Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Laso es leyenda. Estará aquí el tiempo que él quiera”

El Real Madrid se plantea la evolución de este ciclo ganador con el técnico como piedra angular y nombres como De Colo y Jordan Mickey para reforzar la plantilla con “retoques ambiciosos”

Pablo Laso con el trofeo de campeón de Liga
Pablo Laso con el trofeo de campeón de Liga acbphoto

El alirón del Real Madrid en el Palau Blaugrana coincidió con el octavo aniversario del anuncio oficial del fichaje de Pablo Laso por el club blanco. “El hombre de la casa”, como fue presentado en el verano de 2011, convenció a estetas y vitrinólogos y atajó las dudas con un recorrido memorable: 17 títulos de 33 posibles (cinco Ligas, cinco Copas, cuatro Supercopas, dos Euroligas y una Intercontinental) y más de un 77% de triunfos (484 en 626 partidos). El ciclo continúa. “¡Cumplo dos legislaturas! Hay algunos políticos que dicen que con dos legislaturas ya basta, pero yo no soy político, soy entrenador, por ahora”, bromeó Laso en la tradicional cabalgata del equipo blanco por las instituciones madrileñas para ofrecer la 35ª Liga a los aficionados.

Se explayó como nunca Florentino Pérez para mostrar el orgullo por su baloncesto y el agradecimiento al propio Laso, en una sentida alocución en la sede del gobierno municipal en Cibeles. “Hay que dar las gracias a Pablo por esta época especial, única y emocionante”, expresó Pérez. “En estos años habéis demostrado lo que es un verdadero equipo. Me emociona ver la relación y la fuerza que sois capaces de generar juntos. Esta etapa quedará para siempre en la memoria colectiva de todos los madridistas y todos los amantes del baloncesto. Vuestra leyenda va acompañada de un estilo, carácter, personalidad y prestigio que os vincula a lo mejor de nuestra historia”, relató el mandatario amontonando sentimentalismo. “Somos la hostia”, resumió mucho más escueto y contundente el capitán, Felipe Reyes.

En la búsqueda de las claves de este ciclo, Chus Mateo, ayudante de Laso, ahondó en la psicología del vestuario. “Hay un núcleo muy sólido que siente, entiende y sabe transmitir lo que hace grande a este equipo. Y después hay que focalizarlo en Pablo. Él ha conseguido que todos vayamos a una. A veces, ser entrenador no es solamente saber de táctica y técnica sino saber llevar un grupo humano en el que cada uno tiene sus particularidades y sus exigencias”, señala el técnico. Mateo lo tiene claro: “Laso es el gran artífice”.

Felipe y Llull, con el trofeo de la Liga
Felipe y Llull, con el trofeo de la Liga EFE

El entrenador vitoriano, con contrato hasta junio de 2020, es la piedra angular de esta era. Desde hace años, desde el principio, el Lasismo es la metonimia del proyecto. “Tiene contrato en vigor y va a estar aquí el tiempo que él quiera”, explica Juan Carlos Sánchez, director de la sección de baloncesto del Madrid. “No vamos a tener nunca un entrenador que nos dé lo que nos ha dado él en estos años. Es historia de este club y es leyenda, como el equipo que ha formado. No hay ningún debate. Yo le auguro un futuro con muchos años aquí”, sentencia el directivo, marcando la hoja de ruta. “Para el año que viene tendremos una estructura muy parecida y se añadirán pocos detalles. Pero los retoques que hacemos siempre son ambiciosos”, recalca Sánchez. “Me parece imposible lo que estamos viviendo. Es muy difícil ganar tanto. Cada año tenemos rivales con presupuestos mayores que el nuestro que buscan reforzarse”, dimensiona el arquitecto del equipo junto a Alberto Herreros. Ambos trabajan ya en otra vuelta de tuerca a esta era.

“Invitaré a Ferrándiz para que no se mosquee”

Pedro Ferrándiz logró 27 trofeos en sus 13 años como entrenador del Madrid y Lolo Sainz estiró la secuencia con 22 títulos más en 14 cursos. Como en cada conquista, a Laso (17 títulos en ocho años) le volvieron a preguntar por los dos referentes del banquillo blanco. “Estoy muy contento con mis títulos, invitaré un día a comer a Ferrándiz para que no se mosquee conmigo por seguir sumando”, bromeó. “Pedro está al frente de una lista en la que aparecen Lolo Sainz, Clifford Luyk, Emiliano, Corbalán, Fernando Martín, Drazen Petrovic... y tantos otros. Yo solo soy uno más de los que han tenido la suerte de defender este escudo”, repasó Laso.

De la actual plantilla de 16 jugadores, saldrán Kuzmic, Ayón y el canterano Pantzar, al que se busca destino para hacer la mili. Una cesión que también se plantea con Prepelic. Quedan por resolver los casos de Yusta y Causeur, que también acaban contrato, como los dos pívots, y está garantizada la continuidad de Taylor. Con el mercado inflacionado por las reconstrucciones en marcha de CSKA, Armani Milán y Barcelona entre otros grandes presupuestos, la ambición del Madrid pasa por retener a dos de sus jugadores franquicia: Tavares, a punto de renovar por cinco años, y Campazzo, que hace un año amplió su contrato hasta 2021 pero vuelve a estar en el escaparate de la NBA. “Facu es madridista y yo creo que se va a quedar muchos años en el club”, sentencia Sánchez para acallar los rumores. “¿Adónde voy a ir?”, sonríe el interesado. “Estoy muy feliz acá y no pienso en eso ahora”, despeja el base argentino.

Así las cosas, en el capítulo de fichajes la operación más ambiciosa es la de Nando de Colo, con dos grandes inconvenientes, eso sí: la dura oposición del Valencia (que tiene derecho de tanteo) y la perspectiva del propio De Colo de jugar un año más en la NBA para tener derecho a la pensión que abona la liga estadounidense a sus exjugadores una vez cumplidos los 50 años. Laprovittola permanece en la sala de espera, pendiente de resolver también el tanteo del Joventut, y Heurtel asoma como posibilidad morbosa en caso de confirmarse su salida del Barça, como parece su intención por incompatibilidad con Pesic. Para reforzar la pintura, según avanzó As, el objetivo casi atado es el pívot estadounidense del Khimki, Jordan Mickey, de 25 años y 2,03m, con tres años de pasado NBA (Boston Celtics y Miami Heat) y uno de experiencia en Europa con 14,2 puntos, 5 rebotes y 15,4 de valoración en la Euroliga. La progresiva incorporación de Garuba y la tutela a distancia de Carlos Alocén en Zaragoza son las apuestas de futuro.

“Llevamos mucho tiempo haciendo las cosas bien, no solo en la parcela deportiva. Tenemos plantilla y hambre para que este ciclo dure mucho más. Da igual como se refuercen los rivales. Nuestro objetivo es estar arriba siempre”, ambiciona Llull. Por el momento, ya suman 17 títulos, siete más que en los 22 años que pasaron entre la marcha de Lolo Sainz (1989) y la llegada de Laso (2011).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información