Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Copa del Rey 2019: duopolio o sorpresa

Real Madrid y Barça se han repartido el título en las últimas nueve ediciones

Copa el Rey de Baloncesto 2019
Tavares y Tomic, en la final de Copa del año pasado acb photo

En el imaginario colectivo, la Copa pasa por ser el torneo más apasionante del baloncesto español, con un formato propicio para las sorpresas y la rebelión de los equipos modestos en busca de la gloria episódica. Sin embargo, revisando el palmarés, Real Madrid (27 títulos) y Barcelona (24) se han repartido 51 de las 82 ediciones disputadas hasta la fecha y han copado 17 finales, entre ellas, seis de las nueve últimas. Desde 2009, cuatro títulos para los azulgrana y cinco para los blancos, de nuevo cabezas de cartel a ambos lados del cuadro. Joventut y Baskonia, con ocho y seis trofeos respectivamente, persiguen muy de lejos en la enciclopedia a los dos grandes, se miden en duelo directo en cuartos y se suman a Unicaja, Iberostar Tenerife, Valencia y Estudiantes entre los aspirantes a romper el duopolio.

Desde que el 22 de febrero de 2009 el TAU de Teletovic, Rakocevic y Pete Mickeal alzara ante el Unicaja su sexta corona, solo Juan Carlos Navarro o Felipe Reyes han levantado el trofeo. El capitán azulgrana ganó hace un año en Las Palmas su séptima Copa, el último de 23 títulos de club en 20 años de carrera y será homenajeado por la ACB en el descanso del Barça-Valencia de cuartos. “Estoy mejor, pero no me acabo de adaptar. Es un poco raro. Echo de menos la competición... ¿Volver? Creo que ya no estoy a tiempo”, confesó La Bomba el lunes tras recoger el premio Gigante de Leyenda, gestionando aún el dolor de la retirada forzosa. Mientras, el capitán madridista, que bate plusmarcas cada semana, disputará su 20ª Copa consecutiva. En su debut, en 2000, consiguió el primero de sus 20 trofeos como profesional, seis Copas entre ellos. “Es un torneo especial, en el que cuenta mucho la motivación. El vestuario no está crecido y sabemos lo difícil que es ganarla. Pero tenemos muchas ganas de mostrar otra vez el baloncesto que nos ha caracterizado en estos años”, explicó Felipe en vísperas de la contienda. Desde que Laso está en el banquillo, el Madrid ha ganado 17 partidos de Copa y solo ha perdido dos, los cuartos de 2013 y la final de hace un año, ambos ante el Barcelona.

Para los vitrinólogos de los dos grandes, la Copa no es el primer galardón, pero en la era reciente siempre ha tenido un valor estratégico o balsámico para sus proyectos. En 2011 la conquista culé en Madrid fue la antesala de la salida de Messina; en 2012 Laso puso la primera piedra de su imperio en el Sant Jordi; en 2013 el orgullo de los de Xavi Pascual estiró el palmarés azulgrana para retrasar el cambio de ciclo; en 2014 en Málaga, Llull —que llega tocado y es duda para el partido de cuartos— replicó el tiro ganador de Solozábal en 1987; en 2015 la conquista blanca en Las Palmas apuntaló el proyecto de Laso, tocado tras el doble fracaso europeo, hasta coger vuelo rumbo a la temporada perfecta con cinco títulos... Y, el curso pasado, con apenas una semana al frente de la nave, Pesic descabalgó a los blancos tras cuatro años seguidos en el trono, logrando el primer gran título azulgrana desde la Liga de 2014.

La Copa más global —televisada en 141 países de cuatro continentes— vuelve a Madrid ocho años después y lo hace con un flamante derbi madrileño en cuartos. El lema del Estudiantes para la cita, We Never Fucking Quit (No renunciamos nunca, joder). “Somos el equipo más caliente de esta Copa”, proclama el puertorriqueño Clavell. “Ganar al Madrid es muy difícil, sabe cómo jugar estos partidos”, le templa Gentile en el debate entre dos de los artilleros del elenco de la Copa. El equipo que se lleve el derbi seguirá en la carrera por el título y por romper la maldición del anfitrión. En los 52 años del torneo con la actual denominación únicamente dos equipos han logrado ganar el título en casa, el CAI Zaragoza en 1984 y el TAU en 2002. Hace 17 años que ningún equipo logra levantar el título ante sus aficionados.

Desde hoy en el WiZink Center, el Iberostar Tenerife de Javier Beirán —ahora más que nunca tras la espantada de McFadden—, el Unicaja del trepidante Jaime Fernández —segundo mejor jugador de esta Liga—, el Valencia de Dubljevic, el Baskonia de Poirier —multiplicándose para cubrir la baja de Shengelia—, el Joventut de Laprovittola y el Estudiantes de Brizuela —máximo anotador nacional— pelean por sacudir jerarquías y evitar un campeón clásico, inevitable desde 2009.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información