Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El drama de Serena Williams

La estadounidense, de 37 años, vuelve a caer un año después en la final de Nueva York contra la canadiense Andreescu, de 19, en su cuarta oportunidad fallida de igualar los 24 grandes de Court

Serena Williams US Open
Serena y Andreescu, durante la entrega de trofeos en Nueva York. AFP

De Naomi Osaka a Bianca Andreescu hay una gran damnificada, Serena Williams, y por encima de todo un imperio entre interrogantes. Ese que ahora arruga la cara, encoge los hombros y dibuja un gesto de angustia conforme va avanzando la tarde en Nueva York, y los planes van torciéndose.

La raqueta pierde el filo, la bola se desorienta y se estrella una y otra vez contra la malla. El silencio congelador empieza a envolver los cuatro costados de la pista Arthur Ashe y finalmente llega la gran decepción estadounidense, de un público que en el intervalo de un año se ha llevado una doble bofetada: Serena (a punto de cumplir 38 años) se difumina ante otra joven, Bianca Andreescu (19), cae por 6-3 y 7-5 (en 1h 40m), y dice de nuevo adiós a esa cifra obsesiva que le impide pasar página.

La australiana Margaret Court, con sus 24 trofeos de oro, continúa sola en la cima. Mientras tanto, Williams ha perdido las cuatro últimas grandes finales que ha disputado: las dos últimas ediciones de Wimbledon y el US Open. Encaja, pues, otro golpe anímico. Se lo asesta una debutante que entra en los libros porque recoge el testigo de Venus Williams y se convierte en la primera debutante que triunfa en Queen’s desde 1997.

No es Andreescu, 19 años menos, una tenista que se arredre, ni mucho menos. Tiene personalidad a raudales y no se deja amedrentar por la situación (su primera gran final), ni el escenario (24.000 incondicionales volcados a favor de su rival) ni el inmenso halo ganador de Williams (23 majors). Esta arranca el pulso con un punto directo de saque, pero cierra el primer juego con el borrón de una doble falta que ofrece el primer indicio. El partido va a torcerse y la fiesta para ella va a volver a estropearse, como ya ocurriera el curso pasado frente a Osaka. Entonces cedió Williams de mala manera y ahora vuelve a tropezar, pero no hay malos modos ni escenas de drama en la pista.

Esta vez, Flushing Meadows asiste al despertar de una chica que tiene eso de lo que carecen tantas otras jugadoras talentosas que asoman la cabeza y se desvanecen repentinamente. Andreescu tiene hechuras de gran tenista, porque aunque su juego no sea especialmente seductor, posee una mente granítica a prueba de bombas. Después de romper el servicio de Serena nada más comenzar, resiste a una embestida salvaje. La estadounidense le presiona psicológicamente y le priva de cinco puntos de break que son un tesoro, pero ella aguanta el impacto con entereza y se adjudica el parcial con frialdad.

Un arrebato de cuatro juegos

Nació en un suburbio de Toronto, cimentó su tenis en Ontario —sus padres son rumanos y se trasladaron a Canadá— y practica 15 minutos de meditación cada mañana, al despertarse. A diferencia de muchas compañeras de su generación que citan a Williams sin parar, ella tiene como referentes a la belga Kim Clijsters y la rumana Simona Halep. Arrancó el año como la 178 del mundo y ahora ya figura entre las mejores del circuito. Tiene empaque y nervios de acero, y pese a que Serena la condujo hacia un laberinto en el segundo parcial, equilibrando un 5-1 adverso y levantando una bola de partido, se sostuvo y a la tercera lanzó una derecha inalcanzable y consiguió derribarla. Se coronó por primera vez Andreescu y llamó a la puerta de la élite: ya es la cinco del mundo y de sus ocho choques contra top-10 los ha ganado todos.

“Serena siente mucha presión”, anticipaba Patrick Mouratoglou, el preparador francés de Williams, antes de la final de este sábado. Y volvió a derretirse su jugadora, que cometió ocho dobles faltas y pese al elogiable arrebato final de cuatros juegos consecutivos, se le sigue atragantando el desafío de atrapar la legendaria marca de Court. Ya invirtió Serena tres intentos para alcanzar la marca de Steffi Graf (22) y este sábado erró por cuarta vez en su persecución a la australiana. De las primeras 25 grandes finales que disputó, Williams perdió cuatro; de las últimas ocho, seis.

La gloria máxima todavía le queda a un peldaño.

“ES SUPERFRUSTRANTE: ESTÁ TAN CERCA, TAN CERCA, TAN CERCA, PERO A LA VEZ TAN LEJOS...”

Serena, cabizbaja en la final contra Andreescu.
Serena, cabizbaja en la final contra Andreescu. AFP

La aparición de Serena Williams en la sala de conferencias no se dilató, pero fue breve. No alcanzó el cronómetro los 10 minutos cuando no digirió bien la última pregunta aceptada por el moderador –“¿te excusaste más el año pasado que hoy?”–, y se levantó.

– No entiendo la pregunta. ¿Si me excusé más? De todos modos, gracias…

Antes, la norteamericana había dicho que su rival merecía el título y la felicitó, pero deslució el mensaje insistiendo varias veces en que ella había jugado un mal partido. “Adoro a Bianca y creo que es una gran chica, pero es mi peor partido en el torneo”, expuso orgullosa. “Bianca jugó bien. Sus restos me hicieron mejorar y me presionó, pero al mismo tiempo es inexcusable para mí haber jugado a ese nivel”, incidió por segunda vez. “Yo podía haberlo hecho mejor, podía haber hecho más. Creo que hoy podía haber sido más Serena; honestamente no creo que hoy Serena apareciera y tengo que conseguir que aparezca en las finales de Grand Slam”, selló hablando en tercera persona.

Respecto al cuarto intento frustrado de igualar a Court, respondió: “No estoy necesariamente persiguiendo un récord, solo quiero ganar Grand Slams. Definitivamente es frustrante, pero todavía sigo aquí y sigo haciendo lo que puedo”.

Sus ojos y el tono de voz transmitían emoción. “Hoy definitivamente peleé. Contra Kerber [en Wimbledon 2018] no cuenta porque estaba exhausta; mi bebé tenía ocho meses y eso ya es bastante… Pero, honestamente, es todo superfrustrante. Estoy tan, tan, tan cerca”, remarcó, “pero tan lejos…”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información