Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mejor Baskonia regresa ante el CSKA

En un partido muy igualado, los vitorianos se imponen al equipo ruso y recuperan sensaciones (76-73)

De Colo intenta superar a Shengelia
De Colo intenta superar a Shengelia EFE

El Buesa Arena sintió un terremoto de varios grados en la escala de Ritcher cuando Sergio Rodríguez falló su último intento de triple a la desesperada. En un partido a cara de perro, con dos equipos desatados en busca de la victoria, los aficionados baskonistas sufrieron y gozaron un espectáculo inédito esta temporada en la cancha vitoriana. Frente a uno de los grandes equipos de la Euroliga, los hombres de Perasovic sacaron por fin su gen competitivo. La moneda cayó de cara (76-73).

Desde el principio se pudo intuir que iba a ser un duelo de titanes, que ninguno de los dos equipos iba a dar su brazo a torcer con facilidad; que la victoria se jugaría en los últimos segundos; que los pequeños detalles podrían ser decisivos. El primer cuarto resultó de máxima igualdad, de principio a fin, y fue un adelanto de lo que iba a ocurrir durante los 40 minutos del partido. Un equipo top como el CSKA no se deja doblegar así como así, y presenta su candidatura al título europeo en cada partido; el Baskonia, herido en su orgullo, persiguiendo el sueño de buscar el trofeo en casa, después de una campaña más que irregular, salió puesto, bien aplicado en defensa, sin tantos errores en ataque como en otras ocasiones, a sabiendas de que los moscovitas iban a dar pocas oportunidades.

Bien liderados por Luca Vildoza, el Baskonia jugó con sentido de la oportunidad, buscando las mejores posiciones para anotar. El equipo se sintió empujado por la energía de Shengelia y Poirier, y por las apariciones oportunas de Janning, que con tres triples, mantuvo encendida la llama.

En todo el primer tiempo, ninguno de los dos equipos fue capaz de alcanzar una ventaja superior a los cinco puntos, máxima igualdad. Las broncas del histriónico Dimitris Itoudis en el banquillo del CSKA no aclararon las dudas de sus hombres. Ni Rodríguez fue determinante como en tantas noches, ni los triples de Peters terminaron por ser decisivos. Al descanso se llegó con ventaja mínima del Baskonia (40-38), y todo quedaba para la segunda mitad. Pero ninguno de los dos equipos se pudo quitar de encima al rival. En el Baskonia comenzaron a aparecer, con cuentagotas, las individualidades. Dos triples de Janning igualaron (55-55), un marcador que se había estirado por parte rusa. La reacción vitoriana alcanzó hasta el 60-55, y obligó a Itoudis a recomponer la situación. Sergio Rodríguez apareció para poner un punto por encima a su equipo, pero Shields y Voigtmann colocaron de nuevo al Baskonia por delante en un par de acciones de rabia. Los hombres de Perasovic ya no abandonarían la ventaja. Shengelia, en modo líder, y a falta de 3,05, consiguió un triple tonificante y una canasta posterior que amplió la diferencia, defendida hasta el final por los baskonistas. En la última jugada se concentró el espíritu luchador que ha regresado al equipo. El CSKA tuvo 30 segundos para igualar, pero no encontró opciones. El postrer intento de Sergio Rodríguez se quedó muy lejos. El mejor Baskonia regresa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >