Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escocia, una pionera al alza

El equipo británico, debutante en un Mundial, acumula su segunda participación seguida en un gran torneo internacional

La selección escocesa de fútbol femenino, antes de iniciar un partido. rn
La selección escocesa de fútbol femenino, antes de iniciar un partido.

Escocia lleva dos clasificaciones seguidas para la fase final de un gran torneo, lo cual no debe extrañar a nadie porque tienen talento para dar y regalar. Tras clasificarse para la Eurocopa 2017 como segundas de su grupo, con siete victorias y una sola derrota, en la fase final en Holanda jugaron mermadas por una epidemia de lesiones. Kim Little, centrocampista del Arsenal, y Lizzie Arnot, jugadora por aquel entonces del Hibernian que ahora milita en el Manchester United, se rompieron el ligamento anterior cruzado. También se perdieron la cita por lesión Emma Mitchell, del Arsenal, y Jen Beattie, del Manchester City. En el primer partido de su grupo, las escocesas sufrieron un severo correctivo de 6-0 a manos de Inglaterra, encima con lesión de hombro para la delantera Jane Ross. Perdieron 2 a 1 frente a Portugal y ganaron 1-0 a España, y casi pasan a cuartos de final, pero a igualdad de puntos el golaverage clasificó a España. Tras la decepción, la entrenadora Anna Signeul dio paso a Shelley Kerr, exentrenadora del Arsenal, que lo primero que hizo fue solicitar un informe sobre los resultados del equipo en las diferentes ediciones de la Eurocopa.

Llegar a la fase final del Mundial no fue sencillo para Escocia. Solo el primer puesto en los grupos de cinco equipos aseguraba el pase y lo consiguieron en la última jornada. Mientras Suiza se dejaba puntos ante Polonia, los goles de Little y Ross certificaron la victoria por 2 a 1 sobre Albania y el billete para su primera fase final en un Mundial.

Entre las jugadoras del equipo de Kerr procedentes de la Superliga femenina de Inglaterra están Little, Mitchell y Lisa Evans, campeonas de liga, las dobles campeonas de Copa Beattie y Caroline Weir, la semifinalista de la Champions Erin Cuthbert, y Ross, finalista de la FA Cup. Varias jugadoras vienen de los dos clubes principales de la liga escocesa (SWPL), Glasgow City e Hibernian, y la capitana, Rachel Corsie, lidera la liga estadounidense (NWSL) con las Utah Royals. Todas ellas son jugadoras que saben ganar.

Sobre el papel, el equipo titular de Escocia es capaz de ganar a cualquiera. Un buen partido pese a perder 1-0 contra las actuales campeonas, Estados Unidos, permitió vislumbrar el potencial de las escocesas en el último amistoso jugado en 2018. Mantener en buena forma a sus jugadoras será crucial. Al contrario que las selecciones punteras, Escocia carece de recambios solventes en el banquillo, algo que se vio en la Eurocopa de Holanda. Pero si les acompaña la suerte en ese aspecto, no les costará despojarse de la etiqueta de cenicienta que muchos les otorgan.

Igual que en 2017, el primer rival es Inglaterra. Ya más curtidas en la competición y con deseos de venganza, seguramente no veremos un marcador tan contundente como aquel 6-0 que sufrieron.

 

Seleccionadora

Shelley Kerr llegó al cargo tras la decepcionante Eurocopa de 2017 y ha llevado al equipo a su primera fase final de un Mundial. Tras dirigir al Arsenal desde febrero de 2013 hasta el final de la temporada 2014, donde ganó dos ediciones seguidas de la FA Cup, Kerr se convirtió en la primera entrenadora de un equipo masculino de categoría absoluta al hacerse cargo del Stirling University en la Lowland League.

Jugadora estrella

Kim Little. Se perdió el primer torneo internacional importante de Escocia, la fase final de la Eurocopa 2017, por lesión en el ligamento anterior cruzado, pero ahora está en buena forma y dispuesta a demostrar por qué es una de las mejores jugadoras del mundo en la actualidad. Tras romperse la pierna en la paliza del Arsenal a Chelsea por 5-0 el pasado octubre, muchos se temían lo peor, pero la veterana de 28 años se recuperó antes de lo previsto y volvió para controlar la sala de máquinas del equipo de Joe Montemurro, camino del primer título en siete años.

¿Sabía que....?

Cuando Claire Emslie del Manchester City y Chloe Arthur del Birmingham coincidieron en el Bristol City, trabajaron juntas en el bar de unas instalaciones de fútbol sala. Les cayeron los motes de “Lime” y “Soda”, y ambas han prometido lucir esos nombres en sus botas en Francia.

Breve historia del fútbol femenino en Escocia

Los primeros registros de fútbol femenino se remontan a Escocia. En las Highlands se organizaban partidos de solteras contra casadas, mientras los hombres se fijaban a ver cuál de las solteras les gustaría como futura esposa. Mucho más tarde, en Easter Road se celebró el primer partido del que se tiene noticia según las reglas de la Asociación de Fútbol (FA), Inglaterra contra Escocia, en 1881. Muchas mujeres trabajaron en las fábricas durante la Gran Guerra y formaron equipos femeninos. En 1918 se organizó un partido amistoso contra Inglaterra en Celtic Park con 8.000 espectadores. Sin embargo, la Asociación de Fútbol Escocesa (SFA) prohibió el fútbol femenino en la década de 1920, y otro tanto hizo la FA en Inglaterra.

En 1974, la Asociación de Fútbol Escocesa reconoció por fin a la Asociación de Fútbol Femenino Escocés. En esos años, Rose Reilly y Edna Neillis se instalaron en Italia para dedicarse al fútbol de forma semiprofesional. Reilly jugó en nueve clubes italianos diferentes, ganando ocho títulos de liga. Obtuvo la nacionalidad italiana y después ganó el Mundialito Femminile en 1984. La SFA se hizo cargo del fútbol femenino en 1998. Aunque la liga femenina de Escocia no tiene el nivel de la liga inglesa, se están haciendo grandes progresos. El pasado diciembre, Celtic anunció la creación de un equipo femenino profesional de modo permanente, y los Rangers dijeron que aumentaban el presupuesto de su equipo femenino.

Además, el Gobierno escocés ha destinado una partida de unas 80.000 libras esterlinas para facilitar el entrenamiento a tiempo completo de las seleccionadas antes del Mundial.

¿Qué jugadora sorprenderá a todos en del Mundial?

Erin Cuthbert. A la entrenadora del Chelsea, Emma Hayes, se le han acabado los superlativos para referirse a Cuthbert, delantera de 20 años. “Sueñas con tener jugadoras como ella: todo corazón, ganas y decisión", dijo después de que su pupila marcase en la primera y segunda mitad en la victoria sobre Arsenal, 2-1, en enero. La delantera ha marcado 13 goles en todas las competiciones, incluido uno contra el Lyon en el Estadio Groupama en la ida de la semifinal de la Champions.

¿Cuál es el objetivo realista de Escocia en Francia y por qué?

El equipo busca superar la fase de grupos. Es un reto difícil pero no imposible. El plantel que se presenta en Francia es considerablemente más fuerte que el de la Eurocopa de 2017 y podría dar una sorpresa o dos. Los cuatro mejores terceros pasan a octavos y Argentina es sin duda la selección más floja del grupo, así que Escocia tiene opciones reales de salir airosa.

Jugadoras federadas

Según el informe anual de 2018 de la SFA, 12.289.

Suzanne Wrack escribe en The Guardian. Síguela aquí en Twitter.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >