Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sergio Ramos reconoce que buscó la amarilla y la UEFA abre un expediente

El organismo europeo prevé un partido de castigo por forzar amonestaciones, aunque después del encuentro el madridista cambió su versión

Sergio Ramos tarjeta amarilla
El árbitro muestra la tarjeta amarilla a Ramos ante Dolberg. REUTERS

En el minuto 89 del partido de octavos de final de la Champions contra el Ajax, ya con 1-2 en el marcador, una victoria sufrida, Sergio Ramos derribó a Kasper Dolberg y el árbitro, el esloveno Damir Skormina, le mostró una tarjeta amarilla. Era su tercera amonestación en esta edición de la Copa de Europa, con lo que no podía jugar el partido de vuelta, pero se garantizaba poder disputar sin amenaza de suspensión las siguientes eliminatorias. Al terminar el partido, en las primeras entrevistas, negó haber buscado a propósito la tarjeta con este cálculo, pero los periodistas insistieron en preguntarle y el acabó diciento: "Viendo el resultado, la verdad es que te mentiría. Es algo que tenía presente. No es subestimar ni mucho menos al rival ni pensar que la eliminatoria se ha pasado. Hay veces que en el fútbol te toca tomar decisiones complicadas y, bueno, lo he decidido así, en el minuto 88, me perderé ese [el partido de vuelta], y aunque no esté dentro del campo animaré como un ultra más", dijo.

La UEFA castiga a los jugadores que buscan ser amonestados a propósito, por lo que Sergio Ramos se arriesga a recibir una sanción que podría ser de hasta dos partidos después de admitir sus intenciones, uno por el cupo de tarjetas y otro por haberla buscado. Ese fue el castigo la temporada pasada a su compañero Dani Carvajal, que forzó la tarjeta en el penúltimo partido de la fase de grupos, cuando ya estaban clasificados para octavos, y luego tampoco pudo jugar el partido de ida de esa eliminatoria.

Minutos después, Ramos trató de rehacer su versión de los hechos a través de dos tuits: "En un partido son muchas tensiones, muchas sensaciones y muchas pulsaciones. Hay que tomar decisiones en segundos. Lo mejor de hoy es el resultado. Lo peor, no poder estar en la vuelta junto a mis compañeros por un lance del juego", escribió en el primero. Amplió definitivamente sus explicaciones con un segundo mensaje: "Quiero dejar claro que me duele más que a nadie, que no he forzado la tarjeta, como tampoco lo hice contra la Roma en mi anterior partido de Champions, y que apoyaré desde la grada como un hincha más con la ilusión de poder estar en cuartos".

El Comité de Disciplina de la UEFA ha abierto "una investigación disciplinaria" basada en las declaraciones de Ramos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información