Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Verdasco perdona, Nadal castiga

El número dos invierte un partido que se le complicó en el primer parcial, aprovechando el desacierto del madrileño en los instantes claves. Afronta su quinta semifinal consecutiva, ante el griego Tsitsipas

Nadal golpea la bola durante el partido contra Verdasco.
Nadal golpea la bola durante el partido contra Verdasco. AP

A falta del impulso final, de esa sexta marcha que marca la diferencia y la multiplica cuando la superficie es la tierra batida, bien le vale a Rafael Nadal el instinto de supervivencia y esa clase inherente a los tenistas hechos de otra pasta. Lo tuvo Fernando Verdasco arrinconado durante prácticamente una hora, contra las cuerdas y achicándole la pista, tuteándole con la derecha hasta que ocurrió lo que tantas y tantas veces ha ocurrido: el madrileño perdonó, y de ahí al abismo. El número dos sacó el escudo, detuvo el impacto de las flechas y contragolpeó de forma feroz para alcanzar las semifinales de Roma.

6-4 y 6-0, en 1h 38m. Es decir, este sábado (14.30, #Vamos) le aguarda a Nadal un pulso con el griego Stefanos Tsitsipas, que ni siquiera tuvo que saltar a la pista puesto que a Roger Federer le pasó factura la maratoniana jornada del jueves y renunció por una lesión en la pierna derecha. El joven viene con fuerza, avisando y dando coces, y con una referencia inmediata de lo más positiva, ya que pilló a Nadal a contrapié en la Caja Mágica hace exactamente una semana. De nuevo, pues, otra prueba de nivel para el balear, que sigue a la búsqueda del premio. Encadena su quinta semifinal consecutiva en los cinco últimos torneos que ha disputado, cuatro de ellos sobre arcilla, pero el metal se le resiste esta temporada.

Es Nadal presa de su propio listón, de la grandeza de sus gestas. Dice que no se valora lo suficiente lo hecho esta campaña, que para algunos es poquita cosa, pero lo cierto es que resulta extraño no haberle visto levantar todavía ningún título y sobre todo no haberlo hecho en sus dominios terrícolas. No es tanto una cuestión de resultadismo como de sensaciones, y por lo visto hasta ahora Nadal está todavía distante de ese Nadal imperial que a estas alturas del año ya suele haber mordido tres o cuatro trofeos. En cualquier caso, está en ello, de camino y subiendo peldaños, así que cada triunfo vale oro.

Mérito, mucho mérito tiene este último ante Verdasco, porque su amigo es de esos pocos jugadores que sabe y puede enredarle. Ocurre que después de una hora fantástica, el madrileño (35 años, 38 del mundo) no redondeó la faena, se quedó a medias y reavivó al adversario. Rompió primero (2-0), se sostuvo después pese a la réplica (3-3) y cuando tenía la oportunidad de meter en un serio problema a Nadal, desperdició un 0/40 y el mallorquín le adelantó por la derecha: 4-4, luego break y, en consecuencia, el set en el bolsillo. Ciao Verdasco.

Tercer ‘rosco’ en solo 24 horas

A partir de ahí, a este último ya le pesaban las piernas un quintal –el día anterior había permanecido en la pista casi 5h, por las 2h 09m del oponente– y la mente le hizo aguas. Mucho más entero, Nadal invirtió completamente la historia. El drive, que hasta entonces dormitaba, se reactivó y equilibró la cifra final de ganadores: 18-17. Verdasco había logrado 15 en el primer set, pero fue descomprimiéndose y pensando todo el rato en esa triple opción de break que se le escapó, seis en total. Mientras, cada golpe de Nadal fue haciéndose más certero y más dañino, aumentando exponencialmente los errores del madrileño (23) y reduciendo los suyos (13).

Así se cerró el mediodía, un partido extraño que comenzó con el uno arriba y el otro abajo, y terminaron al revés. A Verdasco le faltó colmillo y finalmente se hundió, mientras que Nadal obtuvo su tercer set en blanco en menos de 24 horas –ayer, 6-0 y 6-1 a Jeremy Chardy, y 6-1 y 6-0 a Nikoloz Basilashvili– y aterrizó enfrente de Tsitsipas con un buen baño de confianza, que toda es poca. Uno perdonó, y el otro se llevó un severo castigo.

Djokovic sobrevive a Del Potro

Por el otro lado del cuadro, el argentino Diego Schwartzman se impuso al japonés Kei Nishikori por 6-4 y 6-2, y se enfrentará en el otro cruce del sábado (20.00) a Novak Djokovic. El número uno sacó adelante un durísimo partido contra Juan Martín del Potro que terminó cuando ya se había superado la una de la madrugada, y en el que salvó dos match points después de 3h 01m: 4-6, 7-6 y 6-4. Con escasas horas para coger aliento, el serbio afrontará al argentino Diego Schwartzman, que a mediodía ya había derrotado a Kei Nishikori por 6-4 y 6-2.

En el cuadro femenino, Naomi Osaka siguió los pasos de Federer al pagar la exigencia física de la jornada anterior. La japonesa, referencia del circuito de la WTA, no pudo saltar a la pista para encarar a Kiki Bertens, que se jugará un billete para la final con la británica Johanna Konta (6-3, 3-6 y 6-1 a Marketa Vondrousova). Karolina Pliskova eliminó a Victoria Azarenka (6-7, 6-2 y 6-2) y encara a la helena Maria Sakkari, superior a Kristina Mladenovic (5-7, 6-3 y 6-0).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información