Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vinicius: “He llorado porque no estaba feliz”

El brasileño confiesa que la falta de gol lastró su ánimo en las últimas semanas y Zidane valora su actuación y la de Rodrygo: "Su control en el gol ha sido la hostia"

real madrid - osasuna
Rodrygo marca entre Navas y Lillo. GTRES

Normalmente las lágrimas tras marcar un gol tienen el dulzor de la alegría, aunque por los orificios lacrimales salga hacia el exterior un líquido inevitablemente salado. Desde los ojos de Vinicius se deslizaron varias gotas que pronto se taparía con las manos, como queriendo retenerlas, aferrándose a una mezcla de satisfacción sufriente que les otorgaba precisamente todo su significado. Acababa de marcar el brasileño, de 19 años, su primer gol de la temporada, con un buen disparo lejano que aunque tocó en el pie de Raúl Navas, no perdió belleza y levantó del asiento a los aficionados del Madrid que comenzaban a olvidar las sensaciones que vivieron juntos la temporada pasada y habían protagonizado algunos silbidos.

“No vi que estuviera llorando hasta después del partido”, reconoció Zinedine Zidane. “He llorado porque ha sido complicado después de mi lesión. Me estaba costando mucho, no estaba tan feliz como yo soy”, aseguró el propio Vinicius tras el partido. “Nunca he estado tanto tiempo sin marcar. No lo estaba haciendo bien en los partidos”, añadió el jugador brasileño, que sumó su cuarto gol en 37 partidos oficiales con el Madrid, y que llevaba 16 consecutivos sin marcar, desde el último que le hizo al Alavés a comienzos del pasado mes de febrero. “Me alegro por él porque necesitaba este gol”, se sumó el técnico del Madrid, que destacó también el partido de la otra perla brasileña, Rodrygo, del que aseguró haberle gustado otra cosa por encima de su gol. “Soy más de controles, ya lo sabéis, y su control previo ha sido la hostia”, aseguró el francés. “El control lo es todo en el fútbol. Si controlo bien la pelota, creo que el resto de la jugada va a salir bien”, confesó Rodrygo, de 18 años. “Tengo que demostrar que puedo jugar aquí siempre. Estoy sin palabras. Es un momento que soñé y me imaginaba siempre que la afición cantara mi nombre”, añadió tras el encuentro.

Acostado en la banda izquierda, su lugar preferido, y al mismo tiempo el más sobrepoblado del Madrid (ahí viven Hazard, Isco, Asensio, Rodrygo e incluso James), los primeros duelos de Vinicius ante Lillo no fueron del todo satisfactorios. Pero lo que tiene la bisoñez futbolística es que escapar de ella es solo una cuestión de repetición. “Son chicos muy jóvenes, y estamos aquí para que mejoren. Para ellos marcar en el Bernabéu es algo muy importante”, añadió Zidane. “Sabemos de la calidad que tiene Rodrygo, es muy vertical, y en la acción de su gol no teníamos ayuda y él lo ha hecho bien y ha finalizado con gol. Tanto él como Vinicius son jugadores jóvenes pero de calidad”, se sumó el técnico de Osasuna, Jagoba Arrasate. Con su tanto, al minuto y medio de saltar al campo sustituyendo a Vinicius en la segunda mitad, Rodrygo se convirtió en el tercer extranjero más joven en marcar en un partido con el Real Madrid en un choque de Liga, por detrás de Varane (18 años y 152 días) y Vinicius (18 años y 206 días). Rodrygo lo ha hecho con 18 años y 260 días.

Areola, titular

Con ocho cambios respecto del once que se enfrentó al Sevilla en el Pizjuán (solo repitieron Ramos, Casemiro y Kroos en el equipo titular), el Madrid volvió a dejar la portería a cero, un lugar en el que se estrenó también con el equipo Areola. “Confío mucho en mi plantilla. Son 25 jugadores muy buenos, y los que han jugado esta noche han jugado muy bien. Hemos cambiado mucho pero han demostrado que están todos preparados”, destacó el técnico del Madrid. “Areola es uno más de la plantilla”, se limitó a decir acerca del debut del francés, cedido por el PSG por una temporada sin opción de compra al final del campeonato.

“Nos ha faltado meterles más miedo, y cuando no les das sustos, esto es lo que pasa. Han estado muy compactos y vigilantes”, analizó Arrasate. “Me gusta escuchar eso, porque es en lo que estamos trabajando. Creemos en lo que hacemos y con trabajo se consiguen muchas cosas. Pero ni antes éramos tan malos, ni ahora tan buenos. Hay que seguir en esta dinámica, hicimos un buen partido con intensidad y agresividad. Quiero destacar el partido de Valverde, que también es un chico muy joven”, apuntó Zidane.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >