Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Márquez quiere un 10 en Alemania

El líder del Mundial acumula nueve victorias consecutivas en Sachsenring y saldrá desde la 'pole' para alargar el ciclo

Marc Marquez, durante la clasificación en Sachsenring.
Marc Marquez, durante la clasificación en Sachsenring. EFE

Pole y récord del circuito para Marc Márquez en Sachsenring. El líder del Mundial arrancará desde la posición preferente este domingo en el Gran Premio de Alemania (14.00, Dazn), tras dar un recital en la tanda de calificación. Márquez no se suele conformar con vencer en tierras germanas, prefiere arrasar. Pero tuvo que machacar el récord de la pista (1m 20s 1) en 3,6 kilómetros, para liberarse del asedio de Fabio Quartararo y Maverick Viñales, y asegurarse una pole que parece tener reservada en este circuito: acumula diez seguidas. Siempre, en las otras ocasiones que salió primero, lo rubricó con la victoria en carrera.

Marc Márquez podría servir de ejemplo a los defensores de la teoría que el cuerpo humano tiene un lado dominante. Rueda especialmente bien en aquellos trazados que exigen inclinaciones prolongadas hacia el costado izquierdo. El circuito de Sachsenring, una serpiente de asfalto agazapada entre campos de cereales, encadena hasta siete curvas de izquierdas y, tras una vertiginosa bajada, dibuja otros dos ángulos zurdos antes de entrar en meta. La pista le sienta que ni pintada al líder del Mundial, que asocia con victoria el viaje anual a Sajonia, corazón rural de la antigua Alemania Democrática. En tiempos del telón de acero aquí se celebraban las fiestas más salvajes del calendario. Los pilotos despilfarraban después de la carrera el dinero que habían ganado en premios porque sabían que, al cruzar la frontera, sería papel mojado. Eran días en que los altavoces del circuito se quedaban afónicos en la ceremonia del podio si resultaba victorioso alguien indeseado por el aparato político de la RDA y la Stasi. Se recuerda como un episodio bochornoso el apagón del himno de la Alemania Federal en la victoria, en 1971, de Dieter Braun.

Marc Márquez hubiera traído de cabeza a los técnicos de megafonía de Sachsenring. Ha ganado de manera consecutiva en los últimos nueve años. Le da igual la montura que conduzca, porque desde 2010 acumula trofeos de 125, un par de Moto2 y media docena de MotoGP. Este fin de semana Márquez busca convertirse en el hombre 10.

Marcando territorio

Y, como si tuviera prisa por irse de vacaciones -el Mundial para ahora casi un mes-, Márquez empezó marcando territorio en los entrenamientos desde bien temprano. La primera sesión calificatoria del sábado confirmaba lo que ya había apuntado el viernes: en Sachsenring nadie rueda más rápido que el duopolio Márquez-Honda. Arrancó el sábado clavando una vuelta en 1m 20s 3, a una décima del récord. Aperitivo matinal de lo que vendría luego.

Fabio Quartararo, tan comedido en rueda de prensa como descarado cuando se calza el casco, apretó para mantener el ritmo de Márquez y sufrió una tremenda sacudida por un violento trallazo de la rueda de atrás de su Yamaha cuando circulaba a 250 kilómetros por hora. "Iba a fondo", reconoció luego el francés. Se luxó el hombro izquierdo, pero no se amilanó en la calificación y fue el más rápido tras el ciclón Márquez. Otra Yamaha, la de Viñales, completa la primera fila. "Veo más fuerte a Maverick que a Quartararo", valoró Márquez. La decepción se apoderó del box de Ducati. Dovizioso, segundo en el Mundial, no pasó el corte de la Q2 y saldrá el 13º, como en Austin, su peor posición de arranque de la temporada. Petrucci partirá justo por delante. Petrux, que acaba de firmar su renovación, sí pasó a la Q2 pero apenas pudo intentar una vuelta rápida; primero se enzarzó en una discusión con Joan Mir y, luego, sufrió un patinazo que le dejó tocada una mano. "Me caí en el peor punto del circuito y me asusté porque me dolía mucho", reconoció. Las pruebas medicas descartaron fractura. También se cayó Valentino Rossi, que partirá desde el undécimo lugar en parrilla. "La relación con la moto es como con una novia, y ahora no tenemos una relación fantástica", dijo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >