Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La marabunta de España devora a Rusia rumbo a semifinales

El conjunto de Mondelo anula a Vadeeva con una defensa de museo, se garantiza el billete para el Preolímpico y peleará por las medallas

Laura Gil y Laia Palau pelean un rebote ante las defensoras rusas.
Laura Gil y Laia Palau pelean un rebote ante las defensoras rusas. feb

España se ganó las semifinales del Eurobasket y el billete para el Preolímpico de Tokio 2020 tras abrumar a Rusia en uno de sus mejores partidos de este ciclo ganador (78-54). El conjunto de Mondelo se medirá este sábado con la anfitriona Serbia en busca de su séptima medalla consecutiva en grandes torneos tras otra exhibición de voracidad en el día clave del campeonato. Con Astou Ndour (24 puntos y 12 rebotes) y Laura Nicholls (11 puntos y 7 rebotes) de nuevo al frente, la selección española fue una marabunta de pasión, hambre y talento que devoró al ejército ruso: 24 puntos de diferencia, 48-35 en el rebote, 15 robos y 23 pérdidas provocadas. Maria Vadeeva, el coco rival, se quedó en seis puntos, con un 1 de 6 en tiros de campo, y no lanzó a canasta en toda la segunda mitad.

El calendario

Semifinales.
Sábado. Horario por confirmar.

ESPAÑA-Serbia
Francia-Reino Unido

Final.
Domingo, 20.30.

Tercer y cuarto puesto.
Domingo, 17.30

De principio a fin España fue un torbellino que derritió el parqué del Arena de Belgrado. Abrumó a su rival a base de intensidad y agitación y sujetó a Vadeeva con un plan gremial y abnegado de ayudas en defensa que le permitió hacerse con el ritmo del juego en un santiamén (15-7, minuto 7). Olaf Carsten se vio obligado a repasar la lección nada más comenzar y Rusia reaccionó momentáneamente alterando su guion y apostando por el uno contra uno y las penetraciones. Pero fue un espejismo. Con Ndour y Marta Xargay encargándose de la intendencia de puntos y Laura Gil bregando con acierto en el rebote ofensivo, el conjunto de Mondelo se reconoció en su mejor versión, puso en valor su plan de partido y llevó a las gigantes rusas directas al diván. No encontraron réplica a semejante frenesí competitivo.

Pendiente de los retoques tácticos para limitar la influencia de Vadeeva, unas veces con presión otras con defensa zonal, al seleccionador español le preocupaba también en la víspera el ataque. “Hacemos un desgaste grandísimo en defensa para compensar nuestra falta de físico frente a las rivales y eso nos penaliza en ataque. No es nuevo, pero otros años quedaba más disfrazado porque Alba [Torrens] se sacaba de la manga canastas muy complicadas en ataque estático y nos daba muchos recursos a campo abierto”, analizaba Mondelo antes de encarar a Rusia. “Ganar con 60 puntos es muy complicado. Además de seguir defendiendo a gran nivel, tenemos que llegar a los 70”, recalcó marcando el camino y los guarismos.

Anotando a buen ritmo desde el inicio y rescatando segundas opciones a base de coleccionar rebotes a granel, España cumplió con creces el propósito. Alcanzó los 10 de ventaja antes del viaje a vestuarios (35-25, minuto 12) y, sin conceder tregua alguna, desató la tormenta mientras Rusia asistía atribulada al alarde de manos rápidas y contraataques trepidantes de las campeonas de Europa. Llegaron un triple de Cristina Ouviña y dos tiros libres de Tamara Abalde para subrayar la excelsa aportación del banquillo y, a continuación, cuatro puntos consecutivos de Anna Cruz para lanzar definitivamente al conjunto de Mondelo. La mejor versión de España dejó a la tropa de Vadeeva en 12 puntos en el segundo cuarto, incapaz de echarles el lazo y de escapar de su presión (44-25, minuto 19).

Atacando desde la defensa, compitiendo con una fortaleza mental sublime y afilando su esencia, España volvió a rebajar la importancia de los centímetros para poner en juego el carácter. Vadeeva cerró los primeros 20 minutos con un elocuente 1 de 6 en tiros de campo. No tiró más a canasta. El rebote, la estadística del hambre, reflejaba para entonces un 27-15. Siete robos y 10 pérdidas provocadas completaban una exhibición creciente. Las rusas solo fueron capaces de repartir tres asistencias en la primera entre la marabunta defensiva española.

En la reanudación no bajaron el ritmo las españolas. Del 48-28 del minuto 21 al 58-36 cinco más tarde. Con Vadeeva aislada y desquiciada, Xargay, Nicholls, Cruz y Ndour avanzaron en la conquista del billete para el preolímpico mientras Rusia buscaba atajos para intentar un reenganche imposible. Al comienzo del último cuarto, el cuadro de Carsten armó un 2-9 de parcial, pero ahí apareció de nuevo la conexión que ha hormigonado a España durante el campeonato. Un triple de Ndour y otros tres puntos de Nicholls recuperaron los 20 de renta para España y terminaron por rendir a Rusia. La lesión de la propia Nicholls en el tobillo izquierdo a menos de un minuto del final fue la única mala noticia de un equipo que escribió otro capítulo memorable de su leyenda competitiva.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información