Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aspas: “La expulsión les vino bien”

El atacante del Celta resume el momento en que cree que cambió el rumbo del partido, cuando Modric vio la tarjeta roja

Araújo lamenta un fallo ante el Madrid.
Araújo lamenta un fallo ante el Madrid. EFE

“Ellos sacaron a tres internacionales del banquillo y nosotros a un juvenil”, concluyó Fran Escribá, entrenador del Celta. El juvenil marcó el gol de su equipo, se llama Iker Losada y nació en agosto de 2001. Hace dos semanas que es mayor de edad. “La apuesta del club por la cantera es bonita, pero a veces nos limita”. El Celta jugó bien, a ratos, pero adoleció de falta de remate porque Toro Fernández, el clon charrúa de Maxi Gómez no tocó bola. Escribá quiere más opciones en ataque. “Lo que necesite lo diré en privado, en el club”, explicó.

El Celta tuvo más tiempo la pelota que el Real Madrid (56% de posesión), pero tiró solo siete veces, apenas dos dirigidas a la portería. Los blancos chutaron 17 veces y catorce lo hicieron entre palos. Rubén Blanco tuvo que hacer ocho paradas. Se produjo además la paradoja de que en inferioridad numérica el Madrid fue mejor que el Celta. “La expulsión les vino bien”, resumió Iago Aspas. Ocurrió que tras abandonar Modric el campo, la falta que propició su expulsión acabó con una monumental parada de Courtois a remate a bocajarro del central Araújo. Casi sin solución de continuidad Kroos marcó el segundo tanto blanco y el Celta se encontró a una distancia sideral del empate, más por sensaciones que por opciones.

“A veces pasa que una expulsión descontrola más al que en realidad parece que le favorece”, atinó a explicar Fran Escribá. El Madrid se juntó, Zidane refrescó los extremos para tapar los flancos y se armó con dos líneas de cuatro. Para entonces al Celta ya no le sobraba el aliento. “Ellos nos golpearon en los momentos justos”, disculpó el lateral zurdo Lucas Olaza. “Sabemos que con muy poco pueden hacer gol y fue justo lo que pasó”, completó el otro lateral, el canterano Kevin Vázquez.

Al Celta le falta. Necesita alguna pieza y precisa rodear a Iago Aspas, siempre fino, de mayor pegada. “Ningún equipo está todavía al cien por cien de su capacidad”, aclara Escribá, que ya enfila el partido contra el Valencia. Y advierte diferencias respecto al Madrid que obligarán a que su equipo se reafirme. “El Madrid tiene tanto potencial que en algunas situaciones te concede opciones. El Valencia concede poco”.

El estandarte celeste, Iago Aspas, cree que hay margen para mejorar. “Pero estamos en un proyecto ilusionante y esperamos recuperar jugadores clave para la próxima jornada”. Pensaba en gente como Hugo Mallo, Okay o Santi Mina, ausentes en el estreno liguero. “Queda un mundo por delante”, advierte el delantero internacional.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >