Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Espanyol se reinventa con Rubi

El técnico ha renovado el ambiente en el equipo que está invicto desde su llegada

alaves - espanyol Ampliar foto
Rubi, en el partido ante el Valencia. Getty Images

Se respira otro aire en el Espanyol. La alianza entre el director deportivo, Óscar Perarnau, y su entrenador, Rubi, despierta esperanza en el entorno y tranquilidad en la Ciudad Deportiva; sostenida, en cualquier caso, en la pelota. El conjunto blanquiazul está invicto desde que Rubi se sentó en el banquillo, pleno de triunfos en la pretemporada y empate ante el duro Celta en Balaídos para después sorprender al poderoso Valencia en Cornellà en la Liga. Ahora, busca estirar su racha en Mendizorroza. Hay nuevas líneas maestras en Espanyol.

La pizarra de Rubi. “Es de la clase de entrenadores que al jugador le soluciona las cosas en el campo. Insiste desde el primer día de trabajo en la semana lo que tienes que hacer el día del partido. Es detallista, pero no pesado”, explica Darder. Mucho campo, mucho vídeo. “Es verdad que enseña muchos vídeos, pero no son largos. Son situaciones puntuales de lo que quiere de cada uno de nosotros”, tercia David López. En la Dani Jarque resumen la tarea del preparador de Vilassar de Mar. “Hay técnicos que entrenan mucho y los jugadores no se enteran de nada. Rubí trabaja mucho, es verdad, pero es más destacable la calidad de sus entrenamientos que la cantidad”.

Apuesta por la columna vertebral. Nunca el Espanyol había invertido tanto dinero en dos jugadores. Este verano el club blanquiazul le pagó al Lyon (estaba pactado desde el mercado pasado) ocho millones de euros por Darder y convirtió Borja Iglesias en el fichaje más caro de la historia del club, 10 millones. Y en un año marcado por la austeridad —“ya se conocen nuestros problemas con la masa salarial”, dice Rubi—, la dirección deportiva cumplió con su promesa y le aumentó la ficha a David López, al que lo tentaron para que emigre desde la Premier y el Betis. Al Espanyol lo sostiene desde la portería Diego López, el salario más alto del vestuario. El dinero está en el campo, sobre todo los cuatro pilares de Rubi. “Si ellos cuatro están bien, el Espanyol estará bien”, apunta Víctor Sánchez.

Jugadores revitalizados. “Antes era muy difícil coger confianza, tenías un partido malo y sabías que desaparecías del equipo tres semanas”, aseguran desde el vestuario blanquiazul. De la titularidad a la grada y de la grada al anonimato, hasta que llegó Rubi. Marc Roca, Mario Hermoso, Hernán Pérez, pasando por el capitán Javi López, por el toque de Darder o de la velocidad de Piatti, recuperaron la confianza con el expreparador del Huesca. Ayer sin un rol determinado, hoy seguros dentro de la estructura del cuerpo técnico.

Plantilla corta. El Espanyol pasó de 25 a 22 jugadores. “Así es más fácil tener a la mayoría de los futbolistas contentos”, dice Víctor Sánchez. Mucho más, cuando tres de los nuevos son canteranos (Pipa, Puado y Álex López) que no pondrán ninguna cara larga si no juegan. “Estoy contento con la plantilla, os hubiera gustado traer a más gente, pero no es una excusa”, subraya Rubi. El plantel, en cualquier caso, tiene menos canteranos respecto de el del curso pasado (pasó del 48% al 41%).

“¿Cuál es el cambio que ha calado más hondo en el club?”, cuestiona el técnico; “creernos que podemos ganar a cualquiera, que podemos jugar bien. Decirle al jugador que vamos a por los partidos”. El Espanyol se reinventa con Rubi.

Más información