Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bertens, una graduación tardía

La holandesa bate a Halep y gana su primer gran torneo con 27 años, sin ceder un solo set

mutua madrid open
Bertens posa con el trofeo de campeona en Madrid. AFP

Kiki Bertens llegaba a la final del Mutua Madrid Open como la previsible invitada a la fiesta de Simona Halep. La rumana, rodeada de compatriotas, afrontaba su cuarta final en el torneo de la capital española con el claro objetivo de hacerse con una victoria que le alzaría automáticamente al primer puesto del ranking. Pero Bertens rechazó la invitación y montó su propia fiesta. A los 27 años y tras caer en la final del año pasado a manos de Petra Kvitova, la holandesa se tomó la revancha este año. Avasalló a su rival, a la que rompió el servicio en cinco ocasiones, y se alzó (doble 6-4 en 1h y 28m) con su primer Premier Mandatory de su carrera, sin ceder un solo set en todo el torneo.

Y lo hizo a pesar de un arranque dubitativo, en el que Halep empezó dispuesta a mandar en la que considera su segunda casa. Bajo la atenta mirada del mandamás del torneo, su compatriota Ion Tiriac, rompió el servicio de Bertens en el cuarto juego. A partir de ahí, el partido entró en una sucesión de breaks y contrabreaks hasta que Bertens le puso freno. Aseguró su servicio en el octavo juego y en noveno volvió a romper, apuntillando el set con su saque y con puntos espectaculares como un globo defensivo que dejó con la boca abierta al madridista Raúl y a su hija, que veían el partido en el palco VIP.

En el segundo set el partido se decantó definitivamente a favor de la holandesa. A pesar de que no dejó de pelear en ningún momento, Halep no acertaba a encontrar la manera de hacer daño a su rival. Se desesperaba la rumana, que no encontraba respuestas ante una Bertens que con el trascurso del encuentro mejoraba sus prestaciones al servicio. Cada vez más convencida, la holandesa, especialista sobre tierra, rompió en otras dos ocasiones el saque de Halep y ya no dejó escapar la ventaja. Aguantó las embestidas de Halep y cerró a la tercera bola de partido su primera victoria en la arena madrileña.

“Ha sido una semana increíble. No puede estar más contenta. Ganar el torneo sin ceder ni un set es genial”, aseguraba Bertens nada más acabar el choque. “Lo he preparado exactamente igual que el año pasado, aunque quizás esta vez estaba un poco más nerviosa”, añadía la campeona.

Con la victoria, Bertens da otro paso más en la progresión que mantiene desde 2018 y envía serias señales a dos semanas de Roland Garros. A partir del lunes, la holandesa, que ha ganado seis de sus nueve títulos sobre polvo de ladrillo, pasará a ser la número cuatro del ranking, una cota inexplorada para ella hasta la fecha. Además, se convierte en la segunda jugadora que consigue dos victorias esta temporada tras la checa Petra Kvitova.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información