Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Reus cifra su deuda en casi ocho millones y entra en concurso de acreedores

El club, expulsado de la competición en Segunda, dio prioridad a los pagos a una empresa de Oliver y Laporta frente a facturas anteriores

Joan Oliver, exmáximo accionista del Reus. Ampliar foto
Joan Oliver, exmáximo accionista del Reus. EFE

El Club de Fútbol Reus Deportiu ha instado el concurso de acreedores ante el juzgado de Tarragona. Declara una deuda acumulada de 7,8 millones de euros y un patrimonio de 5,4 millones. En su temporada más aciaga, el Reus apura los últimos cartuchos para postergar el hundimiento definitivo. Instando el concurso de acreedores de manera voluntaria, la entidad trata de alargar su supervivencia congelando la ejecución de las facturas que adeuda a su personal y a los proveedores. La tramitación del concurso se presentó este lunes ante el decanato de los juzgados de Tarragona pero será el Juzgado Mercantil quien asuma el expediente.

El Reus sigue hundido en un lodazal de deudas y la llegada de los propietarios norteamericanos Clifton Onolfo y Russell Platt no ha aportado ninguna solución financiera a la entidad. Con el club expulsado de la competición de Segunda División A, los nuevos dueños están a la espera de que el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) reconsidere la sanción que impide al Reus acceder al fútbol profesional por un plazo mínimo de tres años. No lo han manifestado abiertamente, pero la inhabilitación por un trienio mutila las expectativas que los norteamericanos tenían puestas en el club. Habían anunciado una inversión de entre 30 y 50 millones de euros pero la sentencia que le obliga a purgar en el pozo de la Segunda B el castigo impuesto por LaLiga mantiene la reanimación del Reus en vía muerta. El personal del club ha criticado públicamente que acumula seis meses de impagos y han denunciado que los norteamericanos pecan de la misma estrategia que el anterior propietario, Joan Oliver: hacer falsas promesas.

Joan Oliver vendió el club a Onolfo y Platt el pasado enero. Poco después, varios jugadores del primer equipo exigían la baja valiéndose de una carta de libertad que les había firmado el propio Oliver. LaLiga terminó por expulsar al Reus de la competición antes de que diera inicio la segunda vuelta del campeonato. Clifton Onolfo ha manifestado haberse sentido engañado por Oliver.

Este martes, la Cadena Ser desvelaba que la empresa Core Store, administrada por el propio Joan Oliver junto con Joan Laporta, recibió una transferencia de 300.000 euros de parte del Reus. Supuestamente, el pago se realizó tras una transferencia de dinero de LaLiga en favor del Reus y sirvió para reparar un avance de dinero que había hecho anteriormente la empresa para tapar un agujero contable del club. Sin embargo, el Reus tiene facturas pendientes con proveedores de fecha muy anterior por lo que el resarcimiento prioritario a Core Store podría ser una práctica anómala y un abuso de poder.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información