Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un discreto Baskonia se impone al Zalgiris

El equipo lituano quiso dar la batalla en Vitoria, pero no tuvo recursos para asustar al equipo vasco

Poirier busca un rebote
Poirier busca un rebote EL PAÍS
Euroliga Fase Regular

Finalizado

Al Zalgiris del mítico Jasikevicius, no le dio para ganar en Vitoria. Desde el comienzo del partido se intuyó que al Baskonia no le saldría gratis la victoria frente al equipo lituano, pero que le bastaría con pagar un peaje razonable. Y eso pasó. Para llevarse el triunfo le sobró con mantener un tono discreto, pero siempre un punto por encima de sus rivales. Los esfuerzos por acercarse en el marcador resultaron baldíos para el conjunto visitante.

Sólo en el comienzo del segundo cuarto se vio al Zalgiris competitivo de otros tiempos, el que se metió entre los mejores la temporada pasada. Fue cuando se puso cuatro puntos por delante en el marcador e incomodó a los vitorianos en el juego interior. Fue un espejismo. Una reacción airada de Shields, que lideró a su equipo en los siguientes minutos, bastó para encadenar un marcador parcial escandaloso (20-1). Del 20-24 a falta de cinco minutos para el final se pasó al demoledor 40-25 del descanso, un lastre muy complicado para levantar el vuelo. El alero baskonista desarboló a los lituanos, que ya no volverían a ponerse por delante en el luminoso del Buesa Arena.

Se esperaba un duelo entre Davies y Poirier, pero los dos completaron un partido discreto. Su aportación no fue determinante para el resultado final.

No fue el mejor partido del Baskonia en la competición, y el gesto contrariado de Perasovic lo delataba, pero con eso sirvió, pese a la voluntad del Zalgiris, que ha visto tiempos mejores. Jasikevicius lo intentaba en cada tiempo muerto, y a su equipo no se le puede dejar de reconocer la voluntad de partirse el pecho para intentar el imposible de ganar en Vitoria, pero sus hombres más destacados no acertaron. Sólo Grigonis trató de tirar del carro, pero el rendimiento general de los lituanos fue muy duscreto.

Es cierto que intentaron apretar en los minutos finales, pero cada arreón del Zalgiris tenía respuesta inmediata de los baskonistas que parecen poner fin a su mala racha. No se puede olvidar la depresión de la derrota copera ante el Joventut, pero al menos, la victoria sirve para mantener intactas las opciones de llegar hasta la Final Four. El Baskonia tiene por delante un calendario más favorable en las próximas jornadas, una oportunidad para consolidar su plaza entre los ocho mejores de la primera fase.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información