Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Messi pone freno a su etapa en Argentina

El 10 del Barcelona a la espera de cómo se renovará la Albiceleste no participará en los amistosos de septiembre

messi Ampliar foto
Messi, en su último partido con Argentina ante Francia en Rusia. REUTERS

A sus 31 años, Lionel Messi se tomará un respiro de la selección argentina. Su caso no es como el de su compañero Gerard Piqué, que ya había advertido que Rusia sería su última cita con la Roja, ni tampoco como el de David Silva (32), que el pasado martes anunció su adiós a la selección española. Después de su última decepción con la Albiceleste en el Mundial, el 10 del Barcelona necesita mantenerse aislado del tormentoso fútbol argentino y le confirmó a la Federación que no participará en los dos amistosos que jugará Argentina ante Guatemala y Colombia el próximo septiembre. ¿Y después? El futuro de Messi está en el aire. Dependerá, en gran parte, de cómo evolucione el nuevo proyecto en el predio de Ezeiza.

La salida de Jorge Sampaoli de la selección fue conflictiva. El técnico quería su revancha (lo avalaba su contrato hasta 2022), mientras que desde la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) se comenzó a desgastar al preparador, primero se despidió a parte de su grupo de trabajo para después minar su poder. No era la primera vez que Claudio Chiqui Tapia, presidente de la AFA tenía una actitud similar. A Edgardo Bauza, predecesor de Sampaoli, también lo habían cercado hasta culminar su despedida. En cualquier caso, Sampaoli no solo había perdido la confianza de los directivos. El núcleo duro del vestuario ya le había soltado la mano en el medio del mundial. “Queremos tener opinión en todo”, le habían pedido Mascherano y Messi, después de empatar ante Islandia (1-1) y perder ante Croacia (0-3) en la fase de grupos. “Me preguntaste diez veces a qué jugadores querías que pusiera y a cuáles no, y nunca te di un nombre. Decime adelante de todos si alguna vez te nombré a alguien”, le cuestionó el 10.

Argentina, finalmente, cayó en octavos ante la campeona Francia y comenzó la sucesión de despedidas. Mascherano y Biglia, dos históricos, anunciaron su adiós y la AFA indemnizó a Sampaoli con 1,8 millones de dólares. A Messi no se lo escucha hablar en público desde la agónica victoria ante Nigeria (2-1). El capitán no quería hablar con la rabia en la boca en Rusia (ya había renunciado a la selección tras caer en la final de la Copa América en 2016) y ahora tampoco desea tomar una decisión apresurada. Entonces, el 10 opta por mirar como se reconstruye la Argentina desde la distancia. A la Albiceleste la conducen de manera interina Pablo Aimar (entrenador de la sub 17) y Lionel Scaloni (exayudante de Sampaoli) mientras Chiqui Tapia busca un nuevo entrenador. Están los que se ofrecen, como Almeyda o Ramón Díaz, también están los que no quieren saber nada con cruzar el charco como Simeone o Pochettino.

La AFA sigue sin rumbo, más pendiente del ruido mediático que de reconstruir la selección. La semana pasada se lanzó una bomba de humo. “Averiguamos para contratar a Guardiola, pero es muy difícil desde lo económico. Nosotros estábamos de acuerdo en hacer un gran esfuerzo, pero tendríamos que hipotecar todo. Es imposible”, dijo Tapia. El preparador del Manchester City tuvo que salir al cruce: “Nadie se comunicó conmigo ni con mi entorno. Estoy dolido con Tapia por haber hablado de mi salario”.

Schelotto, el entrenador de Boca, habló tras el Gamper: “Lo único que hay que darle a Messi es paz y libertad para que decida lo que tenga que decidir. Que no lo atosiguen y no lo hagan responsable de situaciones sobre las que no tiene el control”. Valverde también coemntó la situación del delantero argentino: “Necesita encontrarse bien. Hacer goles, saber que el equipo le acompaña. Lo que necesita cualquier jugador. Es verdad que alrededor de Leo siempre hay mucho ruido, y supongo que me pregunta por el ruido en Argentina. Aquí intentamos crear un entorno favorable para que ponga en el campo su talento”.

El banquillo en el predio de Ezeiza sigue vacío. Y Messi no encuentra mejor solución que la espera. Nadie le cuestiona, ni en Argentina, ni en el Barça ni en su entorno. Es una decisión personal del 10, el balón ya no está en su bota izquierda sino en el tejado de la AFA.

Más información