Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santi Denia: “El entrenador español es el mejor del mundo”

El técnico de la selección sub-19, reciente campeona de Europa, reivindica el valor de la formación en el fútbol base: “Invertir en la cantera siempre sale barato”

Santi Denia, con la medalla de oro después de ganar el Europeo sub-19, en Armenia.
Santi Denia, con la medalla de oro después de ganar el Europeo sub-19, en Armenia.

A Santi Denia (Albacete; 45 años) le está cundiendo el verano. A la Eurocopa sub-21 que conquistó hace un mes como segundo de Luis de la Fuente, el entrenador de la selección española sub-19 acaba de sumar el campeonato de Europa de la categoría. “Me he ganado unas vacaciones. Estoy reventado, llevo dos meses y medio fuera de casa”, reconoce entre risas Denia, partícipe de la conquista de un botín que sigue dando lustre al trabajo realizado por las categorías inferiores, que en lo que va de siglo han acumulado 15 títulos, si se añade también el Europeo sub- 17.

Pregunta. ¿Qué le dicen todos estos números?

Respuesta. Es el reconocimiento a un trabajo que se lleva haciendo en la misma línea desde hace muchos años, desde la época de Ginés [Meléndez]. Intentamos evolucionar, pero dando continuidad a lo que ya se hacía para seguir cosechando unos éxitos que con el tiempo favorezcan los logros de la absoluta. Las experiencias al máximo nivel que acumulan en estos torneos hacen que cuando crecen y llegan a la absoluta hayan vivido situaciones similares y puedan manejarse mejor.

P. ¿Qué importancia tiene el papel del entrenador como formador?

R. El entrenador español es el mejor a nivel mundial, y estamos en el primer escalón en formación. Yo lo veo reflejado cuando vienen los jugadores y les pides cosas. Siendo muy pequeños, sub-15 y sub-16, ya tienen los conceptos asimilados, ya se lo han explicado y lo han trabajado en sus clubes. Nosotros somos un reflejo de cómo están trabajando en las canteras. Te das cuenta de que el nivel de los entrenadores es altísimo. El ejemplo es que ya no hay ese miedo a salir al extranjero. Muchos entrenadores están trabajando fuera y cosechando grandes resultados.

P. ¿Que en las canteras se haya asentado el estilo de juego asociativo facilita el trabajo?

R. Claro que sí. La inmensa mayoría de las canteras tratan de fomentar el buen trato al balón. Se busca el talento en la captación de los jugadores jóvenes, y creo que eso es el reflejo del fútbol español. Así han llegado los mayores éxitos a nivel absoluto, con jugadores de un talento extraordinario como Iniesta, Xavi.... Futbolistas que físicamente no son muy fuertes pero que le dan un trato magnífico al balón. Tenemos que potenciar que las metodologías en las canteras sigan así.

P. ¿En qué se les ayuda a mejorar cuando llegan a la selección?

R. Hay que trabajar en todos los aspectos, también la formación defensiva, porque al final es tan importante como la ofensiva. En mi caso, cuando he estado con los sub-15 y sub-16, hemos trabajado mucho en ese sentido. Vienen muy bien de juego ofensivo, con una idea muy clara y arraigada alrededor del juego asociativo. Pero también llegan con un pequeño déficit a nivel defensivo porque son jugadores de equipos grandes que en las competiciones cadetes lo normal es que sean protagonistas en el juego, prácticamente solo atacando, y ganen el 95% de los partidos. En la Federación también le están dando una vuelta a la competición en cadetes y juveniles para subir el nivel.

P. También se buscan rivales de entidad...

R. Esa fue una petición que le hicimos a Ginés en su momento, porque organizando amistosos contra grandes selecciones es donde aprenden y se ve realmente a los jugadores. Si nuestro lateral izquierdo se enfrenta al mejor banda francés, o alemán, seguro que va a tener más dificultades que las que está acostumbrado a tener en su equipo cadete.

P. ¿Es difícil encontrar el equilibrio entre el papel de formador y la exigencia de ganar?

R. Tiene que ir unido, hay que buscar ese equilibrio. Lo primordial es formarles, trabajar en los entrenamientos. También es muy importante que los jugadores se vean, por eso trabajamos mucho a nivel audiovisual. Pero dentro de la formación, está claro que hay una exigencia de ganar, y yo creo que no es malo, todo lo contrario. La Federación exige resultados, y eso es bueno para que los jugadores conozcan la exigencia al más alto nivel.

P. Ha ganado el Europeo sub-19 con la misma generación con la que ya ganó hace dos años en el sub-17. ¿Qué se siente cerrando este ciclo?

R. Acaban convirtiéndose en tu familia después de cuatro años. Los conozco desde que eran sub-16, porque yo era el responsable de hacer la primera selección de esa generación. El sueño era terminar el ciclo siendo campeones de Europa sub-19 porque ninguna generación española había conseguido serlo en sub-17 y en sub-19, y lo hemos conseguido. No puedo estar más feliz.

P. ¿Cuál es la parte más crucial de este proceso?

R. El primer paso. El ejemplo es esta selección: 12 de los 20 convocados este verano ganaron el Europeo sub-17 hace dos años. Con los sub-15, sub-16, si se hace una buena primera selección y luego le das continuidad al proceso, es todo más sencillo.

P. ¿Se nota diferencia entre aquellos que están trabajando ya con los primeros equipos de sus clubes y los que no?

R. Sí, sí. Está claro que jugadores como Ferran, Bryan, Ander Barrenetxea o Víctor Mollejo, que ya están dando pasos en Primera, están entrenando a un nivel máximo y al final es lo que tiene la exigencia, que tienes que entrenar todos los días a tope sin poder relajarte, tienes que jugar cada minuto al cien por cien y eso, si tienes el talento necesario, te hace crecer.

P. ¿Cómo afecta al trabajo de las categorías inferiores que haya jugadores que salen de España cuando están en el periodo de formación?

R. Con los pequeños, nuestra experiencia es que no nos gusta que salgan a equipos extranjeros. Es verdad que no te puedes meter en las decisiones que toman las familias cuando reciben ofertas, tanto deportivas como económicas, pero el seguimiento es más complicado. Creo que para su formación también es ideal que sigan en clubes españoles, y para nuestro trabajo también.

P. ¿Qué necesitan ahora estos chicos para dar el último paso?

R.Ganar el Europeo sub-19 es un escaparate espectacular. Yo espero que los clubes españoles se den cuenta de que la formación es muy buena, que pueden y tienen que apostar por los jóvenes. Yo no puedo ni debo entrar en el trabajo de los clubes, pero les animaría a seguir apostando e invirtiendo en la cantera porque siempre les va a salir barato. Siempre.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información