Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NBA

La historia es otra sin LeBron James

El Rey, que ha jugado las últimas ocho finales de la NBA, es arrastrado por el fiasco de los Lakers y se queda sin ‘playoffs’ por primera vez desde 2005

LeBron James intenta impedir la canasta de Carroll. Ampliar foto
LeBron James intenta impedir la canasta de Carroll. AP

Magic Johnson se apuntó su primer gran éxito como presidente de operaciones de los Lakers cuando el verano pasado convenció a LeBron James. La glamurosa franquicia reclutaba por fin al mejor jugador de los últimos tiempos. El baño de oro relució también en lo crematístico, con un contrato de 153,3 millones de dólares por cuatro temporadas. El Rey, después de su segunda etapa en Cleveland y de disputar su octava final de la NBA consecutiva, iba a percibir 9.700 dólares por minuto. El desafío pasaba por devolver a los Lakers al primer plano. Cinco meses y 71 partidos después, el balance es ya irreversible: el equipo de oro y púrpura se queda por sexta temporada consecutiva fuera de los playoffs.

La suerte estaba echada hace ya algunas semanas. Desde que LeBron reapareció tras superar la lesión en la ingle que sufrió ante Golden State y le mantuvo 17 partidos inactivo entre el 27 de diciembre y el 31 de enero. No amainó la espiral de derrotas que azotó al equipo, definitivamente ya en caída libre, con 10 derrotas en sus 11 últimos partidos.

La derrota ante Brooklyn (106-111) fue la gota que colmó el desastre el fiasco anunciado. Los 25 puntos, nueve rebotes y 14 asistencias de LeBron no sirvieron para evitarla. Es más, su tarjeta no fue buena, con un 8 de 25 en tiros de campo. Perdió ocho balones y resbaló cuando conducía el que todavía podía dar a los Lakers la prórroga, con 106-109 a falta de 22 segundos. Los Nets, con 26 puntos de Joe Harris, y 21 puntos y 13 asistencias de D’Angelo Russell, precisamente el base al que los Lakers traspasaron en 2017, impusieron su mejor rendimiento colectivo.

LeBron no estará en los playoffs. Un hecho que por sí solo cambia por completo el panorama de la NBA y su relato. El Rey ha sido el hilo conductor de las últimas ocho finales, tanto de las tres que ganó, dos con Miami y una con Cleveland, como las que perdió. LeBron siempre fue el protagonista o el antagonista. Siempre mantuvo un nivel de excelencia, el que le ha convertido en el jugador que más puntos (6.911) y el cuarto que más partidos (239) ha disputado en la historia de los playoffs, en los que siempre estuvo desde la temporada 2005-2006. De hecho, a los 34 años, ni siquiera esta temporada ha bajado el listón de sus espectaculares promedios en la fase regular: 27,4 puntos, 8,5 rebotes y 8,1 asistencias. “Ha sido una temporada difícil para todos nosotros y no ha ido como esperábamos. No es para lo que competimos. Han sucedido muchas cosas: suspensiones, lesiones… No hemos podido jugar con consistencia y continuidad”, dijo LeBron.

RESULTADOS DE LOS EQUIPOS DE LEBRON JAMES

* Hasta el partido contra Brooklyn (perdió 106-111)

Fuente: Basketball Reference. NACHO CATALÁN

Lakers llegaron a situarse en la cuarta plaza del Oeste después de ganar a Golden State en Navidad, precisamente en el partido en que El Rey se lesionó. Ahora, se deberá decidir si se reducen sus minutos de juego en la cancha en los partidos que quedan y también si disputará el Mundial con EE UU en China, a partir del 31 de agosto. “Son cuestiones que tendré que pensar. Me gusta jugar y voy a estar cinco meses sin hacerlo”, reflexiona LeBron.

El fiasco de los Lakers ya fue pronosticado por algunos especialistas, sobre todo una vez que Magic fracasó en su intento de fichar a otra estrella para acompañar a LeBron, ni antes de dar inicio la temporada ni en el mercado de invierno. Se habló sobre la destitución del entrenador, Luke Walton, se intentó echar el lazo a una estrella como Anthony Davis...

Un polvorín interno

El 3 de febrero, después de una derrota ante Golden State, se produjo una discusión a gritos en el vestuario en la que el entrenador Walton se enfrentó a Michael Beasley y JaVale McGee. Beasley y Zubac fueron traspasados a los Clippers después de los rumores que incomodaron a varios jugadores con Magic. El equipo, después de algunas jornadas en las que se mantuvo entre los ocho primeros, empezó la caída. Las reflexiones de LeBron no aliviaron el ambiente: “Durante los últimos años, todos estaban acostumbrados a las derrotas. Yo no. Nunca me sentiré cómodo perdiendo, soy así”. No fue el único toque de atención que dirigió hacia sus compañeros: “Si permites que las distracciones afecten tu forma de jugar, esta es la franquicia equivocada”, dijo. Algunos de esos compañeros contratacaron reprochando es escaso esfuerzo defensivo del 23.

Las lesiones acabaron de remachar el clavo. Y Luke Walton decidió limitar los minutos de juego de LeBron durante los últimos partidos. “Tenemos cuatro años”, argumentó el entrenador.

Pese a todo, LeBron ha seguido derribando plusmarcas. El 9 de marzo superó la marca de Michael Jordan y se situó como el cuarto máximo anotador en la historia de la NBA, solo superado por Kareem Abdul-Jabbar (38.387 puntos), Karl Malone (36.928) y Kobe Bryant (33.643). Pero también tuvo que apechugar con la peor derrota de su carrera, por 42 puntos, ante Indiana (136-94) en febrero; y el 18 de marzo, en el Madison Square Garden, ante los Knicks, vio cómo Mario Hezonja le ponía un tapón que privó a los Lakers del triunfo (124-123) frente al peor equipo de la Liga. Los Lakers, para entonces, ya estaban condenados al fracaso, por sexta temporada consecutiva fuera de los playoffs.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información