Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griezmann inicia su rebelión

El jugador francés, que quiere rescindir su contrato para fichar por el Barça, incumple su obligación laboral con el Atlético al no presentarse al inicio de la pretemporada

Griezmann inicia su rebelión Ampliar foto

Antoine Griezmann no se presentó a la hora señalada por el Atlético para iniciar la pretemporada, este domingo a las 20.30. Los aficionados y los reporteros congregados a las puertas del centro de entrenamientos del Cerro del Espino no le vieron aparecer. No hubo rastros de su Rolls Royce Wraith bañado en blanco platinado, ni de su McLaren 675LT, ni de su Maserati Gran Turismo, heraldos mecánicos del mejor jugador de la plantilla. El club admitió que Griezmann envió un mensaje anunciando que pagaría la cláusula de rescisión de 120 millones de euros que le libraría de su contrato, pero el aviso, hasta que no se deposite el dinero en la sede de LaLiga, no tiene efectos jurídicos. Según el Atlético, la mera comunicación no exime del cumplimiento de las obligaciones a ninguna de las partes.

El Atlético sigue obligado a abonar a Griezmann su salario anual de 20 millones de euros netos —récord en la historia rojiblanca— y el jugador sigue obligado a prestar sus servicios entrenando y compitiendo a las órdenes del cuerpo técnico. Diego Simeone, el entrenador, le citó este domingo junto con Oblak, João Félix y Thomas Lemar en la segunda convocatoria de inicio de la pretemporada de verano, correspondiente a los futbolistas que habían tenido compromisos con sus selecciones en la primera semana de junio. El resto habían iniciado los trabajos el jueves. A falta de Griezmann, solo permanecen de vacaciones Santiago Arias y José María Giménez, que acabaron hace una semana su participación en la Copa América.

Los abogados de Griezmann señalan que el jugador ha cumplido con un formalismo que le exonera del deber de acudir a los entrenamientos. El Atlético replica que no hay ningún reglamento que respalde esta posición y que, por tanto, se dan las condiciones para abrirle expediente por incumplimiento grave de su contrato. Oficialmente el jugador de 28 años está en situación de rebeldía. Rompe con sus deberes profesionales unilateralmente dos días después de que el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, comunicara en una conferencia de prensa que había iniciado contactos con el Atlético para cerrar su traspaso. “Nos interesa Griezmann”, señaló Bartomeu, apuntando que su director ejecutivo, Óscar Grau, se había reunido con el consejero delegado rojiblanco, Miguel Ángel Gil Marín.

Con contrato hasta 2023

Las fuentes consultadas en el Atlético aseguran que la posición oficial del club es sencilla. Griezmann tiene contrato hasta 2023, advierten, el Atlético no quiere negociar su venta porque cuenta con él, y solo le han pedido que aclare su futuro para poder anticipar soluciones en el mercado de fichajes. Indican además que el Barça llamó al Atlético por primera vez interesándose por Griezmann el pasado jueves 4 de julio y lo hizo, fundamentalmente, para preguntar si aceptaban un aplazamiento en el pago de los 120 millones de euros de su cláusula de rescisión. Dicen en el Atlético que esto indica un menosprecio.

Gil Marín advirtió hace un mes de que Griezmann había firmado un precontrato con el Barça. Esta circunstancia, de producirse, contraviene las normas de la FIFA que prohíben tajantemente a los clubes negociar con jugadores con contrato en vigor con otros clubes, hasta los últimos seis meses de su vinculación. El Barça, que persigue el fichaje del francés desde hace años, alega que no existen pruebas de tal precontrato y se ajusta a su derecho a pagar la cláusula, reducida desde el 1 de julio de 200 a 120 millones de euros.

En sintonía con los tiempos y con la telegenia del protagonista, el desenlace ha seguido un curso videográfico. El 14 de junio de 2018 Griezmann emitió un vídeo producido por Gerard Piqué en el que reconocía haber evaluado seriamente su traspaso del Atlético al Barça antes de resolver quedarse en el Wanda. El 14 de mayo pasado, tras anunciar su decisión a Gil Marín y a Simeone, el mediapunta volvió a emitir un vídeo en el que aparecía despeinado contra una pared de piedra blanca de frente a la cámara para revelar su deseo: “He tomado la decisión de irme, de ver otras cosas y tener otros desafíos. Me ha costado coger ese camino pero es lo que siento que necesito”.

El viernes pasado, ante el reconocimiento manifiesto de Bartomeu de su interés por Griezmann, el Atlético emitió uno de los comunicados más belicosos que se recuerdan entre los miembros de LaLiga denunciando al Barça por negociar con Griezmann desde febrero: “El Atlético de Madrid quiere expresar su más enérgica repulsa por el comportamiento de ambos, especialmente del Barcelona por haber inducido al jugador a romper su vínculo contractual con el Atlético de Madrid en un momento de la temporada donde el club se estaba jugando, no sólo la eliminatoria de Champions ante la Juventus, sino el título de Liga contra el propio FC Barcelona”.

Rutina mágica en Los Ángeles de San Rafael

Diego Simeone reunió a la plantilla del Atlético ayer para embarcarla en el autobús que la trasladaría a Los Ángeles de San Rafael a iniciar la pretemporada. La localidad segoviana, donde la familia Gil tiene un hotel con un complejo de campos de fútbol, es el enclave cabalístico de Simeone. En las concentraciones estivales de San Rafael se fraguaron las temporadas más exitosas de El Cholo. Tras el experimento de 2018 en los Alpes el cuerpo técnico quiere volver a la rutina mágica.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >