Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eindhoven le marca el paso al Barcelona

Con el equipo mermado por las bajas, Valverde debe decidir qué Barça quiere ser ante el resultón PSV para cerrar con éxito la fase de grupos

PSV Barcelona Ampliar foto
Vidal, Rakitic, Piqué y Messi, en el entrenamiento de este martes en Eindhoven. REUTERS

Se le criticó a Valverde por su propuesta en el Wanda, con un equipo para no perder antes que para imponer su fútbol, porque figuró con Arturo Vidal de mediapunta y dos medios de escuderos para saturar el centro del campo con las caídas de Messi. Quedó un partido tosco e insípido, el duelo con menos remates en esta Liga. Circunstancia que no importunó al Atlético ni a Simeone pero que sí rebajó al técnico azulgrana, exigido como sus predecesores a ganar con buen juego. Le toca ahora la Champions, competición en la que muestra su versión más sólida, más allá de un empate en Milán, por lo que en Eindhoven le vale el triunfo o el empate, si el Inter no gana al Tottenham, para cerrar la clasificación como primero de grupo. Pero es un examen trampa porque el técnico debe decidir qué Barça quiere ser, además de medirse con un PSV que cuenta todos sus partidos (13) por victorias en la Eredivisie, con un saldo de 46 goles a favor por cinco en contra.

Con la rebotica llena, Valverde deberá redefinir su apuesta, toda vez que no puede contar con al menos tres titulares: Sergi Roberto, Arthur y Luis Suárez, además de Cillessen, Rafinha y Vermaelen. Se da por descontado que en el lateral derecho actuará Semedo, único recambio natural para el puesto. Pero, también con Rakitic fuera de tono porque acaba de salir de una lesión, el medio del campo es la gran incógnita porque el técnico podría escoger junto a Busquets y Arturo Vidal a Aleñá como continuidad de la cantera o a Denis Suárez, relegado al ostracismo desde el inicio de curso. Incluso a Riqui Puig, que tanto gustó en pretemporada pero que desde entonces no tuvo continuidad en el primer equipo.

La otra alternativa, probablemente con menos pausa pero con más verticalidad, es que Coutinho regrese como volante para dar los extremos a Malcom y Dembélé, al tiempo que Messi se sitúa de falso nueve como hiciera con Guardiola. Aunque esa sería quizá la versión más ofensiva cuando otra vía es que Valverde deje a Coutinho de extremo y ponga a Munir de delantero centro para mantener a Messi en el costado. “Las lesiones nunca son positivas y seguro que no están contentos como no lo estaríamos nosotros con bajas, pero tiene a grandes jugadores y no veo que sea más débil”, expuso Mark Van Bommel, entrenador del PSV.

Las bajas, en cualquier caso, no preocupan demasiado a Valverde. “A lo largo del año hay bajas de todo tipo y hemos afrontado los dos últimos partidos de Champions sin Messi. Claro que con todos somos más fuertes, pero vamos a intentar ganar con los que están”, resolvió, al tiempo que deslizó que Coutinho apunta a titular y aguardan a la última evolución de Rakitic. “Pero es un gran rival que los partidos que ha perdido [en Europa] siempre son por la mínima”, agregó el técnico.

Será, pues, un duelo que marcará el paso azulgrana porque reclama respuestas: lo fiable que es el fondo de armario azulgrana; la propuesta de Valverde —o bien tacaña como en el Wanda o atrevida como en San Siro— y la voracidad europea del Barça frente al sugerente PSV.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información