Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Davis de Piqué, a las urnas

Las federaciones del mundo votarán el día 16 sobre si aceptan o no la reforma que plantea la empresa Kosmos, dirigida por el central azulgrana

Piqué presentó el proyecto a la junta de la ITF.
Piqué presentó el proyecto a la junta de la ITF.

Inquieto como es y convencido como está de que los deportistas deben tener más poder de decisión tanto en su imagen como en las competiciones que disputan –en su cuenta de Twitter, por ejemplo, tiene el eslogan Power to the Players-, Gerard Piqué se planteó en su día que al tenis le faltaba un gran evento por países, una competición que reuniera a las mejores raquetas que mejorara la obsoleta y erosionada fórmula de la Copa Davis. El ejemplo se dio en la temporada anterior, cuando Francia conquistó la Ensaladera de Plata sin medirse con ningún jugador top-10 hasta la final, donde David Goffin –el séptimo en el ranking ATP por entonces- les venció los dos duelos pero Bélgica cayó en los otros dos individuales y en el partido de dobles. “Sí los jugadores rechazan participar en una competición así es porque algo falla. ¡Al tenis les falta un Mundial, su propia fiesta!”, resolvió antes de ponerse manos a la obra y fundar su empresa Kosmos con el respaldo de Hiroshi Mikitani, CEO de Rakuten. Tras casi tres años de dedicación, negociaciones y sobre todo de escuchar a los tenistas y sus lamentos y propuestas, Piqué ya sabe que el próximo día 16 se decidirá el futro de la Davis, donde todas las federaciones deberán votar presencialmente en Orlando (Estados Unidos), en la Asamblea General Anual de la ITF (Internacional Tennis Federation), a favor o en contra del nuevo modelo de competición ideado por el jugador del Barcelona.

Desde hace tiempo que los grandes tenistas se borran de las primeras eliminatorias de la Davis del mismo modo que anteponen su calendario al de la selección. “No se comprometen por dinero, porque puede que la superficie rompa con su plan de trabajo en ese periodo del año y porque puede desfigurar también su calendario”, esgrimen desde las oficinas de Kosmos, orgullosos porque han podido enrolar en su proyecto a Larry Ellison, fundador de Oracle y la décima fortuna más grande del mundo según la revista Forbes. “Acojo con facilidad ideas innovadoras y oportunidades, con lo cual no solo doy mi apoyo por escrito, sino que también me convertiré en inversor de la competición”, anunció Ellison. Una noticia que reafirmó la bolsa de premios que garantiza la nueva Davis porque se repartirán unos 9,5 millones de euros para las aproximadamente 150 federaciones que compitan en la fase de clasificación y otros 17,2 millones para los 18 equipos de las finales. Lo que viene a ser casi el doble de lo que se da en la actualidad. “El problema del calendario y de la superficie de la pista también quedará resuelto por el formato de la competición”, señalan desde Kosmos. Más que nada porque mientras ahora hay cuatro fechas para las eliminatorias (febrero-abril-septiembre-noviembre), se propone que se reduzcan los encuentros de eliminatorias en febrero y las finales, que se celebrarán durante toda una semana de noviembre bajo el formato de grupos de tres países que pasarán a cuartos, semifinales y final, y que estará dentro del calendario ATP. En este 2019 todo apunta a que se hará en Madrid o Lille, y la sede será itinerante durante las siguientes ediciones aunque siempre con la condición de que sea en pista dura. “Porque en esas fechas, los tenistas están en la temporada de dura y no quieren cambios”, apuntan desde Kosmos.

Llegar a este punto no ha sido sencillo porque los tradicionalistas del tenis se negaron en rotundo a los cambios propuestos, puesto que entendían que descartar el Home&Away –ahora se juegan las eliminatorias una vez en cada país y si no hay precedentes entre los dos se hace por sorteo- era matar a la competición. Las voces más críticas, además, han surgido de Tennis Europe (federación europea de tenis) y Tennis Australia, que incluso enviaron un comunicado dudando de la transparencia y viabilidad económica del proyecto. La respuesta llegó con la inclusión de Ellison al proyecto, que se suma a las voces de los tenistas -Nadal, Murray, Cilic, Djokovic…-, que ya han dado su aprobación en público. A todos ellos los escuchó Piqué, que ha hablado con todos los tenistas posibles, amén de un Federer que prefirió enviar a su representante. “Es un punto de inflexión para nuestro deporte”, celebró el presidente de la ITF, David Haggerty; “nuestro Consejo ha apoyado un plan firme y ambicioso para el futuro de la Copa Davis”.

El cambio de modelo le costará a Kosmos 2.590 millones de euros en 25 años, que irán a parar a la ITF y de ahí a todas las federaciones, desde la base a la élite. A cambio, la empresa se quedará con la gestión de los patrocinadores, los derechos de la televisión y la explotación comercial. Por lo que el 16 se decidirá el futuro del tenis por países y quizá Piqué haga realidad su ambición de que este deporte tenga su propio Mundial y sea un verdadero espectáculo a ojos del aficionado.