Un ‘Smart’ lleno de ilusión

El Al Ain, un modesto equipo semiprofesional, está dirigido por el croata Zoran Mamic, fugado de su país tras ser condenado por malversación

Khalid Eissa, durante el último entrenamiento del Al Ain.
Khalid Eissa, durante el último entrenamiento del Al Ain.MAHMOUD KHALED (EFE)

En las páginas de los periódicos locales se repiten día tras día las informaciones acerca de la victoria del Al Ain sobre River Plate en las semifinales del Mundial de Clubes que situaron por tercera vez en la historia del torneo al equipo anfitrión en la final. Sus futbolistas, la mayoría amateurs, ocupan portadas gracias a lo que en los Emiratos Árabes Unidos ha adquirido condición de gesta deportiva. Su presencia en el encuentro de esta tarde ante el Real Madrid es el mayor acontecimiento en la historia de un club con solo medio siglo de existencia, y que la última vez que vivió algo similar fue en 2003, cuando salió campeón de la AFC, la Champions asiática. Esta temporada han logrado el doblete adjudicándose la Liga Árabe del Golfo y la Copa Presidente de los Emiratos.

Más información

“Un Smart puede adelantar a veces a un gran Mercedes”, declaró este viernes Zoran Mamic, el técnico croata que dirige al Al Ain, y cuyo puesto pendía de un hilo con el 0-3 que le endosó en los primeros 45 minutos del primer partido que disputó su equipo ante el Wellington neozelandés. Sin embargo, aquella remontada (3-3) y posterior victoria en los penaltis sirvió de lanzadera para que las obtenidas ante el Esperance tunecino (0-3), y especialmente la de River Plate (5-4 en los penaltis tras empatar a dos), le han colocado como una de las personalidades del momento en el país.

“Nada es imposible ni para el que juega al fútbol ni para el resto de los deportes”, mantuvo Mamic, un personaje cuya presencia en los Emiratos tiene su origen en los tribunales. Una sentencia de cuatro años y once meses de prisión por malversación durante su etapa en el Dínamo de Zagreb le catapultó hasta un país con el que Croacia no comparte tratado de extradición. Mamic y su hermano Zdravko, que ocupaba el cargo de director ejecutivo en el conjunto croata, según acredita la sentencia desviaron dinero de varios traspasos, como el de Modric al Tottenham en 2008 o Kovacic al Inter de Milan en 2013 entre otros.

En el épico recorrido del conjunto emiratí hasta el encuentro decisivo -el de hoy será su cuarto duelo en diez días- ha sobresalido la figura de Khalid Eissa. El portero del Al Ain y de la selección rivaliza en popularidad con Mamic. “Es el mejor portero del país y un buen hombre. Me preguntó qué podía hacer en los penaltis y le dije que esperara, porque es muy rápido de movimientos y tiene posibilidades de parar penaltis si lo hace”, le describió el técnico. Al margen de Eissa, el Al Ain cuenta con dos jugadores por encima de la media, fichados a golpe de talonario: el delantero sueco Marcus Berg, con pasado en la Eridivisie (Groningen y PSV), la Bundesliga (Hamburgo) y la liga griega (Panathinaikos); y el extremo brasileño Caio, uno de los jugadores más activos en ataque, goleador en el encuentro ante el River, y que militó pero no jugó con el Kashima Antlers en la final del mundialito que disputaron los japoneses ante el Madrid en 2016.

Ni siquiera los aficionados más optimistas del Al Ain imaginan a su Smart adelantando al Mercedes blanco. Pero la sensación de competir al menos en el mismo circuito ya es algo que ninguno de ellos olvidará.

Sobre la firma

Es redactor de la sección de Economía y está especializado en temas laborales. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en Cadena Ser. Es licenciado en Periodismo por la Universidad del País Vasco y Máster en Información Económica de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción