Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La rodilla de Coke salva un punto para un Levante superior

Un gol del defensa supuso el definitivo 2-2 para el equipo de Paco López, que fue el dueño de la pelota

Levante vs Girona
Coke celebra el 2-2 ante el Girona. ©GTRESONLINE

Un gol de Coke con la rodilla a falta de cinco minutos salvó un empate (2-2) para el atrevido Levante de Paco López que superó al Girona con la pelota y fue mejor. Sujetado por Bono, un gigante en la portería, y eficaz a balón parado, al Girona se le escapó el triunfo en el minuto 85 ante un rival disminuido tras la roja a Postigo.

El Girona transformó en gol una falta del montón aparentemente sin peligro lejos de la frontal que cometió el aparatoso central uruguayo Erick Cabaco sobre Borja García. Alex Granell colocó el balón en el suelo y miró a Portu, y el menudo punta murciano leyó la intención de su capitán. Granell picó rápidamente de rosca la pelota por encima de la defensa granota, que todavía no se había alineado para defender la falta. El único que advirtió la maniobra fue Oier, que salió de su portería para taponar el pase. El meta llegó tarde. El balón dio un bote tras superar a la defensa y Portu, de remate acrobático con el exterior de su pie derecho, superó la salida del portero e hizo gol de vaselina. El tercer gol de Portu en el campeonato fue muy plástico. Su golpeó una delicia. No pudo replicar el Levante que, perezoso, ni siquiera había pedido distancia cuando Granell acarició la bola con picardía.

El tanto rompió una primera mitad equilibrada entre dos equipos parejos en la tabla y en dibujo táctico, que subieron de la mano a primera división en 2017. Un chut envenenado de Morales que sacó Bono en una gran estirada, alguna aparición de Roger y el dinamismo de Bardhi que disparó varias veces sin suerte desde diferentes posiciones, hablaban de un dominio inicial granota. En cambio, un cabezazo de Stuani marcó la reacción. El Levante estiró el campo por los costados para empatar. Su dominio del balón fue abrumador y sus llegadas constantes.

Emergió entonces la figura del meta Bono, que hace dos meses fue decisivo en la victoria 0-1 en Mestalla, en una tarde espléndida. El portero taponó un disparo de Morales en una contra de manual granota tras un córner catalán mal ejecutado. Luego en una mano a mano con Toño despejó con la pierna izquierda otra acción de gol. Entre medias, Juanpe evitó un remate franco de Jason tras acción de Toño. La cuarta llegada granota en un arranque brillante y lleno de furia, ya no la pudo bloquear Bono.

Otra vez Toño, que se merendó a Pedro Porro una y otra vez, condujo una carrera que acabó en Morales. El Comandante, al que el meta le había sacado previamente dos balones de gol, igualó el partido en un baile cambiándose la pelota de derecha a izquierda que dejó clavado a Ramalho. Para igualar el partido, el Levante se había expuesto adelantando su defensa y tras el gol de Morales, Paco López arriesgó retirando a Vukcevic para sacar a Boateng. Con el Levante lanzado, Pedro Porro vio el agujero por el que entraba Stuani. Al uruguayo lo tumbó Postigo, que vio la roja, en la frontal y la falta posterior la convirtió en gol Aleix Granell. El mazazo apenas hizo mella en el valiente Levante, que con diez jugadores igualó también a balón parado. Coke con la rodilla remató una falta lanzada por Campaña. En un nuevo final loco en el Ciutat, el Girona estuvo a punto de marcar en otra acción de estrategia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >