España sella el pasaporte al Mundial de China

La selección de Scariolo rinden a Ucrania (72-68) y supera con nota el laberinto de las ventanas

Los jugadores españoles celebran el pase al Mundial.Foto: atlas | Vídeo: CRISTÓBAL GARCÍA (EFE) / ATLAS

La selección española de baloncesto estará en el Mundial de China. Sufriendo hasta el bocinazo final, los de Scariolo sortearon la correosa resistencia de Ucrania (72-68), se apuntaron su octava victoria en 10 encuentros, y, de paso, escaparon del diabólico atolladero de las ventanas FIBA. El equipo de Quino Colom, Jaime Fernández, Sebas Sáiz, Fran Vázquez y otros tantos veteranos y noveles reclutados para la causa, completó con nota la misión.

El encomiable viaje rumbo a China 2019 comenzó el 24 de noviembre del año pasado con una victoria frente a Montenegro en Podgorica y prosiguió con sucesivos triunfos ante Eslovenia, Bielorrusia y la propia Montenegro hasta completar una primera fase impecable (6 de 6). Bien pertrechados, los de Scariolo resistieron sin angustias las derrotas en Kiev y Ankara, marcaron territorio ante Letonia con una canasta milagrera de Colom y, finalmente, certificaron el billete al Mundial rindiendo a Ucrania en San Cristóbal de la Laguna.

Más información
Sergio Scariolo: “La NBA tiene un respeto inmenso por España”
Quino Colom, la leyenda del antihéroe
Sergio Rodríguez: “El deporte va más rápido que la vida”
Scariolo: “Traeré cosas del mejor baloncesto del mundo”

Con Burgos, Zaragoza, Málaga, Madrid y Tenerife como sedes; con 16 debutantes y un solo refuerzo nba en este periplo (el de Juancho Hernangómez, en el quinto y sexto partido); con los meritorios reenganches de clásicos como Fran Vázquez y Sergi Vidal y una sola convocatoria con jugadores de Euroliga (Sergio Rodríguez, Oriola, Yusta, Paulí, Rabaseda y Diop); España escapó con solvencia del laberinto de las ventanas en el que quedó encerrada por ejemplo la Eslovenia campeona de Europa. Doncic no estará en China, pero gracias al talento y compromiso de la prolífica clase media española, sí se podrá ver en la cita asiática a los hermanos Gasol.

En Tenerife, un parcial de 11-2 en tan solo tres minutos —con 8 puntos de Jaime Fernández— sirvió a la selección española para condenar a Ucrania al papel de perseguidor durante toda la tarde. Superada la embestida inicial, resistieron los de Ievgen Murzin gracias a la aportación del tridente Bobrov-Herun-Kravtsov, pero el desenfoque desde el perímetro anuló su dominio en el rebote y afianzó el inestable dominio de España. Mezclando la aplicación defensiva con fases de mayor y menor fluidez, la selección llegó al descanso con una hucha suficiente (39-31). El doble timón de San Miguel y Colom manejó casi siempre los tiempos y el estado de gracia de Jaime Fernández alivió el ataque pero, episódicamente, los ucranianos asomaban por el retrovisor.

Haciendo la goma y sin bajar los brazos, los visitantes se colocaron a tres puntos (40-37 primero y 51-48 más tarde) con la creciente influencia de Kravtsov. Pero, mientras Ucrania sumaba un 1 de 6 desde el 6,75 a esas alturas, España escapaba de los momentos de apuros con triples providenciales de Abalde y Brizuela para desmontar la zona rival y llegar a la recta de meta por delante (54-48, m. 30).

No dimitió Ucrania, que apretó los dientes y ajustó aún más el pulso con un tiro libre de Lypovyy. Esta vez no entró el triple de Aguilar y solo unos pasos de Bobrov evitaron la primera ventaja ucraniana. Creció la tensión defensiva, la espesura y la angustia; descendió la producción ofensiva española hasta niveles alarmantes —solo cuatro puntos en los primeros cinco minutos del último cuarto— y un triple de Bobrov colocó el 60-60 a 4m 55s del final.

En el territorio del miedo se agigantó Sebas Sáiz y reapareció Jaime Fernández, pero las estrecheces no permitían respirar a España. Solo un mate al contraataque de Aguilar concedió una tregua. Y, de nuevo Aguilar, con un triple a tabla, pareció desmoralizar definitivamente a Ucrania (70-62, m. 38). Pero una pérdida y una antideportiva de Sebas Saiz sobre Lypovyy estiraron el drama: 70-68, con posesión para los ucranianos y 13s por delante. Herun falló el triple para ganar y selló el pasaporte de España hacia China. Desde el oro en Japón, hace 12 años, la selección solo ha faltado dos veces al podio en los grandes torneos (2010 y 2014), con cuatro oros, tres platas y tres bronces.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Faustino Sáez

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS