Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kepa, el vuelo más caro del ‘Jilguero’

El meta, adiestrador de pájaros cantores, protagoniza un traspaso récord de 80 millones con solo 53 partidos en Primera

Kepa Arrizabalaga durante un partido de la pasada temporada entre el Athletic y el Málaga, en febrero.
Kepa Arrizabalaga durante un partido de la pasada temporada entre el Athletic y el Málaga, en febrero. EFE

“Le vi hace un año. Mi primera impresión fue que es un portero muy bueno. Muy joven, pero muy, muy bueno”. A Maurizio Sarri, el entrenador del Chelsea, le embargaron las mismas sensaciones que a primera vista se apoderaron de los informes de los cazatalentos del fútbol español e internacional que auguraban que más tarde o más temprano Kepa Arrizabalaga (Ondarroa, 23 años) protagonizaría un traspaso sonado.

Las palabras de Sarri sobre su nuevo pupilo explican en parte el desembolso de 80 millones de euros que el Chelsea, a través de los abogados del jugador, depositó ayer en la sede de LaLiga. Kepa tiene más partidos en Segunda División (59), que en Primera (53), pero este dato que delata su falta de horas de vuelo en la élite no le ha impedido convertirse en el portero y en el jugador español más caro de la historia. “Cuando yo estaba en la secretaría técnica del Madrid, empezamos a controlarlo por las categorías inferiores de la selección. Mas allá de su agilidad, o de su seguridad, en el fútbol actual tiene mucho valor que un joven como él tuviera esa personalidad para mandar en el área y su juego de pies. Le gusta construir el juego desde atrás y eso le puede venir bien al estilo de Sarri”, recuerda Miguel Ángel Portugal, que luego tuvo la ocasión de dirigir a Kepa en el Valladolid en la temporada 2015-16, donde jugó cedido por el Athletic. Una temporada antes, lo había hecho en la Ponferradina.

“Es un nombre que en el Madrid siempre ha estado ahí. Me extrañó que Florentino Pérez no terminara por ficharle, porque aunque Zidane no le quería, hay determinadas decisiones en las que el club debe estar por encima de los entrenadores”, reflexiona Portugal. Ante la negativa del tecnico francés a contar con él, Kepa le dijo no al Madrid durante el pasado mercado invernal cuando todo estaba preparado para su desembarco en el Bernabéu por 20 millones de euros. Incluso pudo aguantar y haber esperado a este verano para llegar gratis porque su contrato concluía este 30 de junio, pero prefirió renovar por el Athletic y fijar la cláusula de 80 millones que el Chelsea ha terminado por desembolsar.

Cuestión de tiempo

El Jilguero, apodo que le pusieron en el vestuario de Lezama por su afición al adiestramiento de pájaros cantores —fue campeón de Vizcaya en 2008 y 2010—, voló ayer a Londres, convencido de que en el Chelsea puede tener más fácil acceder a la titularidad de la selección que en el Athletic. Internacional en una ocasión, su entrada habitual en las convocatorias de La Roja, igual que su traspaso, era una mera cuestión de tiempo. En muchos de los informes que manejaban los grandes clubes españoles y europeos se daba por seguro que en cuanto debutara en Primera División sería llamado a la internacionalidad absoluta. Eso llegó cuando solo llevaba 33 partidos en la élite. Una lesión de Pepe Reina provocó que fuera citado por Julen Lopetegui en marzo de 2017 para un partido de clasificación para el Mundial de Rusia contra Israel. “En cuanto Valverde le dio la titularidad definitiva en el Athletic, tras foguearle primero alternando con Gorka Iraizoz, le llegó la llamada de la selección, el Madrid se lanzó a ficharle y fue al Mundial”, apuntan fuentes cercanas a Kepa.

El desafío que le espera al Jilguero en el Chelsea es mayúsculo. Entre las diez temporadas de Peter Cech y las cuatro de Thibaut Courtois, la hinchada de Stamford Bridge ha contemplado durante casi tres lustros como dos de los mejores guardametas del mundo defendían su portería. Cuando el lunes empezó a ser consciente de que el club londinense iba en serio, apenas dudó. “Tiene una confianza asombrosa en sí mismo para afrontar cualquier tipo de retos”, concluye Miguel Ángel Portugal.

El Athletic encaja el golpe y apela a su “filosofía única”

Primer día sin Kepa en Lezama. La fugaz salida del portero deja 80 millones de euros en las arcas del Athletic pero también un vacío del que debía ser su bandera en los próximos años. El club vasco reaccionó con elegancia, aunque quiso dejar clara su “filosofía única”, en la que solo tienen cabida jugadores que consideren que “formar parte del primer equipo siga siendo la máxima aspiración personal y profesional”, como expuso en un comunicado la entidad bilbaína. “El Athletic agradece al jugador su aportación durante el tiempo que ha permanecido en nuestro club”, apuntaba el escrito oficial, que recordaba que Kepa llevaba vinculado al equipo rojiblanco desde la temporada 2004-2005, cuando contaba solo nueve años de edad. Ante los millones de los grandes de Europa que en los últimos seis meses han arrebatado a dos de sus perlas —Laporte por 65, en enero, y el propio Kepa—, el Athletic saca su orgullo y deja claro que su futuro seguirá construyéndose “sobre una elección libremente adoptada en el pasado y que solo conlleva una sensación de orgullo, a la que han servido cientos de jugadores y jugadoras que han considerado el primer equipo como su aspiración”.

Un poco más sentimental se mostró Iturraspe en la rueda de prensa tras el entrenamiento matutino. “Le conozco de toda la vida y me da pena”, dijo el mediocentro. “Creo que estoy en mejor situación que mucha gente para poder decir el porqué [se marcha Kepa] y tampoco lo sé. No sé qué objetivos, qué preocupaciones y qué proyecto de vida tiene en la cabeza”, continuó Iturraspe, que recordó que antes se fueron otros jugadores importantes y “la línea de resultados se mantuvo”. En los últimos años, el Athletic ha ingresado más de 200 millones con la marcha de futbolistas como Javi Martínez, Ander Herrera, Laporte, Llorente y Kepa.

Más información