Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manchester City - Liverpool: choque de estilos en la cumbre de la Premier

El vertiginoso equipo de Klopp, líder invicto, visita al refinado cuadro de Guardiola, al que aventaja por siete puntos

manchester city - liverpool
Jurgen Klopp y Pep Guardiola, en el duelo de octubre. Getty Images

Desde que aterrizó en Manchester en el verano de 2016, Pep Guardiola siempre habla con enorme respeto del General Invierno como uno de los rasgos diferenciales del viejo fútbol inglés. En diciembre y enero los rigores de la climatología británica infieren al fútbol una estampa singular. Los termómetros se desploman, el viento conspira contra la precisión, la lluvia gruesa convierte el césped en una pista de patinaje y si además aparece la nieve el paisaje apocalíptico augura que todo puede ocurrir. Para colmo el calendario se aprieta de tal manera que castiga el físico y la cabeza de los jugadores. Para este jueves, los meteorólogos han previsto temperaturas bajo cero a las nueve de la noche, hora de comienzo en el Etihad Stadium del Manchester City-Liverpool (Movistar Liga de Campeones), el que puede ser el partido más caliente de la Premier.

En enero de la temporada pasada llegó la primera de las dos derrotas ligueras de un City que parecía imbatible hasta que visitó Anfield: 4-3 en un partido excitante. Los Citizens, que en septiembre habían masacrado por 5-0 a los de Klopp, acabaron el curso celebrando el título, batiendo récords con un fútbol excelso y sumando 100 puntos. El Liverpool terminó cuarto a 25 puntos del campeón. Pero en Champions fue otra historia: el equipo de Guardiola sucumbió en cuartos ante un conjunto red que ejerció una en enfebrecida presión y se llevó los dos encuentros. Jürgen Klopp afianzaba así su condición de avezado perito en neutralizar el potencial ofensivo de los equipos de Guardiola. En los duelos directos entre ambos entrenadores, que se remontan a sus enfrentamientos en la Bundesliga, el preparador alemán ha celebrado ocho triunfos desde que su Borussia Dortmund derrotara al Bayern de Múnich en la Supercopa alemana de 2013. Los de Guardiola salieron victoriosos en cinco ocasiones, y sólo dos duelos acabaron en empate, el último sin goles, en octubre pasado.

Los antecedentes parecen pesar en un duelo táctico entre dos estrategas cuya puesta en escena incluye grandes dosis de audacia, buen gusto y carácter competitivo comprometido con el espectáculo. Dos apuestas que difieren en múltiples conceptos de tempo, ritmo y elaboración. Y dos técnicos de convicciones innegociables que adiestran con un discurso pasional a dos espléndidas plantillas. Guardiola reconoce que ahora mismo “el Liverpool quizás sea el equipo más en forma del mundo”. Superado el ecuador de la Premier los de Klopp llegan al Etihad tras nueve victorias consecutivas y con una ventaja de siete puntos sobre el City, que es tercero, y seis al Tottenham, segundo.

La eclosión del Liverpool como candidato al título también pasa por las tres derrotas que el City ha sufrido este curso, todas en diciembre: ante el Chelsea y frente a dos rivales menores como Crystal Palace y Leicester. En esos dos últimos partidos no pudo contar con Fernandinho, ya repuesto de una lesión muscular. El mediocentro brasileño es quizás el único futbolista que no tiene recambio natural en la plantilla. Sus ausencias suelen mermar el equilibrio defensivo de un equipo diseñado para atacar con maniobras envolventes creando superioridades en el medio campo y acelerando la circulación del balón. Más allá de eso, el cuerpo técnico del City no considera que exista un problema de fragilidad defensiva estructural pese a los cinco goles encajados en las dos últimas derrotas. Con la duda de De Bruyne, el City afronta el duelo con la urgencia de reducir distancias en un enfrentamiento directo.

“El problema es que el otro equipo es fantástico”, afirma Guardiola. El mejor Liverpool de las últimas décadas ha crecido en solidez, manteniendo su portería a cero en 12 partidos de liga. Único invicto en la Premier, lleva cuatro jornadas como líder. Pese a que presenta novedades tácticas y notables caras nuevas con respecto al curso pasado, su capacidad para agobiar al rival con una agresiva presión adelantada sigue siendo su seña de identidad preferente. También las vertiginosas transiciones de su complementario trío atacante: entre Salah, Mané y Firmino suman 28 de los 48 tantos anotados por los de Klopp, el hombre que maneja los hilos de una auténtica cooperativa del gol.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información