Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Vardar, más fuerte que el caos

El rival del Barça en las semifinales de la Champions de balonmano juega su tercera Final Four seguida tras un curso convulso y sin tener asegurado su futuro en la élite tras el anunciado adiós de su mecenas

Los jugadores del Barça y del Vardar se saludan en el partido de la Champions de este año en el Palau.
Los jugadores del Barça y del Vardar se saludan en el partido de la Champions de este año en el Palau. getty

La temporada del Vardar, el rival del Barcelona este sábado en las semifinales de la Champions de balonmano (18.00, Teledeporte), es un parte interminable de problemas y contratiempos. Varios de sus jugadores clave se marcharon el pasado verano y el primer día de la pretemporada, el entrenador español Roberto García Parrondo llegó al vestuario y vio que no estaba su defensor central titular, Alexis Borges; nadie le había avisado de que el fichaje se había frustrado. Dos días después, el presidente rescindió el contrato de uno de los dos porteros porque se encontraba fuera de peso. Semanas más tarde, nada más iniciarse la competición, el club empezó a dejar de pagar con normalidad y, desde entonces, acumula fuertes impagos. Las lesiones han sido constantes en la plantilla. Y antes de la eliminatoria de cuartos de final de la Liga de Campeones, la peor noticia: el presidente, el empresario ruso Sergey Samsonenko, anunció que dejaba de invertir en la entidad y que la plantilla debía buscarse una salida.

Pero ningún revés torció el espíritu del conjunto macedonio, que se clasificó para su tercera Final Four seguida. Por suerte, además, en las últimas semanas la soga se ha aflojado un poco, o eso parece, porque el club ha transmitido al vestuario que cuenta con nuevos patrocinadores y el apoyo del Gobierno del país para mantenerse en la élite y continuar con la mayoría de los jugadores, algo que todavía no se ha concretado. Tal vez, después de la resolución de la Champions. Así llega el Vardar a la cita de Colonia, a dos pasos del título más importante y con el susto metido en el cuerpo por su futuro.

“Ahora todos estamos muy felices por jugar la Final Four, pero el inicio del año fue muy complicado, caótico, las cosas como son”, reconoce García Parrondo, que firmó con Egipto hace un mes, poco después de que le comunicaran que el proyecto se desharía. “Nosotros nos centramos en lo deportivo porque con problemas financieros llevamos todo el curso”, afirma el técnico español, retirado en 2017 y debutante esta campaña al frente del equipo masculino después de dirigir la pasada al femenino (perdió la final de la máxima competición continental ante el Gyori ETO húngaro de Ambros Martín). “No creo que ningún jugador haya cobrado ni la mitad de lo firmado, pero confiamos en la palabra del presidente. Nos ha dado garantías de que vamos a recibir todo lo que nos debe. Y siempre que alguien ha necesitado algo de liquidez y se lo ha pedido, se lo ha dado”, explica el preparador.

Sergey Samonenko, el mecenas de la entidad en el último lustro cuyo adiós ha dejado al club tiritando, es un empresario ruso de 51 años con negocios en el mundo de las apuestas. Llegó al Vardar en 2012 a través del conjunto femenino y, una temporada después, adquirió también el masculino. Construyó su actual pabellón, compró una veintena de casas para convertirlas en residencia de la plantilla y, bajo su inversión, el equipo de Skopje, la capital de Macedonia, fue campeón de Europa en 2017, con el español Raúl González en la banda (hoy en el PSG). El mayor éxito en la historia de esta entidad fundada con 1961 con 13 ligas nacionales en su palmarés. Pero hace un par de meses, decidió poner pie en pared. “Los tres últimos años he sostenido el club con préstamos”, señaló el todavía presidente en un comunicado. “Mis empresas tienen 5.000 empleados y no quiero poner en peligro sus puestos de trabajo por el balonmano”. Ahora, la institución busca de forma desesperada un nuevo futuro de calidad sin él.

De las cuatro escuadras que persiguen el título este fin de semana en Alemania (Barcelona, Kielce, Veszprem y Vardar), solo la balcánica ha disputado las tres últimas ediciones. Y todas ellas proceden del mismo grupo de la primera fase; para muchos, el más difícil de la historia de la Champions. Además de los problemas de cobro, en la pista la plantilla se tuvo que reconstruir sobre la marcha -“sobre todo, desde el punto de vista defensivo”, apunta Parrondo, nombrado el mejor entrenador del año en esta competición- porque varios de sus pilares se marcharon el pasado verano (Cindric, Sterbik, Abutovic y los españoles Cañellas y Maqueda) y los problemas físicos de jugadores importantes han sido habituales. En el camino, encontró nuevas referencias, como el portero Milosavljev o el central Skube, que se unieron a las de Dibirov, Kristopans y Cupic.

Acabó tercero la fase de grupos, con nueve victorias, un empate y cuatro derrotas. En octavos eliminó al Zagreb y en cuartos, al Pick Szeged de Juan Carlos Pastor. No le ha ido bien, sin embargo, contra el Barça (dos derrotas: 26-30 y 34-26), pero el cuento de Colonia es otro: “La clave será atacar bien, impedir que corran y que anoten goles fáciles en contragolpes. Ellos el salto lo han dado en defensa”, apunta su entrenador, que añade que su equipo jugará “con ilusión y no con presión”. Los problemas del Vardar están más fuera que dentro de la cancha.

Emparejamientos de la Final Four

Semifinales. Sábado 1 de junio

Veszprém - Kielce (15.15, Teledeporte en diferido a las 21.30)

Barcelona - Vardar (18.00, Teledeporte)

Tercer y cuarto puesto. Domingo 2. 15.15 (Teledeporte)

Final. Domingo 2. 18.00 (Teledeporte)

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información