Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal: “Si la ATP le promociona, Kyrgios se crece”

El balear apunta al rector del circuito y dice que el australiano “ha perdido el camino”, mientras este rechaza disculparse por el pelotazo e ironiza: “Sí, iba a por él. Quería pegarle justo en el pecho...”

nadal wimbledon
Nadal celebra la victoria contra Kyrgios en Londres. REUTERS

Sin tiempo para que los aficionados abandonasen la central ni que los periodistas puliesen sus crónicas, Nick Kyrgios tomó asiento en la sala de conferencias después de tres horas volcánicas. “Pareces muy excitado al preguntarme esto. Debes tener una vida muy aburrida…”, le respondió al reportero que abrió turno y le preguntó por la noche anterior, en la que fue visto en un pub de la zona (Dog&Fox). “Tú estabas en el pub. Esto es embarazoso…”, contestó luego a una chica que había elogiado su partido, porque más allá del circo Kyrgios desplegó el abanico y ofreció dosis fantásticas de tenis.

“Sé de lo que soy capaz. Soy un gran jugador, pero no hago el resto de cosas. No soy el tío más profesional. No me entrenaré día tras día. Hay muchas cosas en las que necesito mejorar para alcanzar el nivel que tienen Rafa, Novak o Roger desde hace tanto tiempo. Pero no, no creo que de momento pueda aspirar a ganar un Grand Slam”, afirmó el 43 del mundo en una comparecencia que transcurrió en un tono distendido hasta que le plantearon la escena en la que replicó con un pelotazo fuera de lugar, que estuvo a punto de impactar en el cuerpo del balear, protegido con su raqueta.

“¿Por qué debería disculparme?”, cuestionó al periodista. “¿De qué?”, siguió. “No le golpeé, golpeé su raqueta, ¿no? ¿Por qué debería disculparme? Gané el punto, no me importa. ¿Por qué debería disculparme? Cuántos grandes tiene el tío y cuánto dinero tiene en la cuenta? Creo que él puede quitarse la bola del pecho, hermano. No voy a disculparme”, añadió sin ninguna intención de recular. “Pero, le apuntaste directamente a él”, le insistieron. “Sí, iba a por él. Quería pegarle justo en el pecho, pero tiene buenas manos...”, ironizó antes de seguir la misma línea en la respuesta sobre si le habían molestado los retrasos de Nadal: “No, él es súper rápido…”.

Media hora después intervino Nadal, que se había mordido la lengua los días previos al cruce y que durante el turno en español sí entró más en profundidad en el tema. “Esto va de que estamos en un partido y en la historia de este deporte siempre ha habido respeto y fair play. Nick hace eso para molestar a su oponente, pero es que no es peligroso para mí, pero puede serlo para el línea, porque no sabes dónde va a ir la pelota… No se trata de que yo me enfade con él, se trata de que estamos en un partido de tenis”, introdujo.

“Es que le estamos ayudando a que haga más cosas raras o especiales. Si vamos hablando de él todo el día y si desde la ATP [el organismo que rige el circuito masculino] le hacen la promoción que le hacen todo el día, pues él se sigue creciendo. Tiene un gran talento y hay que promocionar ese talento, porque es bueno para el tenis, pero hay otras cosas que no hay que promocionar”, expuso; “me da igual si él me va a pegar un bolazo, porque está en su derecho de hacerlo; otra cosa es que sea correcto o incorrecto, y creo que él tal vez tiene una ética un poco distinta a la que tiene la mayoría de la gente”.

Y resolvió el balear, al que se le ha ido aclarando aparentemente el trazado en el cuadro tras las eliminaciones de Denis Shapovalov, Marin Cilic o Dominic Thiem: “No creo que sea un mal chico, pero creo que ha perdido un poco el camino y lo tendría que recuperar, porque sería bueno para su carrera”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información