Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La FIFA rechaza que el Girona - Barcelona se juegue en Miami

La federación internacional de fútbol tumba la iniciativa de LaLiga impulsada por Javier Tebas para disputar el encuentro en Estados Unidos

Girona Barcelona Miami
Un lance del último partido de liga entre el Barça y el Girona. EFE

La FIFA ha rechazado formalmente que el partido Girona-Barcelona, correspondiente a la 21ª jornada de Liga y previsto para el 26 de enero, se dispute en Miami. La patronal, con el beneplácito de ambos clubes catalanes, pretendía que este encuentro se celebrara en Estados Unidos, en una medida inédita hasta ahora en la Liga española. La iniciativa forma parte de un plan de expansión en el continente americano recogido en un acuerdo por 15 años con la empresa estadounidense Relevent. El contrato, que se firmó sin previa consulta a la Federación Española de Fútbol (FEF), organismo que debe autorizar la disputa de partidos fuera del territorio nacional, recoge la voluntad de LaLiga de intentar llevar partidos del campeonato español a suelo norteamericano.

Javier Tebas, presidente de LaLiga, había impulsado esta iniciativa para jugar en Miami, pero desde que se hizo público el acuerdo se encontró con la fuerte oposición de la Federación Española, presidida por Luis Rubiales, del sindicato de futbolistas (AFE), que llegó a amenazar con una huelga, y de algunos clubes como el Real Madrid. La AFE, además de reprocharle a Tebas que no consultara con los jugadores, alegó la vulneración del convenio colectivo, y el club blanco el principio de igualdad entre los equipos en la competición.

La FIFA adoptó la decisión en la reunión de su Consejo en Ruanda. Para el organismo internacional, los encuentros de los campeonatos ligueros deben jugarse dentro del territorio de la federación respectiva. “Escuchada la opinión del Comité de Grupos de Interés, el Consejo lo debatió y enfatizó el principio deportivo de que los partidos oficiales de liga deben jugarse dentro del territorio respectivo de la federación. El Consejo es muy claro en esto”, explicó el presidente de la FIFA, Gianni Infantino. Para la FIFA, que la última Supercopa de España entre el Barcelona y el Sevilla se disputara en Tánger es un caso distinto al tratarse de una final que se jugó en un campo neutral, por lo que no se rompía el principio de partido en casa-partido fuera que impera en las competiciones ligueras. Infantino ya expresó su oposición a la iniciativa de LaLiga en la reunión que mantuvo con Luis Rubiales y el presidente del Ejecutivo español, Pedro Sánchez, el pasado mes de septiembre en La Moncloa.

El Consejo de la FIFA trató el asunto del Girona-Barcelona tras recibir semanas atrás un requerimiento de la Federación española y de la estadounidense sobre si la disputa del encuentro en Miami era legal y las implicaciones que podría conllevar. Los miembros del consejo del organismo rector del fútbol mundial decidieron por unanimidad oponerse a que el partido se celebre en tierras estadounidenses. Ahora, la prohibición formal de que se juegue corresponde al estamento que preside Luis Rubiales. Este ha logrado el apoyo formal de la FIFA para poder defender su negativa sintiéndose respaldado por el máximo organismo del fútbol mundial. De alguna manera, al no tratarse de una prohibición expresa, sino la expresión formal de su oposición, la FIFA ha traspasado la responsabilidad de la no autorización del duelo de Miami entre el Girona y el Barcelona al ente federativo. En el momento en el que la Federación consume su negativa formalmente, LaLiga actuará en consecuencia para continuar con su hoja de ruta. Este periódico se puso en contacto con la Federación para obtener una reacción ante la decisión adoptada por la FIFA, pero en Las Rozas prefieren guardar silencio por el momento, aunque la FEF se mantiene firme en la intención de no dar vía libre al partido de Miami. Los servicios jurídicos de la Federación siguen trabajando para dar forma a la negativa y comunicársela a LaLiga.

Abrir el debate

Lo normal es que cuando se produzca el rechazo federativo, la patronal lleve el caso ante los tribunales españoles y que solicite una medida cautelar. “Aún no tenemos la información oficial de si esto es una resolución o es una prohibición. Si es una prohibición, acudiremos al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) de Suiza. Esto no es una cuestión de un partido, se trata de una estrategia global de LaLiga y mientras tengamos derechos llegaremos hasta el final”, argumentó Javier Tebas al poco de conocer la noticia de la oposición de la FIFA. Más allá de que en este curso no se dispute un partido en Miami, Tebas ha logrado uno de sus objetivos: abrir el melón. La cuestión está ya encima de la mesa de los organismos que rigen el fútbol.

De inicio, se prevé una dura batalla legal entre LaLiga y la Federación con la FIFA como vigilante en la distancia, pero a la vez sin que esta rehuya la posibilidad de que a medio plazo, mediante una regulación que ella misma tutele, las ligas pueden celebrar partidos fuera de su correspondiente territorio nacional.

La UEFA baraja la opción de una final de Champions en EE UU

Ni la UEFA ni su presidente, el esloveno Alexander Ceferin, se han opuesto hasta ahora públicamente a la disputa del partido entre el Barcelona y el Girona en Miami. El propio Ceferin afirmó recientemente, en una entrevista en la que se le preguntó por la iniciativa de LaLiga, que el “fútbol es global”. La consulta al Consejo de la FIFA para que se manifestara sobre la cuestión en disputa la realizaron la Federación Española de Fútbol, la Confederación Centroamericana y la Federación estadounidense. La UEFA no figura entre los demandantes de la citada consulta sobre la legalidad del encuentro en Miami.

Según diversas fuentes consultadas, esta tibieza en público de la UEFA sobre la cuestión en litigio se debe a que este organismo también estudia la posibilidad de llevar una de sus competiciones a Estados Unidos. Nueva York se ha contemplado como el escenario de una hipotética final de la Liga de Campeones o de la Supercopa de Europa, así como de otras nuevas competiciones que la UEFA también tiene en proyección para el futuro. En Mónaco, coincidiendo con el sorteo de la fase de grupos de la Liga de Campeones, el asunto fue tratado entre bambalinas por algunos de los dirigentes allí presentes.

Según ha podido saber este periódico de dos fuentes distintas, el estudio y los informes que maneja la UEFA sobre la viabilidad de esta opción han sido encargados a Relevent, la misma empresa que ha llegado a un acuerdo con LaLiga para la disputa de partidos del campeonato liguero español en tierras estadounidenses durante los próximos 15 años.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >