Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Supercopa destapa la indefinición del Sevilla

Mientras Machín apuntala el sistema, el Valencia se dispara y Villarreal y Betis se acercan al pentacampeón de la UEFA

Momento en el que Ter Stegen hace penalti a Aleix Vidal. Ampliar foto
Momento en el que Ter Stegen hace penalti a Aleix Vidal. REUTERS

No es tanto que el Sevilla haya perdido ya cinco finales desde que levantara su quinta Copa de la UEFA en Basilea ante el Liverpool en 2016 (dos de la Copa del Rey, dos de la Supercopa de España y una de la Supercopa de Europa). El debate que se cierne en torno al equipo andaluz es más profundo. Si bien la derrota por 1-2 ante el Barcelona en Tánger no tuvo nada que ver con la debacle en la final de Copa de abril (5-0), puesto que el cuadro andaluz compitió hasta el final, el proyecto que lidera Machín llegó bastante indefinido a la cita con el Barcelona a pesar de que lleva tres semanas compitiendo de manera oficial. Así, en el once inicial solo se alinearon tres de los siete fichajes (el portero Vaclik, el defensa Sergi Gómez y el centrocampista Roque Mesa), mientras que dos jugadores por los que el Sevilla ha pagado 30 millones de euros, los franceses Amadou y Gnagon, no jugaron ni un solo minuto. Mientras Machín afina su intocable sistema de tres defensas y dos carrileros, el futuro no está nada claro en torno a dos jugadores básicos en la plantilla, caso de Ben Yedder y N'Zonzi.

MÁS INFORMACIÓN

El día de su cumpleaños, Ben Yedder fallaba el penalti y alimentaba los rumores sobre su futuro mientras se cuestiona la falta de pegada del equipo. Ben Yedder regresó junto a N'Zonzi en la parte de atrás del avión que trasladó al equipo a Sevilla desde Tánger. Ambos solos y aislados del resto. “N'Zonzi nos ha pedido salir, pero debe llegar una oferta que se acerque a su cláusula (40 millones) y nos satisfaga”, aclara Joaquín Caparrós, director deportivo. Mientras Dembelé, campeón del mundo como N'Zonzi, jugaba y definía la final para el Barcelona, el centrocampista del conjunto andaluz ni se vestía. A cuatro días de que se inicie la Liga, el Sevilla no tiene claro el futuro de su campeón del mundo, N'Zonzi, duda del rendimiento de su goleador Ben Yedder y necesita más pólvora arriba, donde solo cuenta con el recién llegado André Silva. El portugués sí mostró buenas maneras en los 30 minutos que jugó ante el Barcelona.

El domingo llega el estreno en la Liga y la afición ve intranquila, por ejemplo, la nómina de delanteros de los que dispone el Valencia, el teórico rival de los andaluces en la pelea por la cuarta plaza: Gameiro, Batshuayi, Rodrigo, Zaza y Santi Mina. Tampoco le pierde la vista a un Villarreal que se ha reforzado muy bien e incluso a un Betis al que han llegado buenos jugadores y tiene un sistema de juego llamativo y asentado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información