Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boateng, oxígeno para Suárez

El Barcelona, sin dinero para fichar a Morata, se decanta por el polémico exdelantero de Las Palmas para reemplazar a Munir y dar descanso al uruguayo

Boateng, en su presentación con el Barcelona.
Boateng, en su presentación con el Barcelona. REUTERS

La secretaría técnica del Barcelona tenía que conseguir un delantero centro que permitiera descansar a Luis Suárez después de que Munir no aceptara renovar su contrato —expiraba en junio de 2019— y el club optara por traspasarlo al Sevilla por 1,05 millones. “Ya sabíamos que Munir no iba a jugar más con el Barça, al menos conseguimos algo de dinero y nos ahorramos su ficha”, explican desde el Camp Nou. El dinero no es un detalle menor en el Barça. El club azulgrana no está para realizar grandes dispendios. De modo que había dos limitaciones, la primera impuesta por el área económica; la segunda, por Ernesto Valverde. Según las restricciones financieras, el jugador que reemplazara a Munir tenía que llegar cedido y el Txingurri había insistido en que el refuerzo conociera LaLiga. La solución: Kevin Prince Boateng, de 31 años, hasta ayer jugador de Sassoulo.

Cumple con los dos requisitos Boateng. Llega cedido, aunque el Barça pagará cerca de dos millones, y tendrá una opción de compra por ocho. Lo importante para Valverde es que jugó en España en la temporada 2016-2017. En Las Palmas y bajo las órdenes de Quique Setién, participó en 28 partidos y marcó 10 goles.

Por el camino quedaron las otras dos opciones que barajaba el área deportiva: Morata y Carlos Vela. La incorporación del canterano del Madrid no cumplía con los requisitos económicos. El Barça ha logrado estabilizar la masa salarial. Hoy se cifra en un porcentaje alto, el 73% respecto de los ingresos, muy inferior, en cualquier caso, si se la compara con la del curso anterior: 93%. El alto salario que recibe el madrileño en el Chelsea, más una cesión elevada, no convencían al área económica. Por otro lado, el mexicano, que le había hecho un guiño al Barça —“no tengo nada que perder”, dijo preguntado por su posible fichaje—, no terminaba de convencer en el área deportiva.

Carlos Vela, más interesado en el baloncesto que en el fútbol, optó por refugiarse en la MLS a los 29 años. Y en el Barcelona buscan batalladores. En verano, Arturo Vidal; ahora Murillo y Boateng, representantes de un espíritu más competitivo que lírico, siempre asociado a La Masia. Pero Valverde no quería pruebas, ya tuvo la experiencia de la temporada pasada con Yerry Mina. Y no quería más experimentos. “Es un futbolista de carácter, es muy competitivo y tiene experiencia. Será un buen jugador para el Barcelona”, apuntan desde el club azulgrana. Esta campaña sumó cuatro goles en 13 encuentros con la camiseta del Sassuolo, ubicado en el puesto 12 de la Serie A. “Estoy agradecido, triste por irme, pero esta una ocasión única. Solo espero marcar en el clásico”, dijo, antes de partir rumbo a Barcelona. Ya firmó un gol en el Bernabéu, en el 3-3 entre Las Palmas y el entonces equipo de Zinedine Zidane.

Pero Boateng no solo tiene experiencia goleadora ante el Madrid, también sabe lo que es sorprender a los azulgrana. Ya lo hizo por duplicado cuando vestía la camiseta del Milan. En la Champions, el curso 2011-2012, soltó un autopase genial de tacón para dejar clavado al actual secretario técnico del Barcelona, Eric Abidal, y después fusilar a Víctor Valdés. Una temporada después, también en la Liga de Campeones, volvió a repetir frente al Barça. El delantero, sin embargo, asegura que de pequeño era fan de Rivaldo y declara su admiración por Leo Messi. “Tenía las piernas arqueadas como él y me decían que me parecía a Rivaldo”, dijo. Y también opinó sobre CR y el 10 azulgrana: “Cristiano lo tiene todo. Tiene derecha, izquierda, cabeza, velocidad... pero Leo no es humano, es de otra galaxia”.

Talentoso y carismático —el día de su presentación en Las Palmas había 7.000 personas—, el delantero nacido en Berlín (representa, sin embargo, a Ghana) inició su carrera en el Hertha y pasó por el Tottenham, el Borussia Dortmund, el Portsmouth, el Milán, el Schalke y el Eintracht, además de su paso por Las Palmas y el Sassuolo. Ha firmado 45 goles en sus 294 partidos de liga, mientras que ha gritado dianas en 23 duelos de Copa y siete en sus 35 encuentros en competiciones europeas. Con la selección de Ghana, ha marcado dos goles en 12 partidos. Asegura dianas, también excentricidades. “No supe gestionar la fama, tiré mucho dinero hasta que dije: ¡ya!”, confesó en una entrevista a El País en 2016. Un díscolo más para el vestuario azulgrana, que pone a prueba la paciencia de Valverde.

Como Henrik Larsson en el curso 2004-2005, Boateng llega a Barcelona para aportar goles y experiencia desde el banquillo. Un poco de competencia, y sobre todo de descanso, para Luis Suárez.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información