Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça saca nota en el estreno de la Liga ante el Gran Canaria

Tomic y Heurtel espolean al equipo azulgrana hacia un convincente triunfo ante un rival sin chispa

Kuric lanza  y Rabaseda intenta taponarle. Ampliar foto
Kuric lanza y Rabaseda intenta taponarle. Europa Press
Liga Endesa ACB Jornada 1

Finalizado

El Barcelona estrenó la Liga Endesa con una demostración de intenciones frente el Gran Canaria. Se trata, como aseguró Svetislav Pesic, de ganar como premisa básica, y así lo hizo, por 98-78. Pero también, como sentenció el entrenador serbio en la previa, de dar espectáculo y motivos para que su afición vuelva a llenar el Palau Blaugrana. Y así lo hizo durante la primera parte en la que llegó a dominar por 21 puntos (47-26) y en la recuperación tras su bache en el tercer acto.

BARCELONA, 98; GRAN CANARIA, 78

Barcelona Lassa: Pangos (6), Kuric (13), Claver (5), Singleton (6), Tomic (21) –equipo inicial-; Pau Ribas (6), Blazic (7), Smits (2), Heurtel (13), Pustovyi (6) y Oriola (13).

Herbalife Gran Canaria: Hannah (12), Strawberry (7), Evans (14), Fischer (4) Pasecniks (6) –equipo inicial-; Oliver (6), Balvin (6), Báez (16), Paulí (2) y Rabaseda (5).

Parciales: 29-17, 20-15, 22-31 y 27-15.

Árbitros: Peruga, Manuel y Caballero.

Palau Blaugrana. Partido inaugural de la Liga Endesa. 4.027 espectadores.

El Barcelona perdió el hilo por momentos en ese tercer cuarto, vapuleado especialmente por Chris Evans, el último fichaje del Gran Canaria. El alero estadounidense de 27 años es un jornalero del baloncesto europeo, con una penúltima estación en el Mónaco. Deparó una magnífica impresión en el Palau y fue él quien impulsó a su equipo que se situó a solo cuatro puntos 65-51 poco antes del final del tercer cuarto. Pero falló los cuatro triples que lanzó, igual que su compatriota DJ Strawberry que, además perdió cinco balones en una demostración de lo fuera de foco que está tras su llegada procedente del Besitkas. Tampoco el pívot letón de 22 años, Pasecniks, estuvo acertado y menos aún su compañero en el interior de la pintura, el estadounidense de 23 años, Luke Fischer.

El Palau evocó por momentos los malos presagios, la vuelta a las andadas. El equipo azulgrana lleva tres temporadas como alma en pena, en las que sus resultados y sus actuaciones han sido decepcionantes, en las antípodas de las expectativas y los mínimos exigibles a uno de los grandes europeos. Y el prólogo de la presente campaña estuvo en la misma línea, con derrotas en la Supercopa y en la Lliga Catalana. Pero una vuelta de tuerca con Tomic (21 puntos y seis rebotes), Heurtel (13 puntos y 11 asistencias) y una corta pero providencial ráfaga del esloveno Blazic abrió de nuevo la brecha y disipó los nubarrones.

A falta de tres minutos para el final, el 90-73, zanjó la contienda. Su acierto en los triples, con 10 dianas en 20 lanzamientos, y la excelente manera en que movió el balón, con 26 asistencias, fueron sus mejores armas.

El Barcelona, que tiene en la enfermería a Hanga y Séraphin, perdió también a Pangos para el tramo final. El base canadiense con pasaporte esloveno se torció el tobillo. Pangos y el estadounidense Kuric revalidaron la buena impresión que han causado con la camiseta azulgrana que estrenan esta temporada, no así el también estadounidense Chris Singleton. No acaba de imponer su ley el ala-pívot procedente del Panathinaikos. Se cargó pronto de faltas y no exhibe la superioridad, la continuidad y la fluidez que se espera de él. Pustovyi y Smits apenas contaron con siete minutos cada uno. Los aprovechó mejor el pívot ucraniano que el ala-pívot letón de 23 años. Y Pau Ribas reapareció tras la lesión que arrastró las semanas precedentes y lo hizo con dos triples consecutivos que espolearon a su equipo hacia una victoria balsámica.

En definitiva, el Barcelona sacó cabeza en el primer fogonazo de esta rara primera jornada de la Liga Endesa, con su partido ante el Gran Canaria en jueves, dos partidos el viernes, dos el sábado y tres el domingo, el último de ellos el que enfrentará enel WizinkCenter al Iberostar Tenerife y al Real Madrid, campeón de la pasada Liga, de la Copa de Europa y de la reciente Supercopa.