Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El despido de Setién, una decisión de riesgo

Serra Ferrer, director deportivo del Betis, prescinde del técnico con mayor promedio de victorias en Primera y quien revalorizó la plantilla

Setién, junto a su segundo Sarabia, en el Bernabéu. Ampliar foto
Setién, junto a su segundo Sarabia, en el Bernabéu. EFE

Fue en la Ciudad Deportiva Luis del Sol. El pasado viernes por la mañana, el presidente del Betis, Ángel Haro, y el consejero delegado, José Luis López Catalán, se reunieron con Quique Setién para comunicarle que habían decidido rescindir el contrato que unía al cántabro con el club andaluz hasta junio de 2020. Lo curioso del asunto es que tanto el presidente como el vicepresidente le dijeron a Setién que confiaban en él. Las razones del director deportivo, Lorenzo Serra Ferrer, partidario de su destitución, y el divorcio de la grada con el entrenador fueron las razones esgrimidas por el presidente. Serra, un ídolo para la afición bética porque siempre ha sido sinónimo de éxito, llegó a plantear su salida si el presidente y el consejero delegado mantenían a Setién en el banquillo.

MÁS INFORMACIÓN

“¿Serra? Se me ha olvidado citarlo en mi carta de despedida. No me he dado cuenta”, ironizó Setién en su ronda de intervenciones radiofónicas nocturnas, certificando la guerra civil que se había desatado en las altas esferas del Betis por su futuro. El técnico entendió las razones de los dirigentes y se llegó a un acuerdo rápido para la rescisión. En el Betis agradecieron su disponibilidad para no cobrar nada del año todavía en vigor. Solo una pequeña indemnización por no cumplirlo. “Una cosa más que agradecerle”, se comentó en el Villamarín. Setién, criticado desde el principio por un sector de la prensa y de la afición, lo había pasado mal en las últimas semanas. Los gritos en su contra de la afición le habían hecho mella y casi le habían convencido de que lo mejor era poner el punto final.

Desplome

El Betis ha quedado en la 10ª plaza y a tres puntos de la séptima, que da derecho a jugar en Europa, el objetivo de la temporada. Si bien es cierto que el desplome del equipo en la segunda vuelta ha sido evidente (14 de 29 puntos desde su eliminación en las semifinales de la Copa el 28 de febrero), la decisión de prescindir de Setién supone un riesgo. El club andaluz despide a un entrenador que ha ganado más que ha perdido, ha revalorizado la plantilla y ha roto varios registros históricos en la entidad andaluza.

De hecho, el Betis no destituía a un entrenador estando entre los 10 primeros clasificados desde 1986. El entonces técnico, Luis Cid Carriega, pactó su salida de la entidad andaluza cuando faltaban seis jornadas. Las dos temporadas de Setién no son un hecho demasiado usual en un Betis que ha cambiado hasta en 18 ocasiones de entrenador en los últimos 12 años. Solo el propio Serra y Víctor Fernández cumplieron dos años de contrato en el presente siglo. Pepe Mel llegó a tres (uno de ellos en Segunda).

Setién, según el dato aportado por el estadístico Fran Martínez, se va siendo el entrenador con mejor porcentaje de victorias en Primera (42,11%) con más de 60 partidos dirigidos en el Betis. Además, analizando los datos de la web especializada Transfermarket, el técnico ha contribuido a revalorizar la plantilla aumentando el valor de muchos de los jugadores desde su estreno de la mano de Setién. Junior, por ejemplo, ha pasado de tener una estimación de 100.000 euros a 25 millones. Canales ha pasado a tener un valor de mercado de cinco a 15 millones. Mandi, de 4,5 a 14. Loren, de 400.000 euros a 15 millones. Francis, de 100.000 a 7,5 millones de euros. En este sentido, la apuesta de Serra por futbolistas como Carvalho o Lo Celso también han ayudado mucho a elevar el nivel de la plantilla.

Setién deja también algunos registros que llegaron al corazón de los béticos: fue el único entrenador de la historia en meterle cinco goles al Sevilla en Nervión y ganarle en casa después de 12 años. También ha sido el primer técnico verdiblanco en ganar en el Camp Nou y el Bernabéu en el mismo curso, además de en el Sánchez Pizjuán y San Siro. En el campo del Madrid venció dos veces de manera consecutiva. Un hito que no se daba en el Betis desde 1934.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información