Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España sella el pasaporte al Mundial de China

La selección de Scariolo rinden a Ucrania (72-68) y supera con nota el laberinto de las ventanas

Los jugadores españoles celebran el pase al Mundial.

La selección española de baloncesto estará en el Mundial de China. Sufriendo hasta el bocinazo final, los de Scariolo sortearon la correosa resistencia de Ucrania (72-68), se apuntaron su octava victoria en 10 encuentros, y, de paso, escaparon del diabólico atolladero de las ventanas FIBA. El equipo de Quino Colom, Jaime Fernández, Sebas Sáiz, Fran Vázquez y otros tantos veteranos y noveles reclutados para la causa, completó con nota la misión.

El encomiable viaje rumbo a China 2019 comenzó el 24 de noviembre del año pasado con una victoria frente a Montenegro en Podgorica y prosiguió con sucesivos triunfos ante Eslovenia, Bielorrusia y la propia Montenegro hasta completar una primera fase impecable (6 de 6). Bien pertrechados, los de Scariolo resistieron sin angustias las derrotas en Kiev y Ankara, marcaron territorio ante Letonia con una canasta milagrera de Colom y, finalmente, certificaron el billete al Mundial rindiendo a Ucrania en San Cristóbal de la Laguna.

Con Burgos, Zaragoza, Málaga, Madrid y Tenerife como sedes; con 16 debutantes y un solo refuerzo nba en este periplo (el de Juancho Hernangómez, en el quinto y sexto partido); con los meritorios reenganches de clásicos como Fran Vázquez y Sergi Vidal y una sola convocatoria con jugadores de Euroliga (Sergio Rodríguez, Oriola, Yusta, Paulí, Rabaseda y Diop); España escapó con solvencia del laberinto de las ventanas en el que quedó encerrada por ejemplo la Eslovenia campeona de Europa. Doncic no estará en China, pero gracias al talento y compromiso de la prolífica clase media española, sí se podrá ver en la cita asiática a los hermanos Gasol.

En Tenerife, un parcial de 11-2 en tan solo tres minutos —con 8 puntos de Jaime Fernández— sirvió a la selección española para condenar a Ucrania al papel de perseguidor durante toda la tarde. Superada la embestida inicial, resistieron los de Ievgen Murzin gracias a la aportación del tridente Bobrov-Herun-Kravtsov, pero el desenfoque desde el perímetro anuló su dominio en el rebote y afianzó el inestable dominio de España. Mezclando la aplicación defensiva con fases de mayor y menor fluidez, la selección llegó al descanso con una hucha suficiente (39-31). El doble timón de San Miguel y Colom manejó casi siempre los tiempos y el estado de gracia de Jaime Fernández alivió el ataque pero, episódicamente, los ucranianos asomaban por el retrovisor.

Haciendo la goma y sin bajar los brazos, los visitantes se colocaron a tres puntos (40-37 primero y 51-48 más tarde) con la creciente influencia de Kravtsov. Pero, mientras Ucrania sumaba un 1 de 6 desde el 6,75 a esas alturas, España escapaba de los momentos de apuros con triples providenciales de Abalde y Brizuela para desmontar la zona rival y llegar a la recta de meta por delante (54-48, m. 30).

No dimitió Ucrania, que apretó los dientes y ajustó aún más el pulso con un tiro libre de Lypovyy. Esta vez no entró el triple de Aguilar y solo unos pasos de Bobrov evitaron la primera ventaja ucraniana. Creció la tensión defensiva, la espesura y la angustia; descendió la producción ofensiva española hasta niveles alarmantes —solo cuatro puntos en los primeros cinco minutos del último cuarto— y un triple de Bobrov colocó el 60-60 a 4m 55s del final.

En el territorio del miedo se agigantó Sebas Sáiz y reapareció Jaime Fernández, pero las estrecheces no permitían respirar a España. Solo un mate al contraataque de Aguilar concedió una tregua. Y, de nuevo Aguilar, con un triple a tabla, pareció desmoralizar definitivamente a Ucrania (70-62, m. 38). Pero una pérdida y una antideportiva de Sebas Saiz sobre Lypovyy estiraron el drama: 70-68, con posesión para los ucranianos y 13s por delante. Herun falló el triple para ganar y selló el pasaporte de España hacia China. Desde el oro en Japón, hace 12 años, la selección solo ha faltado dos veces al podio en los grandes torneos (2010 y 2014), con cuatro oros, tres platas y tres bronces.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información