Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El eterno lío en la solemne portería del Athletic

A la salida de Kepa y la lesión de Herrerín se une el ‘castigo’ a Remiro por no renovar

Unai Simón atrapa el balón en su debut ante el Leganés.
Unai Simón atrapa el balón en su debut ante el Leganés. EFE

Durante décadas la portería del Athletic fue un lugar sagrado. Guarida de mitos rojiblancos como Lezama o Iribar, forjadores de un sello de calidad inasequible al paso del tiempo. Aquella estirpe marcó a una generación de aficionados y profesionales que trasladaron a su descendencia las referencias de una especie propia, que derivó en una proliferación de futuros porteros con ansias de gloria.

Desde la cantera se estableció un patrón de formación que ha permanecido vigente hasta que la estabilidad necesaria para tal cocción ha sido sustituida por un trasiego de entradas, salidas, y variadas maniobras mercantiles que tuvieron su reflejo el pasado lunes contra el Leganés, con el debut del joven Unai Simón, de 21 años e inédito durante la pretemporada.

El motivo de este inesperado estreno tuvo que ver con la controvertida y después explicada decisión del técnico del Athletic, Eduardo Berizzo, de no convocar a Alejandro Remiro, llamado a ocupar el puesto del lesionado Iago Herrerín, titular tras la marcha de Kepa Arrizabalaga al Chelsea. “Mientras no se resuelva con serenidad y armonía su situación decidimos que no iba a estar convocado. Para este caso creí que lo mejor era pensar en un portero como Unai, al que felicito porque tuvo un debut muy correcto”, explicó el argentino.

Remiro, de 23 años, titular la temporada pasada con el Huesca con el que logró el ascenso a Primera, se encuentra en plenas negociaciones para renovar un contrato que acaba en junio de 2019, y las posturas no podrían estar más alejadas. La tan dolorosa como multimillonaria salida de Kepa al Chelsea (80 millones), la última de una lista en la que se encuentran Javi Martínez (40), Ander Herrera (36) y Laporte (65), ha erosionado el comodín del sentimiento de pertenencia que servía de contrapeso en las negociaciones a la hora de contrarrestar las ofertas recibidas. “Los intereses del club están por encima de todo. Es una situación en la que el club ha aprendido del pasado y no quiere que vuelva a repetirse”, abundó Berizzo.

Remiro, en el palco de San Mamés durante el partido ante el Leganés. ampliar foto
Remiro, en el palco de San Mamés durante el partido ante el Leganés. EFE

Remiro observó el encuentro desde la grada, alejado del presidente Josu Urrutia. “El Athletic ha invertido mucho en su formación y ha participado de manera activa en que sea quien es, y ahora tiene la posibilidad de ser titular”, valoró el mandatario en pretemporada.

No es la primera vez que el nombre de Remiro suena para cubrir una vacante. Durante la temporada 2016-2017, en la que Ernesto Valverde utilizó a tres porteros de manera activa (Iraizoz y Kepa en Liga, y Herrerín para la Liga Europa y la Copa), el portero navarro fue repescado del Levante después de la cesión de Herrerín al Leganés, y la posterior lesión de Kepa, ambas en el mes de enero.

En las tres semanas en las que se fraguó el regreso de Remiro, Unai Simón fue el encargado de ocupar el puesto de segundo portero. Aun así, al comienzo de la temporada actual volvía a ser el cuarto portero de la plantilla, destinado a participar con el Bilbao Athletic. Sin embargo, la lesión de Herrerín en un entrenamiento (no hay fecha confirmada para su regreso) el día después de la marcha de Kepa  y el conflicto sin fecha de resolución por el momento de Remiro le han colocado en primera línea.

En sus primeros 90 minutos en San Mamés, Simón dejó buenas sensaciones y una parada de mérito a un cabezazo de Ojeda que desembocó después en el gol de la victoria de Muniain en el descuento. A pesar de su buen papel, nadie sabe si volverá a ocupar la portería el próximo lunes ante el Huesca. El lío no ha terminado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.