Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ruth Beitia gana otra medalla olímpica después de retirarse

La rusa Shkolina, sancionada por dopaje, pierde el bronce de los Juegos de Londres 2012, que premiará a la saltadora cántabra

Ruth Beitia
Ruth Beitia, en los Juegos Olímpicos de Londres Getty

La medalla de oro de Río 2016 de Ruth Beitia tiene una hermana pequeña, la de bronce de los Juegos de Londres 2012, que llega con más de seis años de retraso. Beitia saltó en la final 2m, y se quedó a tres centímetros de una medalla que se colgó al cuello en el podio la rusa Svetlana Shkolina (2,03m), la misma atleta que acaba de ser sancionada por el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) con cuatro años de suspensión por dopaje y la descalificación de sus resultados entre julio de 2012 y julio de 2015.

Y no solo eso, el bronce que alcanzó Beitia en el Mundial de Moscú en 2013 se convierte en plata: aquel Mundial lo había ganado la descalificada Shkolina, que cederá su medalla de oro a la norteamericana Brigetta Barret.

“Qué feliz estoy”, dijo Beitia desde Santander a través de un WhatsApp, reflejando la misma alegría que su entrenador, Ramón Torralbo, con quien, en 12 años de carrera al más alto nivel mundial, Beitia ha conseguido un oro (2016) y un bronce olímpicos (2012); una plata mundial al aire libre (2013), dos platas mundiales en pista cubierta (2010 y 2016), dos bronces mundiales en pista cubierta (2006 y 2014), tres oros europeos al aire libre (2012, 2014 y 2016), un oro europeo en pista cubierta (2013), cuatro platas europeas en pista cubierta (2005, 2009, 2011 y 2017, su última medalla) y un bronce europeo en pista cubierta (2007). Desde agosto de 2007 es plusmarquista nacional de salto de altura, con 2,02m.

Terminada la final de salto de altura de los Juegos de Londres de 2012, Ruth Beitia estaba tan hundida por su cuarto puesto que no pudo evitar abrir el chorro de lágrimas y anunciar que, visto que no podía conseguir una medalla olímpica, se retiraba del atletismo. Pensaba que había recibido uno de los palos más duros de su vida deportiva. Tenía 33 años. La retirada duró cinco meses. En enero de 2013 regresó a las pistas. Inició una segunda etapa de su carrera atlética, más fructífera aún. Ganó siete medallas. Fue campeona olímpica. “La vida me dio una segunda oportunidad para demostrar tanto trabajo que había acumulado. Y cuando volví, lo hice sin piedras en la mochila. Liberada. Pensando solo en disfrutar”, explicó la saltadora cántabra tras la medalla de Río.

Preguntada qué habría sido de su vida deportiva y de su progresión competitiva si hubiera sabido que era medallista tras la final de Londres, Beitia respondió: “Eso nunca se sabrá… La historia se escribió de otro modo”.

Shkolina es una de los 12 atletas rusos suspendidos por dopaje por el TAS en primera instancia después de analizar los documentos elaborados en 2015 por la comisión McLaren, un equipo de investigación dirigido por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) que obtuvo pruebas de cómo Rusia había organizado un sistema de dopaje y de encubrimiento para ayudar a todos sus atletas en los Juegos de Londres y los Mundiales de Moscú.

“Todos ellos se han beneficiado de programas de dopaje con anabolizantes y se han beneficiado de métodos para evitar dar positivo, como estudios de tiempos de eliminación de las sustancias”, informó el TAS, el tribunal establecido en Suiza que actuó en sustitución de la prohibida agencia rusa antidopaje. Su decisión puede ser recurrida a otra cámara del mismo TAS. La federación internacional de atletismo (IAAF) recalcó que aparte de los documentos de McLaren para sancionar a algunos atletas se habían usado pruebas de laboratorio.

Junto a Shkolina, de 32 años, que deberá cumplir una sanción de cuatro años a partir de ayer mismo, en la lista figuran Tatyana Firova (campeona de Europa de 400m en 2010), suspendida cuatro años; Ivan Ukhov (campeón olímpico de altura en Londres 2012, que cederá su medalla al norteamericano Erik Kynard), quien hace dos semanas saltó 2,31m, mejor marca mundial del año y ha recibido una sanción de cuatro años; Lyukman Adams (campeón mundial en pista cubierta de triple salto en 2014), sancionado cuatro años; las lanzadoras de martillo Anna Bulgakova (cuatro años), Gulfiya Agafonova (ocho años), Tatyana Lysenko (ocho años) y Mariya Bespalova (que ya cumple sanción desde 2015); el lanzador de peso Ivan Yushkov (cuatro años), la lanzadora de disco Vera Ganeeva (dos años), y las vallistas Yekaterina Galitskaia y Yuliya Kondakova (cuatro años a ambas).

Los atletas rusos solo pueden participar en los Juegos y en los campeonatos internacionales como miembros de un equipo neutral, sin derecho a bandera e himno desde noviembre de 2015, cuando la IAAF, a raíz de las primeras investigaciones de la AMA suspendió a su federación.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >