hondo sentimiento de satisfacción recorre cada rincón de la ciudad, con un equipo que ha completado el mejor inicio liguero de su historia. Ni el mítico Granada de mediados de los setenta logró mejores números una vez cumplidas las primeras siete jornadas. Un equipo que en 1972 y 1974 acabó en la sexta posición. En la temporada 75-76 había logrado tres victorias, tres empates y cosechado solo una derrota, pero acabó salvándose por los pelos en la 15ª plaza. Ahora, con 14 puntos, distancia al Espanyol en nueve de la zona de descenso. Ha logrado 13 de los últimos 15 puntos y solo ha recibido un tanto en los últimos cuatro choques.

Solo Athletic y Atlético han encajado menos goles que este Granada que asoma al Bernabéu para disputarle el liderato al Real Madrid. Los andaluces han recibido seis, por tres del Athletic y cuatro del Atlético de Madrid.

“La coherencia es la principal clave futbolística de este equipo. Coherencia, más hambre y talento en sus jugadores, forman un binomio perfecto en un conjunto modesto”. Así describe Lucas Alcaraz a un Granada que ha logrado ya tantas victorias, cuatro, como en su último año en Primera (2016-17). Alcaraz, nacido en Granada, fue jugador del filial granadino. Como entrenador, dirigió al equipo juvenil, al filial y al primer equipo en tres etapas distintas (de 1995 a 1998, de 2013 a 2015 y la 2016-17).

“La coherencia de la que hablo es estructural y se refleja en el equipo. El entrenador es muy válido y ha participado en la elección de los jugadores. Estos le corresponden en el campo. Otra de las principales virtudes futbolísticas de este equipo es que lleva al límite al rival”, añade Alcaraz. “En el anterior modelo la afición no se identificaba con futbolistas que iban y venían. Ahora existe un mayor grado de pertenencia. Hay muchos andaluces y futbolistas que sienten más el club. El Granada defiende bien y ataca con rapidez. Me gusta también la riqueza táctica de Martínez. Al Madrid le va a hacer sufrir, estoy seguro”, añade el extécnico del conjunto andaluz.

El ejemplo de Soldado

Rocoso y competitivo, el equipo responde al carácter de un entrenador que apela constantemente el espíritu de grupo y al trabajo. Diego Martínez ha dirigido 49 partidos oficiales al Granada y solo ha perdido nueve. La plantilla se divide en diversos grupos. Uno de jugadores que llegó hace dos años y forman el corazón del equipo, como son los casos de Germán, Víctor Díaz, Montoro y Puertas, veteranos en Segunda con ganas de reivindicarse en Primera. Luego, una serie de elementos que ya entrenó Diego Martínez en equipos como el Sevilla Atlético. Son los casos de Carlos Fernández, Eteki y Martínez. Y, por último, los fichajes de esta temporada, que responden a un perfil solicitado por el propio entrenador a la dirección deportiva, encabezada por Fran Sánchez, con el que Martínez tiene sintonía. Son los casos de Soldado, Herrera, Machís y Gonalons.

“La coherencia de la que hablo hace que los fichajes estén consensuados y vengan con mucho compromiso al Granada. Solo hay que ver la actitud con la que está compitiendo Soldado (34 años). Cuando entrenaba al Levante y él jugaba en el Villarreal vivíamos en la misma urbanización. Quiero decir que lo conozco y sé que se cuida, que es muy honrado y que vive su profesión. El Granada juega con mucha pasión y están todos muy enchufados”, certifica Alcaraz.

Propietario y plantilla, en la misma dirección

El Granada pertenece al empresario chino John Jiang, que adquirió el club a la familia Pozzo en el verano de 2017 por 37 millones de euros. Después de un primer proyecto que no cuajó para lograr el ascenso, el equipo andaluz está gestionado deportivamente en su cúpula por Antonio Cordón, un hombre de fútbol que junto a Fran Sánchez y el propio Diego Martínez han creado un proyecto con una plantilla muy aguerrida e identificada con el club.

“El éxito radica en que todos sabemos lo que queremos y siempre vamos en la misma dirección”, aclaró Martínez tras vencer al Leganés. El Granada vio recortado en 4.239.000 euros el dinero destinado a su masa salarial el pasado verano. A pesar de que algunos fichajes no pudieron hacerse por esta decisión de LaLiga ante presuntas irregularidades con el salario de Adrián Ramos, el problema acabó por convertirse en una virtud al provocar que los futbolistas se unieran más en una situación de conflicto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información