Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Real Madrid aparca la polémica y supera al Bayern

Tras el ruido por el desenlace de la final de Copa, los de Laso certifican su clasificación para las eliminatorias de cuartos de la Euroliga con un partido irregular pero contundente

Tavares pelea por un rebote
Tavares pelea por un rebote EFE
Euroliga Fase Regular

Finalizado

Con la rabia de Tavares y la clase de Randolph como principales argumentos, el Madrid superó al Bayern, logró su 18ª victoria en 23 jornadas y certificó su clasificación matemática para las eliminatorias de cuartos de final de la Euroliga. Cesó momentáneamente el ruido, el Palacio se quitó el traje de cancha neutral y apareció el baloncesto para aparcar, al menos durante 40 minutos, la polémica por el desenlace de la Copa. En un partido irregular pero contundente, seis jugadores madridistas acabaron con dobles dígitos de valoración, con Deck y Llull garantizando la intensidad y la intendencia. Lucic y Barthel no dieron abasto ante un equipo firme en su estrés postraumático. En una semana, sin partido de Liga de por medio por el parón de las ventanas FIBA, llegará el Barça-Madrid en el Palau.

La noche se hizo larga a pesar de los vaivenes del encuentro. Causeur y Deck firmaron una aceptable presentación del conjunto de Laso pero, con un poco de Koponen y Lo, el Bayern equilibró pronto la velocidad de reacción de los blancos como primer hito en un plan de partido que después fue incapaz de sostener. El dominio del Madrid en el rebote no se tradujo instantáneamente en el manejo de los tiempos, pero el viaje al banquillo de Lucic y Lo, con dos faltas tempraneras, rebajó la efervescencia del cuadro alemán.

Un triple a tablero de Deck cerró el primer parcial con una mínima ventaja para el campeón. Suficiente trampolín para que, con la aparición de Carroll (13 puntos al descanso) y el primer de Llull, los de Laso cogieran carrerilla (31-17, m. 11). Dos pérdidas de balón del Bayern castigadas con dos triples del Madrid. Pero, como viene siendo habitual, no cuajó la interesante ventaja de los blancos.

Remó animoso el Bayern. Primero hasta el 38-34. Después, con más éxito, hasta el 40-39 tras un triple de Hobbs en la frontera del viaje a vestuarios. Otra vuelta del Madrid a la casilla de salida, demasiadas ya esta temporada. Esta vez, tras conceder un parcial de 9-22 en ocho minutos. Bajó la renta y sobrevoló la desconfianza en el WiZink Center, pero con Deck y Tavares de nuevo al mando respiró el Madrid. El pívot caboverdiano, renqueante de la rodilla derecha tras un mal apoyo en el segundo cuarto, comenzó a hacer efectiva su intimidación. Y el alero argentino prolongó la intensidad productiva que lució en la Copa. Entre ambos propiciaron otro estirón (56-45, m. 26).

Con dos triples más, uno de Llull y otro de Randolph, el Bayern comenzó a hacer la goma. Y tras una técnica a Radosevic y un tres más uno del propio Randolph, el Madrid volvió a lucir vigoroso (71-52, m. 30), con 29 puntos y un 3 de 3 desde el 6,75 en el tercer cuarto, con Campazzo a cero pero Llull afinado. No paró una sístole y diástole que volvió a acercar a los de Radonjic tras un 7-16 de salida de los alemanes en el acto final, pero los de Laso ya no concedieron el reenganche. “Yo no me imagino una ACB sin el Madrid, pero nosotros acataremos la decisión que tome el club”, señaló Llull tras el partido.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información