Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Superman, el ciclista tardío que fue apuñalado por evitar el robo de su bici

El colombiano Miguel Ángel López, que empezó a competir con 18 años, recibió el apodo por la rapidez con que se recuperó tras las heridas que sufrió en una pierna

volta catalunya Ampliar foto
López comanda el pelotón junto a sus compañeros del Astana. EFE

Miguel Ángel López ganó la Volta a base de clase y sangre fría. Las requirieron las ocho ascensiones a las cortas pero exigentes rampas de Montjuïc con las que concluyó la carrera en Barcelona. López era el líder, pero con apenas un puñado de segundos respecto a sus tres principales rivales: Adam Yates, Egan Bernal y Nairo Quintana. No le puso nervioso ni el ataque de Nairo Quintana a 35 kilómetros del final, ni el de los hermanos Yates a 22. Con calma y tranquilidad, aguantó en el grupo, marcando de cerca al peligroso Bernal y solo se desgastó y tiró lo justo cuando sus compañeros de equipo no pudieron más. Una gestión de fuerzas y de nervios que le acabó dando la victoria final en La Volta.

Por cómo lo contó luego ante los micrófonos, a ‘Superman’ López tampoco le puso demasiado nervioso el intento de robo con violencia que sufrió en sus inicios como ciclista. La misma sangre fría debió tener para enfrentarse a esos “dos hombres malos”, como los define, que intentaron quitarle su bicicleta cuando se entrenaba en Sogamoso, Colombia.

Ni su juventud, 19 años, ni su pequeño cuerpo de escalador le achantaron. Recibió dos puñaladas en su pierna derecha por proteger su amada bicicleta, para después escaparse, como buen escalador. Una experiencia que vivió durante sus “primeros ‘pedalazos’ como ciclista”, recuerda. Comenzó a competir de forma muy tardía, casi con 18 años. Ahora tiene 25 . El ciclismo le sedujo superada ya la adolescencia.

Poco después de aquel incidente, se recuperó en tiempo récord para correr la Vuelta de la Juventud de Colombia. En la etapa reina de montaña, rozó la victoria de etapa con una escapada lejana hasta que “me cogieron a falta un kilómetro”, lamenta el ahora ganador de la Volta. No se llevó ningún trofeo de esa carrera, pero sí el mote de ‘Superman’. Los periodistas le bautizaron así por el contexto en el que había llegado a la prueba, tras el intento de robo. Ahora, ya casi se le conoce más por ‘Superman’ que por Miguel Ángel.

Un año después, ganó la carrera que le dio el mote. Aunque destacó todavía más con su victoria en el Tour del Porvenir, la competición sub23 más importante del ciclismo mundial. Su primera aparición en Europa despertó el interés de los grandes equipos y Astana se quedó con la calidad del colombiano, a partir de 2015.

El público español le conoció de verdad en 2017. Sobresalió con dos triunfos de etapa en la última Vuelta a España de Alberto Contador, con quien compartió algunas fugas valientes y lejanas. Pero antes, ya había ganado la prestigiosa Vuelta a Suiza, en 2016.

Algunas caídas y lesiones impidieron que explotara antes como ciclista de grandes vueltas, pero 2018 confirmó su condición. En una misma temporada, subió a los podios del Giro y de la Vuelta, como tercer clasificado en ambas pruebas. Intentará mejorar sendos podios en un 2019 que de momento pinta de maravilla para él. Plata en el campeonato de contrarreloj colombiano, ganador de la Vuelta a Colombia, contra grandes rivales, séptimo en la París Niza y, ahora, ganador de la Volta a Catalunya, en una de las ediciones con más nivel de los últimos años.

Miguel Ángel López se consolida como uno de los líderes de la ya confirmada segunda etapa dorada del ciclismo colombiano. Cabe recordar que tres de los cuatro primeros clasificados de esta Volta son de Colombia. Egan Bernal terminó tercero en la general y Nairo Quintana, cuarto. La numerosa afición del país sudamericano, con muchos habitantes asentados en Barcelona, vibró en la recta de meta de Montjuïc, ondeando sus banderas y gritando los nombres de sus ídolos.

¿El secreto de los colombianos? “Nuestra tierra se presta para hacer buenos entrenamientos. Tenemos los mejores climas, y la altitud, que es muy importante”, reconoce, orgulloso, Miguel Ángel López. Sin ir más lejos, la localidad de Sogamoso, donde sufrió el intento de robo de su bicicleta, está 2.569 metros por encima del nivel del mar. Si Superman pudo con aquellos “dos hombres malos”, ¿cómo no iba a poder con los ataques, esta vez deportivos, de Bernal, Quintana y los hermanos Yates?

Miguel Ángel se guarda los nervios para la vuelta a casa, tras su victoria en Catalunya. A mediados de abril, será padre.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información