Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Eibar se salva en Mestalla y compromete la Champions del Valencia

Un gol de Charles en el descuento amarga a los locales, que ya han cedido diez empates y dos derrotas en casa

valencia - eibar
Charles celebra el 0-1. Getty

El Valencia pinchó sus opciones de jugar la Liga de Campeones ante un rival que se le atraganta. El Eibar, sólido y agresivo, le birló los tres puntos en el descuento. Con diez empates y dos derrotas jugando como local, al Valencia se le escurre la Champions de la próxima temporada en su fortín de Mestalla donde ha concedido mucho.

Valencia
VAL
0
-
1
EIB
Eibar
Valencia
Neto, Roncaglia, Wass, Gabriel Paulista, Gayá, Ferrán Torres (Carlos Soler, min. 55), Coquelin (Rubén Sobrino, min. 76), Parejo, Gonçalo Guedes (Santi Mina, min. 82), Gameiro y Rodrigo.
Eibar
Dmitrovic, Rubén Peña (Pablo De Blasis, min. 45), Sergio Álvarez, José Ángel, Paulo Oliveira, Marc Cucurella, Escalante, Pedro León (Marc Cardona, min. 70), Orellana, Joan Jordán y Sergi Enrich (Charles, min. 79).
Goles
0-1 min. 92: Charles .
Árbitro
Javier Estrada Fernández
Roncaglia (min. 59), Sergio Álvarez (min. 89), José Ángel (min. 69), Charles (min. 86) y Carlos Soler (min. 57).
Estadio:Mestalla

El Eibar comprometió el billete que quiere sacar el Valencia para la cuarta plaza. Con una presión alta y muy agresiva, el bloque de Mendilibar planteó un partido espinoso con balón y sin balón. Desaparecido en Huesca el martes donde cayó 2-0 y amenazado de nuevo por el coco del descenso tras sumar un punto de los últimos 12 posibles, el conjunto armero anuló al Valencia restándole argumentos para ganar. La única concesión era los metros que concedía a la espalda de su defensa. Defendiendo en repliegue medio, el Eibar corría el riesgo de que el Valencia lo cazara en un contragolpe con Guedes o Rodrigo, que suelen morder el espacio abierto entre la defensa y el portero. Gameiro, otro cazador que se mueve bien en ese hábitat, lo consiguió a los dos minutos de juego, pero cayó en fuera en juego.

El dinamismo y la habilidad de Orellana, futbolista que pasó desapercibido en el Valencia y salió rebotado hacia Ipurua, fue una constante molestia para la defensa blanquinegra. El chileno picoteó como una avispa la piel defensiva del once de Marcelino, que suele tener problemas siempre que tropieza con Mendilibar. Neto, de una palmada junto a su pie izquierdo, evitó que un cabezazo de Orellana entrara en su portería. Otra buena parada del fiable meta brasileño. Cerca del descanso, el chileno volvió a rematar pero Gayà y Neto impidieron el gol.

Se activó la vanguardia del Valencia tras la pausa y pisó con decisión el territorio armero. Un remate alto de Gameiro en el primer minuto abrió el turno ofensivo local que acto seguido trazó su mejor acción combinativa. Control de Rodrigo con el pecho y envío de talón sobre la llegada de Wass, que centró tenso pero no encontró rematador. Coquelin y Parejo recuperaron la precisión que no habían tenido en el primer acto y lanzaron a los puntas detrás de la línea defensiva azulgrana, que seguía muy alta. Entró Carlos Soler por Ferran y la banda derecha tuvo mayor presencia.

Se sucedieron las llegadas con Gameiro fallón y decidiendo mal, pero empezó a correr el once del murciélago. Cargó la caballería local a la desesperada con Guedes, Rodrigo, Carlos Soler, Gayà y Gameiro para mantener al equipo enganchado a la posibilidad de jugar la Liga de Campeones. Marcelino retiró a Coquelin, su medio centro defensivo, y envió al centro a Carlos Soler. Luego sacó a Guedes y rediseñó el ataque acumulando cuatro delanteros con Gameiro y Mina en punta y Rodrigo y Rubén Sobrino en las alas. Con el Eibar rehecho y controlando el partido en los compases finales, Santi Mina erró ante Dimitrovic aunque Gayà recibió y centró en fuera de juego. En el descuento, Charles aprovechó un despeje hacia atrás de Gayà para garantizar la permanencia de su equipo y complicarle la Champions, vía Liga, al Valencia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >